Concentración de CNT frente a la oficina territorial de empleo durante el acto de conciliación. FOTO: Gaspar Francés
Concentración de CNT frente a la oficina territorial de empleo durante el acto de conciliación. FOTO: Gaspar Francés

“Nadie nos va a callar con dinero”, así responden los tres educadores ambientales despedidos del PRAE tras la oferta económica que la empresa concesionaria, Audeca del grupo Elecnor, ha ofrecido para evitar el juicio, que asciende hasta 50 días por año trabajado, según fuentes sindicales consultadas tras el acto de conciliación celebrado este mediodía. Reconocen así el despido improcedente del 75% de la plantilla del Centro de Recursos Ambientales dependiente de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León.

El acto de conciliación se ha saldado con el rechazo de los despedidos por lo que consideran un “movimiento que busca evitar llegar a juicio mediante dinero”. Los ejecutores del despido, la empresa Audeca del grupo Elecnor, reconocen la improcedencia valorada en 33 días por año trabajado, llegando a ofrecer a las personas despedidas 45 días de indemnización e incluso la posibilidad de 50: “No vamos a seguir con nuestras vidas como si tal cosa, ni nadie nos va a callar con dinero”, sentencian las tres despedidas ya a la espera de juicio, “seguimos asegurando que nuestro despido no es admisible, puesto que el motivo ha sido la lucha por los derechos laborales de nuestra sección sindical en el centro de trabajo PRAE”.

Pegatina solidaria con las personas despedidas en el PRAE. FOTO: Gaspar Francés
Pegatina solidaria con las personas despedidas en el PRAE. FOTO: Gaspar Francés

Los hechos se remontan al pasado 18 de enero, cuando el centro vallisoletano de Propuestas Educativas y Ambientales (PRAE), gestionado por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, dependiente de la Junta, rescindió el contrato del 75% de sus educadores. Después de constituir la sección sindical de CNT y conseguir la subrogación de sus contratos, transformando casi todos en indefinidos tras sucesivas subcontratas, fueron dados de baja sin razón alguna por parte de la empresa concesionaria Audeca, del grupo Elecnor.

“Queremos la readmisión de la plantilla al completo. Queremos que en 2019 la lucha por los derechos sindicales no se consienta como motivo de despido. Queremos que a los jefecillos de turno les deje de doler la afiliación a un sindicato de sus trabajadores/as y se dediquen a valorar a sus empleados por su calidad y nivel profesional. Queremos volver a nuestros trabajos, como si estos 46 días no hubieran sido más que un mal sueño. Y no vamos a dar un paso atrás hasta conseguir que esto se reconozca como tal”, reclaman desde CNT.

Carta de los educadores ambientales del PRAE

¡Hola! ¿Cómo va todo?

Yo tengo novedades, aunque no muy buenas. ¿Te acuerdas de lo ilusionada que estaba cuando comencé a trabajar en el PRAE? Pues nos han despedido a 3 de las 4 personas que formábamos el equipo de educación ambiental. Todas llevábamos entre 3 y 4 años trabajando aquí.

El PRAE (Propuestas Ambientales y Educativas) es un equipamiento público gestionado por la Fundación Patrimonio Natural dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. El servicio de educación ambiental está externalizado y, cada otoño, este servicio sale a concurso para que lo gestione la empresa que ofrezca la mejor oferta.

¡Imagínate qué nervios! Cada año vivíamos la incertidumbre de qué pasaría con nuestro puesto de trabajo. Menos mal que a finales de 2018 nos organizamos en sección sindical y conseguimos la subrogación de nuestros contratos, que en algunos casos no cumplían la legalidad.

La relación con la coordinación de la Fundación Patrimonio Natural tampoco fluía desde hacía meses. Nos exigían cambios continuos de calendario, nos informaban de nuestros horarios con muy poca antelación, y había una importante falta de coordinación en nuestras tareas… Por no hablar de discusiones a gritos fuera de tono en público.

A pesar de este ambiente tenso y la sensación de que nuestras vidas estaban a merced de un calendario caótico, nuestro trabajo nunca se ha visto afectado. Todos los coles, familias y entidades con las que hemos trabajado nos han felicitado expresamente por nuestra labor. Formamos un buen equipo motivado e innovador.

El caso es que hace unos días nos hemos encontrado con que la nueva empresa nos ha despedido a 3 de las 4 personas del equipo. El despido, como te imaginarás, ha sido injusto. ¡Hasta la propia empresa y la Fundación lo reconocen! Como también reconocen nuestra profesionalidad e implicación con los programas educativos. Imagínate nuestra cara de póker…

Nos encanta nuestro trabajo, pero estábamos trabajando en condiciones precarias y solo queríamos tener una vía de comunicación para llegar a unos mínimos derechos laborales. Sin embargo, la consecuencia de organizarnos y defendernos ha sido esta: el despido.

La Junta de Castilla y León, a través de sus fundaciones y subcontratas, fomenta el empleo inestable, precariza la vida de equipos jóvenes como el nuestro, incumple los convenios colectivos y, en definitiva, pisotea los derechos de los y las trabajadoras. ¡Un organismo público no puede amparar esta situación!

Te escribo esta carta con mucha tristeza, pero con la esperanza de conseguir que se respeten nuestros derechos y los de cualquier plantilla. Te pido que estés al tanto de nuestras acciones y que te solidarices con nuestro conflicto.


Noticias relacionadas

El PRAE despide al 75% de sus educadores tras constituirse como sección sindical de CNT y conseguir la subrogación de sus contratos

No hay comentarios