Pancarta de una de las estudiantes. FOTO: Gaspar Francés
Pancarta de una de las estudiantes. FOTO: Gaspar Francés

Más de 2000 estudiantes, apoyados por algunos profesores y padres, han recorrido las calles de la ciudad, mientras dejaban semivacías las aulas en la primera convocatoria general en la enseñanza desde 2013 para exigir la derogación de la LOMCE, el fin de los recortes en la pública,  la recuperación de los derechos de los trabajadores y la elaboración "entre toda la Comunidad Educativa una Ley de Educación realmente democrática y participativa,  que permita una escuela pública, laica y de calidad".
El paro estaba convocado en todos los niveles educativos, de infantil a la universidad. El mayor seguimiento se ha registrado en secundaria, aunque la presencia en la calle no ha superado la protesta del 26 de octubre de 2016.
A la Plaza Mayor han ido llegando por separado diferentes grupos de estudiantes, según su centro de procedencia. Los vehículos de la UIP han aprovechado para colocar las rejillas protectoras de lunas delanteras en previsión de unos supuestos incidentes, que no han tenido lugar, salvo pequeños conatos con neonazis que se han dejado ver en algunos puntos del trayecto y que en más de un caso han sido corridos.
Cabecera de la manifestación. FOTO: Gaspar Francés
Cabecera de la manifestación. FOTO: Gaspar Francés
Pasadas las 12 del mediodía, media docena de alumnas y alumnos han levantado una pancarta -'Porque soñamos, luchamos. Porque luchamos venceremos', firmada por el Frente de Estudiantes- que descansaba en el centro de la Plaza y se han dirigido al inicio de la calle Santiago. Tras ella se ha montado la manifestación en las que se han visto otras pancartas firmadas, entre otros, por la Asamblea de Estudiantes (Artistas Revolucionari@s), Concejo Educativo, CGT (contra los conciertos y el dinero a la privada) o CNT (a favor de la Educación Popular), que nada más arrancar han denunciado la represión que había sufrido un piquete frente a la Escuela de Arte. Los gritos de 'Unión, acción, autogestión', no se han hecho esperar.

La marcha se ha iniciado al grito de 'La educación no se vende, se defiende', seguido de 'No somos clientes, somos estudiantes'; ' Que no, que no que no pagamos esta crisis con salud y educación"; 'Estudiante si no luchas nadie te escucha'; 'Fuera empresas de la universidad"; 'Obreros y estudiante, unidos y adelante'; 'La historia se escribe con desobediencia'; 'Educación y sanidad, pública y de calidad'; 'La lucha es el único camino'; 'Queremos estudiar, queremos trabajar, queremos que la crisis la pague el capital'; 'Si el 3+2 te quema, quema el 3+2'...  Y los incombustibles al paso del tiempo: 'Y el hijo del obrero a la universidad' o 'Qué casualidad, qué casualidad, el hijo del obrero no puede estudiar', alternados con consignas nacidas al calor del 15M: 'De Norte a Sur, de Este a Oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste'.
Intercalados entre los estudiantes se han visto camisetas verdes lucidas por profesores y padres y madres, con sus hijos y hijas.
Estudiantes terminando la manifestación en la Plaza de Portugalete. FOTO: Gaspar Francés
Estudiantes terminando la manifestación en la Plaza de Portugalete. FOTO: Gaspar Francés
Todos han llegado a las 13.30 horas a Portugalete, tras recorrer Miguel Íscar, plaza España, López Gómez (donde en un último piso siguen ondeando las banderas de siempre), plaza de la Universidad y Arzobispo Gandásegui.
Antes de la llegada de la manifestación, un grupo se ha dirigido al atrio de la catedral para desplegar una pancarta a favor de la autogestión. Dos policías de paisano le ha seguido y al que se quedó rezagado, uno de los secretas le ha dicho que por qué iba así (se refería al rostro tapado). Le ha contestado porque le daba la gana, y el policía le ha descubierto la cara. Lo que no ha sido óbice para que este grupo leyera el tercero y último comunicado en el que se aboga por "una lucha asamblearia" y "una educación colectiva y social". El manifiesto del Frente de Estudiantes reclamó "organización, organización y  organización. Vacíamos las aulas para al día siguiente llenarlas de estudiantes concienciados, combativos. Golpeando con un solo puño, el golpe será más contundente".
Lectura de los manifiestos en Portugalete. FOTO: Gaspar Francés
Lectura de los manifiestos en Portugalete. FOTO: Gaspar Francés
Estudiantes en Movimiento y Estudiantes de Derecho por la Universidad Pública (EDUP) también difundieron sus palnteamientos de "derogación definitiva de la LOMCE y el Decreto 3+2, el aumento del presupuesto para becas, la reversión de los recortes en educación y la prohibición de las prácticas no remuneradas".
Antes de disolverse, se informó que a las 18.30 horas, desde el García Quintana, saldrá otra manifestación convocada por la Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita. 
Con el grito que había empezado la manifestación, terminó: 'La educación no se vende, se defiende'.
'No hay motivos'
El ministro de Educación y el consejero regional han tirado de argumentario y dicho que "no hay motivo para la huelga". Desde la Consejería de Educación se han facilitado unas cifras de la incidencia de la huelga, a las 10 de la mañana.
"De un total de 1.217 docentes (un 5,6% del total) y 31 personal no docente (un 1,53% de total) no han acudido a su puesto de trabajo como consecuencia de la convocatoria de jornada de huelga. Asimismo, 41.238 alumnos (un 39,02% del total) no han asistido a clase como consecuencia de la convocatoria de huelga de alumnado", dice la nota oficial que por provincias sitúa a León como la provincia con mayor incidencia (45,65%). En Valladolid habla del 29,18% (13.878 de 47.554).

No hay comentarios