Ambiente de la celebración por el aniversario de Juan Soañdor. FOTO: Gaspar Francés
Ambiente de la celebración por el aniversario de Juan Soañdor. FOTO: Gaspar Francés

Lo que empezó como un Centro de Día en 2001, hoy se ha convertido en un proyecto integrador que ofrece alternativas y acompañamiento a niñas, niños y jóvenes que sufren situaciones de maltrato en sus familias, desprotección o han cometido algún delito. Uno de los ejes transversales con cada vez más peso en la fundación es la educación para la igualdad contra la violencia de género, haciendo de ello una bandera en sus actividades con jóvenes. Con el objetivo de acabar con las situaciones excluyentes, su actividad progresivamente se dirige hacia la sensibilización de la sociedad responsable de estas injusticias.

La actividad de la Fundación Juan Soñador, que se inició con el Centro de Día Alalba, abarca desde proyectos de formación y orientación laboral, a pisos de emancipación para mayores de 18 años que al cumplir la mayoría de edad quedan fuera de los programas de protección de la infancia. El proyecto de catering Tierra Viva está orientado a dar trabajo a los jóvenes que han recibido formación en restauración y así contar con experiencia para desenvolverse con mayor facilidad en el mercado laboral. Otro aspecto que han cubierto viendo las necesidades de las personas con las que trabajaban es su gabinete de intervención psicológica. En 2013 realizaron ‘Gritando al mundo’, un proyecto con el objetivo de fomentar la igualdad de género entre adolescentes y jóvenes en riesgo de exclusión social. En la misma línea, han realizado jornadas culturales de sensibilización contra dichas violencias en la Plaza de Portugalete de Valladolid, de forma autogestionada por los propios jóvenes.

La celebración estaba organizada como una fiesta para homenajear a las personas que han dado forma a sus proyectos, así como a los diferentes colectivos, asociaciones e instituciones que en estos 15 años han colaborado. En la primera parte del evento, momento para la presentación y los agradecimientos, intervinieron Óscar Castro coordinador de Castilla y León, Ángeles Cantalapiedra de la gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León y Rafaela Romero concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valladolid.

Tras sus reconocimiento, se proyectó un vídeo hecho por Cristina Díez haciendo un recorrido por sus 15 años y recogiendo los testimonios de diferentes jóvenes que han pasado por sus programas de género, vivienda, o formación en hostelería o estética. Ya sin vídeo, cuatro jóvenes han integrado la mesa de testimonios, presentados por Natalia Sanz, coordinadora de Valladolid. Han recordado cómo llegaron a la fundación en busca de legalizar su situación en España, encontrar trabajo o buscar una salida después de un tiempo en libertad vigilada. “He estado en otros centros de menores y no me daban lo que necesitaba”, recordaba emocionada la primera de ellas en su testimonio.

Vanesa López, coordinadora del proyecto Despega, ha sido la encargada de entregar los premios ‘Corresponsabilidad para la Igualdad’. En la categoría de dibujo fueron premiados de 8 a 12 años Lucía Hernández, Lúa Castro y Sara Rodríguez; entre 13 y 18 años Ricardo Borja, Minerva Hernández y Jose Ángel de Pablos; mayores de 18 años Amparo Ramírez y Sheila Ramírez. En la categoría de rap fueron premiados Rumple, Morfer y Vero por su canción ‘Números cardenales’ y Little Mario y Lizard por ‘Ten cuidado’, que posteriormente interpretaron en directo. Precediendo a la degustación del catering que había preparado Tierra Viva, además de los cócteles sin alcohol del principio, tomó la palabra Jose María Blanco, director general de la fundación. El vino, los canapés y la tarta dieron por finalizada la celebración.

14 años soñando con la igualdad desde Pajarillos

No hay comentarios