Fernández Mañueco e Igea estrechan la mano tras la firma del pacto de Gobierno. Foto: PP
Fernández Mañueco e Igea estrechan la mano tras la firma del pacto de Gobierno. Foto: PP

“Más capitanes generales y menos remeros”. Así resume UGT sus críticas al nuevo organigrama de la Junta de Castilla y León pactado entre el PP y Ciudadanos y que en la práctica se traduce en un “importantísimo incremento” de altos cargos, que pasan de 69 a 80.

“Sólo como ejemplo, resulta llamativo el incremento, por ejemplo, en la Consejería de Agricultura y Ganadería, que teniendo exactamente las mismas competencias y necesita 2 Directores Generales más para poder realizarlas. Exactamente el mismo incremento tenemos en Empleo e Industria”, denuncia UGT antes de apuntar también “otra característica del nuevo organigrama de la Junta”: “La generalización de la figura de la Vice consejería en casi todas las Consejerías” ya que se pasa de de 5 (y antes, centradas en Presidencia) a 8.

Con esta organización se llega al máximo de Consejerías que permite la Ley 3/2001, de 3 de julio, de Gobierno y Administración de la Comunidad de Castilla y León. Nos queda la duda, si habríamos teniendo un mayor número de Consejerías si la Ley lo hubiese permitido”, se pregunta el sindicato.

UGT interpreta que este organigrama la Junta del Presidente Alfonso Fernández Mañueco “parece declarar el fin de la crisis para los altos cargos de esta Administración Autonómica”. “Esperamos que este sea su punto de vista en las próximas e inminentes negociaciones para la mejora de la situación de los empleados públicos. Sólo de forma sucinta, reseñar la implantación de la carrera profesional, la recuperación de la acción social, mejorar los operativos de incendios propios de la Administración, mejorar los equipos y recursos humanos de la Gerencia de Servicios Sociales, etc... Resumiendo, se trata de un organigrama que, de momento, sólo supone un incremento de costes en personal de alta dirección. Incremento que desde UGT vamos a pedir se traslade a la cobertura de empleo público, pues Castilla y León presenta una de tasas de cobertura más baja de empleo público, siendo la CCAA que más empleo público neto ha perdido desde el año 2012 y en mejoras retributivas de los empleados públicos. Y si se requiere estas nuevas estructuras, está claro que se prevé llevar a cabo un trabajo más intenso en esas áreas y ello conlleva necesariamente, un mayor número de empleados. O ¿se trata sólo de crear puestos sin funciones y entonces no serían necesarios más empleados públicos?”, se preguntan los responsables de UGT.

No hay comentarios