Los
Los "piratas" y una canoa en el II Descenso del Pisuerga. FOTO: Gaspar Francés

El tradicional 'Al agua patos' podría ser sustituido por un 'Al agua piratas'. Una treintena de artesanales embarcaciones  de precario manejo ha participado en la segunda edición del Descenso del Pisuerga, organizada por los colectivos que abogan por unas Fiestas  Alternativas y Autogestionadas que con este evento expresan su rechazo a los intentos de privatización del agua y contaminación de los ríos.

El pistoletazo de salida se retrasó unos minutos sobre la hora prevista -13.30 horas- para que todos los participantes pudieran dar los últimos retoques a sus embarcaciones, más bien artefactos construidos a base de neumáticos, flotadores, palés, bidones de plástico, corchos ... Todos ellos de precario manejo dada su rudimentaridad y dudosa flotabilidad. De hecho, más de uno volcó antes de darse la salida, lo que demoró todavía unos minutos, el inicio de la prueba no competitiva. Para hacerse una idea, basta decir que la 'mejor embarcación' fue la que naufragó antes del pistoletazo de salida y que llegó a meta en las últimas posiciones.

El público congregado en la Playa de las Moreras animó y siguió el descenso del río hasta el Puente del Poniente como si de una prueba de traineras se tratara. Pero aquí los banderines o estandartes, los que los llevaban, eran poco coloristas y casi uniformes: un trapo negro identificativo de los piratas, aunque también hubo enseñas comuneras o nacionalistas gallegas, estos últimos, a pesar de estar más habituados al contacto con el agua, tampoco fueron de los primeros en cumplimentar la travesía. Al finalizar no se levantaron los remos, como se hace en las competiciones de traineras de Lekeito, Donostia, A Coruña, Santoña, etc. Aquí, incluso había quien no tenía ni remos, y alguno de los que los tenían, los perdió en la travesía como sucedió con algún bañador que otro.

El seguimient que el público hizo por la orilla fue realizado en casi tan penosas condiciones como la de los navegantes, por el hedor insoportable que desprendía toda la tapia e inmediaciones, consecuencia de las micciones durante los macrobotellones nocturnos.

42 patos, 'La Leyenda del Pisuerga' y la Policía

El recorrido además deparó una de las anécdotas de la jornada, ya que fue seguido desde el agua por un grupo de patos: 41 blancos y uno negro, que en formación militar -al contrario que el de las embarcaciones- acompañaron en todo momento a los intrusos a su medio

Otra anécdota ocurrió cuando 'La Leyenda del Pisuerga', que regresaba a su embarcadero de la Playa, tuvo que detener sus máquinas y durante unos minutos esperar a que las aguas se despejaran de artefactos para reanudar su rumbo haciendo sonar su sirena  repetidas  veces. Como si el Pisuerga tuviera puerto de mar.

La tercera y última anécdota fue la irrupción de tres motoristas de la Policía Local cuando acababa de terminar el descenso y la mayoría de los participantes ya estaba de nuevo en tierra, sanos y salvos, y sus artefactos varados sobre el césped de Las Moreras.

Los policías, menos mal, no solicitaron a los presentes permisos de navegación, certificados de haber pagado la ITV ni realizaron pruebas de alcoholemia. El resultado hubiera sido en todos los casos radicalmente negativo. Lo que sí comprobaron los agentes 'in situ' es que la paella que estaba prevista no tenía lugar. El Ayuntamiento había denegado la autorización para cocinarla en el parque.

Premios

A la espera de la llegada de la paella, elaborada en otro punto de la ciudad, se procedió a la entrega de premios, cuya relación leyó Guille Jové y que recayeron así: Premio a la embarcación más Original, a las de Alejandro, Belén, Andrea y Sergio. Premio a la embarcación más Combativa, a la de Giorgio. Premio a la embarcación más Preparada, a la de "Somos las niet@s de todas las piratas que nunca pudistéis ahogar". Uno de sus miembros  -con el rostro tapado- dio lectura a un texto titulado: 'Omnia sunt communia' (traducido, más o menos, por Todo es de todos).

"Cercaron los campos, privatizaron y arrasaron los bosques, nos negaron el acceso a la tierra y las riquezas que esta nos brinda, castigaron el control y autoconocimiento de nuestros cuerpos. Con la inmensa violencia inserta en sus hogueras inquisidoras trataron de romper los lazos que unían con nuestras iguales. Hoy, tras siglos de hostigamiento en Castilla, no es fácil encontrar aprovechamientos comunales de la tierra ni amplios proyectos de vida comunitaria. Aún así, haberlos haylos, y muchas somos las personas que no sólo no estamos dispuestas a dejarlos morir sino que seguimos apostando por el común como forma de relacionarnos, de organizarnos y de vivir", empezaba el comunicado, cuyo título está tomado de la proclama de los campesinos alemanos durante las guerras campesinas en el Sacro Imperio Germánico (1524-1525) [Perdón por la erudición copiada de San Wikipedia].

"Pero el proyecto capitalista", sigue el comunicado, "tampoco se detiene. Si ayer nos negaron el acceso a la tierra, hoy el estado sigue tratando de privatizar nuestros espacios comunes: calles, plazas, parques... al tiempo, institucionalmente se acosa a los colectivos políticos y los espacios donde nos desenvolvemos y desarrollamos: centros sociales, espacios okupados... espacios autogestionados. Hoy ha venido la policía a jodernos la comida".

El 'Omnia sunt communia' continuaba: "Por otro lado, organismos como el BCE o el FMI desarrollan estrategias para acabar con los últimos bienes comunales a escala global. A saber: el agua, el aire, la energía solar e incluso la propia genética de la vida (ya se patentan semillas, razas animales...). Es en este contexto en el que hoy surcamos el Pisuerga. Queremos reivindicar un bien tan importante y necesario para la vida como es el agua. Nos negamos rotundamente a permitir que se consumen los intentos de privatización que ya desde hace años se vienen dando en tierras castellanas. Denunciamos la contaminación que sufren ríos y acuíferos a causa de la producción industrial. También la que provocarían proyectos como macrovertederos, incineradoras o la tan devastadaora fractura hidraúlica (Fraking)".

Los autores del comunicado, en su último párrafo expresaban: "Nos solidarizamos también con todas las personas asesinadas, encerradas y represaliadas por defender los territorios que habitan. Especialmente con Cabdiweli Cabdullahi (conocido como Abdu Willy) y Raageggesey Adji Haman (o Hassan Haji), los piratas somalíes secuestrados por el Estado Español por tratar de defender las costas del expolio occidental."·

Los 'Viva la organización comunal. Viva la libertad y la autonomía. Muera el estado', pusieron el punto y seguido a las Fiestas Alternativas y Autogestionadas. La programación conjunta finalizará con la organización de un Mundialito Antirracista por la convivencia intercultural y la solidaridad en los barrios, que tendrá lugar el sábado 10 de septiembre desde las 10:30 de la mañana en las canchas del Parque Ribera de Castilla en La Rondilla. Habrá competiciones en formato de liguilla entre los equipos inscritos, preferiblemente mixtos, con un mínimo de cinco personas en fútbol y tres en baloncesto.

Por su parte, Yesca organiza un concierto el sábado 10 de septiembre en la Plaza de Cantarranas con Desplomaos, Sinka Shanti Sounds, Fvck'in Djs Sound y DJ Manaya. Durante las actuaciones habrá intervenciones de distintos representantes de movimientos sociales y culturales de la ciudad.  Sobre el lugar elegido para la celebración, desde Yesca argumentan que “Cantarranas ha sido un lugar emblemático para el ocio de la juventud más concienciada de la ciudad desde hace décadas; pese a las prohibiciones, las multas, los despliegues policiales y las redadas, pese a las presiones políticas y económicas para que la plaza perdiese su dinamismo y su referencialidad, apostamos por llenarla de vida, de mensaje, de encuentro, de autogestión".

TEXTO: 'Somos las niet@s de todas las piratas que nunca pudistéis ahogar"

No hay comentarios