Cabecera de la manifestación a su paso por la Plaza Fuente Dorada. FOTO: Gaspar Francés
Cabecera de la manifestación a su paso por la Plaza Fuente Dorada. FOTO: Gaspar Francés

Una masiva manifestación convocada por la Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita ha cerrado la jornada de huelga general en el sector, para exigir la derogación de la LOMCE, la reversión de los recortes y en las condiciones laborales de los trabajadores en todos los niveles educativos y en defensa de "una escuela inclusiva de calidad".

Si por la mañana eran los estudiantes los que salían a la calle, por la tarde han sido mayoritariamente los padres y madres, acompañados de sus hijos (de las edades más cortas) y de los profesores -que por la mañana no han parado-, los que se han manifestado desde el CEIP García Quintana, en la plaza España,  a la zona de Portugalete.

Los manifestantes han echado a andar con el mismo grito con el que lo hicieron los de la mañana: 'La educación no se vende, se defiende', aunque el paso ha sido más lento, por cuestión de edad, y menos compacto. Aunque su número ha sido superior.

A la diversidad matinal se ha impuesto la uniformidad del color verde: camisetas, gorras, mandilones... La marea de la enseñanza ha vuelto a teñir las calles. La paleta cromática se ha visto eniquecida por un grupo con una bandera de Francia, globos y caras pintadas de los tres colores (azul, blanco y rojo) que ha denunciado la eliminación del idioma francés en las pruebas de EBAU (que sustituyen a las PAU) y que se ha preguntado que dónde está el plurilingüismo. Para recordarlo han entonado el 'Allons enfant dela Patrie/ le jour de gloire est arrivé!'.  A la vez que denunciaba la equiparación de la lengua extranjera con la religión. Materia contra la que se ha posicionado globalmente la manifestación con el grito unánime de: "No a la religión en la educación". También lo ha hecho contra los conciertos educativos y la enseñanza privada.

"Los conciertos en el Calderón, que pague la privada el hijo del patrón" y "A la privada nada, nada, nada" han sido constantes durante el recorrido.

En la marcha han participado las organizaciones que integran la Plataforma convocante. Había pancartas y banderas de STCEyL-i, CGT, CCOO, FeSP-UGT, pero también de CNT... De diferentes asociaciones estudiantiles: Alternativa Universitaria, Frente de Estudiantes, Estudiantes en Movimiento, EDUP... De partidos y organizaciones políticas, con sus representantes en el Ayuntamiento, las Cortes y Senado..., además del PCEP y CJC... Y por supuesto de FAPAVA,  con su presidenta, María José González, al frente y megáfono en mano.

Al finalizar, la Plataforma ha leído su manifiesto en el que exige la derogación de la LOMCE y de las reformas de LOU, la derogación del RD-Ley 14/2012 de medidas urgentes de racionalización del gastos público en el ámbito educativo, la reversión de los recortes en Educación y en las condiciones laborales de los trabajadores de la enseñanza en todos los niveles educativos, la recuperación de tasas universitarias no superiores a las anteriores licenciaturas y avanzar hacia la gratuidad de los estudios universitarios y aumento progresivo de las cuantías e inversiones en becas.  

Además de la negociación colectiva de todos los aspectos que afecten a las y los trabajadoresde la enseñanza en todos sus niveles y particularmente la recuperación de las 35 horas/semanales, reversión de las actividades externalizadas a la titularidad y gestión pública, así como la delimitación clara de las funciones.

Por último, la Plataforma exige la participación prioritaria de los sinicatos docentes, junto a otros agentes sociales de la Comunidad educativa (madres y padres, estudiantes...) en las negociaciones de un Pacto por la Educación.

"Cada vez parece más evidente que la crisis es una excusa más para privatizar y desmantelar el sistema público educativo, pues mientras se rescatan bancos, se recorta en algo tan imprescindible como el derecho a la educación", expresa la Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Castilla y León.

Los estudiantes también han leído sus exigencias, así como los profesores y padres y madres partidarios de la equiparación del francés con el inglés.

No hay comentarios