Manuel Saravia, número 1 de Valladolid Toma la Palabra y el alcalde, Óscar Puente, en un pleno de la pasada legislatura. Foto: Gaspar Francés
Manuel Saravia, número 1 de Valladolid Toma la Palabra y el alcalde, Óscar Puente, en un pleno de la pasada legislatura. Foto: Gaspar Francés

La propuesta que hoy ha puesto sobre la mesa el PSOE para organizar el nuevo organigrama municipal ante una posible reedición del actual acuerdo de Gobierno no ha gustado a los concejales de Valladolid Toma la Palabra. Las 10 concejalías más dos delegaciones especiales que proponen los socialistas no solo engordan la estructura municipal en contra del criterio mantenido hasta ahora por Valladolid Toma la Palabra, sino que además, reducen las competencias y presupuesto de las áreas que dirigían sus concejales.

La propuesta que hemos recibido por parte del PSOE nos ha decepcionado por el enfoque. No se trata de si debe haber 9 concejalías, 12 o 14; podemos aceptar un número razonable siempre que haya una motivación detrásbasada en criterios políticos o de funcionalidad administrativa. Pero la propuesta que nos ha presentado mantiene prácticamente igual todas las áreas preexistentes, salvo las que gestionaba Valladolid Toma La Palabra, que se trocean sin un criterio comprensible más allá de crear responsabilidades ad hoc para más personas. La lectura que parece realizar el PSOE es que las urnas han considerado que Valladolid Toma La Palabra ha hecho un mal trabajo y por tanto se le deben quitar responsabilidades”, ha valorado Toma la Palabra tras la primera reunión donde se ha entrado en detalles.

“El PSOE ha conseguido una mayoría amplia, está en su derecho si quiere diseñar un gobierno a medida de su grupo municipal e incluso gobernar en solitario. Ahora bien, si la búsqueda de un gobierno común es sincera no se puede basar en criterios cualitativos y no cuantitativos tras cuatro años de gobierno plural. Lo que debe valorarse es si Óscar Puente considera que Valladolid Toma La Palabra tiene un valor para desarrollar proyectos de peso para mejorar la ciudad o cree que debe tener un papel marginal, porque ello será importante para la decisión que tomarán las bases de Valladolid Toma La Palabra”, señala oficialmente la formación a la espera de que en la reunión convocada para mañana a las 10 para retomar las negociaciones “cambie el enfoque” y se  hable “de los proyectos que serían fundamentales para el futuro gobierno y, a partir de ahí, crear una estructura adecuada para ello”.

La propuesta del PSOE establece 10 concejalías y dos delegaciones especiales: Urbanismo y Vivienda; Medio Ambiente y Desarrollo sostenible; Participación Ciudadana y Deportes; Cultura y Turismo, Planificación y Recursos, de la que dependería el área especial de Dirección de Recursos Humanos; Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio; Salud Pública y Seguridad Ciudadana; Espacio Urbano y Movilidad; Servicios Sociales y Educación, Igualdad, Juventud e Infancia, con el área delegada de Igualdad y Mediación Social.

Con esta nueva organización, que redistribuye competencias y servicios, el “adelgazamiento” de las áreas que hasta ahora ha gestionado Valladolid Toma la Palabra supone que en Urbanismo de los 4 servicios que ha tenido en estos años se pasa a 1 (Control de legalidad –licencias-, SEPI y Arquitectura se van a “Espacio Urbano y Movilidad”).  En presupuesto, pasa de 45,8 millones (en 2019) a 15,2 M€ (se reduce un 67%). En personal, pasa de 208 personas a 51 (se reduce un 75,5%).

En el caso del Área de Medio Ambiente de los 4 servicios actuales se pasaría a 1. En presupuesto, se pasaría de 40 millones a 6,5 millones (una reducción del 84%) y sin capacidad de invertir. En personal, se pasa de 722 personas a 20 personas (97,2% de reducción).

La reducción en Participación, Juventud y Deportes implica que de los 4 servicios actuales se pasaría a 1 y medio (el medio corresponde a Participación y Juventud actual; que quedaría solo con Participación). En presupuesto, pasa de 13,9 millones a 5,5 millones (una reducción del 60%). En personal, pasa de 107 trabajadores actuales a 57 (una reducción del 47%).

Valladolid Toma la Palabra ya ha comunicado a sus afiliados un calendario aproximado para pronunciarse sobre el acuerdo, si es que este llega a producirse. El jueves 6 o viernes 7 de junio se celebraría una asamblea de información y valoración y se prevé que la consulta para que las bases de Valladolid Toma la Palabra se pronuncien se celebre entre el 9 y el 12 de junio. El 15 de Junio se constituyen todas las corporaciones municipales.

No hay comentarios