Un momento de la votación. FOTO: Gaspar Francés
Un momento de la votación. FOTO: Gaspar Francés

Los 'históricos' dirigentes vecinales Ángel Ceballos, Ángel Bayón y Manuel Prieto han sido excluidos de la nueva Junta Directiva de la Asociación Rondilla que hoy ha continuado la 48 Asamblea General Ordinaria de socios y socias, iniciada el pasado 19 de febrero y en la que se han vuelto a reproducir los enfrentamientos.

Carmen Quintero, actual presidenta, abrió la continuación de la Asamblea General Ordinaria iniciada el 19 de febrero, en el punto en que fue suspendida: 'Elección de la Junta Directiva de la Asociación para el año 2017'. 

La misma sala del Centro Cívico Rondilla del domingo 19, llena por una 60 personas, entre las que no se encontraban representantes de los Grupos Municipales, cuya presencia en la anterior fue notoria; hoy solo ha asistido Héctor Gallego, de Sí se Puede y en calidad de vecino, no de concejal.

Quintero dio traslado a la asamblea la propuesta de realizar la elección "en bloque o individual de cada candidato o canditada", que desató las primeras controversias. 

Rocío Matilla cuestionó la propuesta: "Nos hemos presentado 22 personas; los Estatutos hablan de un máximo de 24 miembros para la Junta Directiva. No veo mucho sentido que se plantee una votación. Siempre se ha designado así; nunca ha habido votación".

La petición de retirada de la propuesta no encontró eco en la Mesa -formada además de por Carmen Quintero, por Roberto Lozares (secretario de la Asociación Vecinal) y Concepción Ayala- ni en la mayoría de los presentes que, como Miguel Ángel Niño o Soledad Morais, calificaron la medida como necesaria.

"Las circunstancias han cambiado. Hay dos miembros de la actual Junta y otro que no lo es entre los candidatos que no deben pertenecer a la Directiva. No trabajan para el barrio, trabajan para sus propios intereses, reuniéndose con los grupos municipales al margen de la Directiva, remitiendo correos por su cuenta, presentando alegaciones al Ayuntamiento por iniciativa particular, etc.", dijeron.

La  llamada a "la mesura" realizada por Alfonso Sánchez, tampoco fue atendida. De nada valió su apelación a la filosofía participativa de la Asociación Vecinal a lo largo de su historia y lo que implicaba la censura que se pretendía aprobar.

"No creo que haya censuras", dijo Concepción  Ayala, que preparó el camino para la intervención de la presidenta: "Han cambiado las cosas este año. La atmósfera ha sido tensa, desagradable... No han respetado la decisión de la mayoría en asuntos como el Espacio Joven, la zona deportiva, la escuela infantil o los presupuestos".

Aunque algunas voces alertaron de que no estaba en juego la participación y sí el futuro de la Asociacion, el debate continuó y subió de tono con el uso de la palabra por parte de Manuel Prieto, el anterior presidente, uno de los socios a vetar que, entre otras cosas expuso: "En 47 años de vida estatutaria, aunque la Asociación tenga alguno más en la ilegalidad, la plena participación ha sido uno de los principios".

Prieto recordó que en la asamblea convocada por el Ayuntamiento, él -y otros socios- habían denunciado que se estaba engañando, mintiendo... sobre el San Juan de la Cruz, el Espacio Joven, la escuela infantil.... "Y es que hay dos modelos de asociación: el de la lucha y la reivindicación, y otro que aboga y está a expensas de las subvenciones, porque de ellas han hecho su modo de vida", afirmó Manuel Prieto entre murmullos.

Ángel Bayón, otro de los señalados por la directiva, calificó lo que estaba sucediendo de "preocupante". "El problema está en el año 2014. Siempre hemos tenido muchos conflictos. Hubo un socio que abandonó la Asociación y bajó el nivel de lucha. En el año 14 volvió y la Asociación retomó su ritmo anterior. Se creó una comisión, la de los miércoles, para preparar los temas de la Junta Directiva, y fuisteis vosotros los que la bloqueasteis. A partir de ese bloqueo, empezaron los conflictos...".

Bayón, tras una breve interrupción por las voces suscitadas que reclamaban brevedad, continuó preguntándose: qué ha pasado en la Asociación para que se rompa el consenso. "Vinieron [el año pasado] personas y exigen que las cosas hay que hacerlas porque sí".  Se refería al desembarco de vecinos que coparon la Directiva y que, según los críticos, son o simpatizan con Valladolid Toma la Palabra, lo que mediatiza la crítica a las decisiones municipales.

 

A duras penas se pudo oír finalizar la intervención de Bayón, en la que anuncia que "si esto se resuelve con votación", se ausentará de la sala.

Hubo una larga serie de intervenciones: Hortensia ("la Asociación es una entidad viva que debe adaptarse a los nuevos tiempos"), Elena ("siempre se ha votado en torno a un dios y no se puede decir la Asociación siempre ha sido democrática"), Jesús (planteó convocar una asamblea constituyente), Feli (siempre ha visto a 3 cerebros muy inteligentes que llevan un nivel de trabajo muy grande que no se puede seguir), Isabel (el consenso se convirtió en aburrimiento), Mariano (la crítica siempre es buena si es constructiva)...

Carmen Quintero consideró que había que proceder a votar, y hubo voces de "Así no, así no". Rocío Matilla fue la primera en anunciar que se ausentaba y a ella la siguieron otros 6 o 7 socios y socias.

La votación todavía se retrasaría unos minutos más, para aclaraciones solicitadas. Al final, 51 personas, tomaron la decisión sobre los más de 600 socios que forman la Asociación Vecinal. Su veredicto fue: 47 votos a favor, 2 noes y una abstención.

La votación se realizó de forma secreta a petición de Alfonso Sánchez. Tras el reparto de la lista con los 22 nombres de los aspirantes, se realizó el recuento efectuado por María José Larena (presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado) y Margarita García (de la Asociación de Pilarica), las dos invitadas a la Asamblea y candidata en las pasadas elecciones en la lista al Ayuntamiento de Toma la Palabra, la primera, portavoz de la Plataforma, la segunda.

El resultado arrojó que tres socios: Ángel Ceballos, Ángel Bayón y Manuel Prieto, tenían más votos en contra que a favor, por lo que quedaban rechazados para formar parte de la Junta Directiva.

Los tres tuvieron oportunidad de volver a intervenir para criticar el Plan de Trabajo para 2017 y los Presupuestos, mientras se contabilizaba el escrutinio. Los tres, y alguna persona más, se ausentaron antes de que Carmen Quintero diera a conocer los nombres de la Junta Directiva: Miriam Arranz, Concepción Ayala, María Llanos, Oliva Cachafeiro, Rosario Cascajo, Marí Elena de la Fuente, Nieves Gil, Cristina Gómez, María Asunción Herero, José Luis Lobato, Roberto Lozares, Rocío Matilla, Isabel Merino, Soledad morais, Concha Morán, Miguel Ángel Niño, Carmen Quintero, Marcial Sánchez e Isabel Sancho.

En Ruegos y Preguntas, además de las multas (200 euros) a peatones, Ceballos se interesó por el destino que la Junta Directiva había dado a los muchos correos enviados con una serie de propuestas e iniciativas, sobre todo con el proyecto del Espacio Joven, en la calle Olmo 63, que volvió a calificar de arquitectónicamente "inadmisible" y de costes "desmesurados".

"Unos correos se han tomado en consideración y otros, los que iban acompañados de insultos, ni caso", se le respondió.

Miriam Arranz pidió un aplauso para Carmen Quintero "por el año duro pasado".

No hay comentarios