José Antonio Bastián de Blas, con la autoinculpación presentada en comisaría en las manos. Foto: úC
José Antonio Bastián de Blas, con la autoinculpación presentada en comisaría en las manos. Foto: úC

El Juzgado de Instrucción número 6 ha acordado sobreseer y archivar las actuaciones abiertas por la autoinculpación de un vecino de Valladolid por un posible delito de enaltecimiento del terrorismo.

José Antonio Bastián, de 51 años, casado y padre de dos hijos,  acudió el 30 de marzo a la Comisaría de Policía de Delicias con cinco folios en la mano -copia de sus post y de los de Cassandra- y se autoinculpó de un posible delito de enaltecimiento del terrorismo. Era su forma de solidarizarse con la tuitera Cassandra Vera, condenada a un año de cárcel por la Audiencia Nacional por hacer chistes sobre Carrero Blanco.

"Procede acordar el sobreseimiento provisional y archivo de las mismas actuaciones", dice el auto de Instrucción 6, "sin perjuicio de las acciones civiles que, en su caso, pudieran corresponder al perjudicado".

"No podía ser de otra manera; era previsible. Si alguien piensa en este país que la Justicia es igual para todos... nos podemos echar a reír", afirma el autoinculpado.

"Cualquiera", añade Bastián, "con dos dedos de frente no hubiera ido a la Comisaría".

El auto deja abierta la posibilidad de presentación de un recurso de reforma y subsidiariamente de apelación. Posibilidad de la que no va a hacer uso José Antonio Bastián.

"La autoinculpación era una protesta. Lo hice por mi conciencia. También es verdad que hubiera esperado otra cosa. Mucho postureo en redes pero a la hora de la verdad... No entiendo nada. Si en lugar de una campaña en defensa de la libertad de expresión fuera por algo relacionado con el Real Valladolid, seguro que hubiera tenido más apoyos... Es lo que hay", se lamenta Bastián.

1 comentario

Comments are closed.