Trabajadoras protestando esta mañana. FOTO: ÚC
Trabajadoras protestando esta mañana. FOTO: ÚC

Esta mañana, entre las 11 y las 12, varios centenares de trabajadores del sector de la dependencia se han concentrado en la calle Santiago ante la sede de la patronal regional Acalerte, la Federación Castellano Leonesa de Atención a la Dependencia. Convocada por la La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras de Castilla y León y el Sector de Servicios Sociosanitarios y Dependencia de la Federación de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores de Castilla y león para presionar ante el enroque existente en las negociaciones del convenio colectivo estatal, reclaman un convenio marco justo para dicho sector.

Según fuentes sindicales, este convenio, que afecta a más de 200.000 personas trabajadoras a nivel nacional y 37.500 a nivel de Castilla y León, se encuentra paralizado debido a la negativa de la patronal en reconocer a las trabajadoras del sector los más mínimos derechos laborales.

“Parece ser que los problemas de empleo femenino y las situaciones sociales tienden a negarse y ocultarse” añaden apuntando que “son mujeres principalmente las que atienden las Residencias y Centros de Dia, en los que hay categorías cuyo salario apenas supera los 900 euros brutos en un convenio cuya jornada es una de las más altas de los convenios nacionales (1.792 horas/año)”.

Por ello, a la vez que solicitan la implicación de los partidos políticos para que el sector se dignifique, reclaman que en 2020 se alcance un salario mínimo de convenio de 1.000€ mensuales en cada una de las 14 pagas. Además, desde CCOO y UGT insisten en la necesidad de mejorar las “penosas condiciones de trabajo en las que se encuentran muchas trabajadoras, en su mayoría mujeres, con altos índices de enfermedades musculo-esqueléticas y nerviosas, y con un alto índice de automedicación”.

“Se trata de un trabajo que crea entornos laborales poco saludables”, concluyen asegurando que “no es seguro para las personas dependientes y tampoco responde al Modelo de Atención Centrado en la Persona (ACP)”.

No hay comentarios