Concentracion por el día de la nakba. FOTO: J.O.
Concentracion por el día de la nakba. FOTO: J.O.

El Día de la Nakba o Catástrofe ha sido recordado en la plaza de Fuente Dorada por la Plataforma Solidaria con Palestina, que en este aniversario se han tenido muy presentes a los 1600 presos y presas en huelga de hambre desde el 17 de abril en demanda de dignidad.

Los solidarios con Palestina, tras gritar 'Solidaridad con el pueblo palestino'; '¡Que viva la lucha del pueblo palestino!'; 'Israel, asesino del pueblo palestino'; 'Gaza resiste, Palestina vencerá' y 'No hay que comprar productos de Israel', han escuchado la lectura de un manifiesto que recuerda el Día de la Nakba o de la Catástrofe, mientras cuatro personas permanecían arrodilladas, con las cabezas tapadas y las manos atrás.

Concluido el manifiesto, la Plataforma Solidaria con Palestina ha informado de las últimas noticias relacionadas con la huelga de hambre que 1600 presos y presas iniciaron el 17 de abril en demanda de dignidad.

A continuación se han repartido vasos de plásticos a los que una vez llenados de agua se ha añadido sal, en solidaridad con los huelguistas de hambre, que las direcciones de las prisiones quieren sustituir por azúcar. El momento ha sido captado para subir la imagen a facebook para deteriorar la imagen de Israel.

Acto seguido se ha leído un poema de Mahmoud Darwish, poeta palestino.

Confesiones de un terrorista

Ocuparon mi patria,

expulsaron a mi pueblo,

anularon mi identidad.

Y me llamron terrorista.

Confiscaron mi propiedad,

arrancaron mis frutales, demolieron mi casa,

Y me llamaron terrorista.

Legislaron leyes fascistas,

practicaron el odiado apartheid,

destruyeron, dividieron, humillaron.

Y me llamaron terrorista.

Asesinaron mis alegrías,

secuestaron mis esperanzas,

esposaron mis sueños.

Cuando rechacé todas las barbaridades, 

ellos...¡mataron un terrorista!

Manifiesto

"Se cumplen 69 años del autoproclamado Estado judío que provocó el exilio forzoso de más de dos tercios de su población, robó la tierra histórica de Palestina emprendió una campaña de limpieza étnica que dura hasta nuestros dias y abocó al "sociocidio" (destrucción política y social) del pueblo palestino.

Cuando en 1917 con la Declaración Balfour Gran Bretaña prometió al movimiento sionista “un hogar nacional judío “en Palestina, los judíos representaban un 6% de la población y apenas poseían el 1% del territorio. 

El hecho de  que el papel  de los británicos  haya sido nefasto  para el pueblo palestino no debe ocultar la responsabilidad del sionismo que, desde su primer congreso en Basilea en 1897, había decidido establecer un Estado judío en Palestina; lo  que significaba la “desarabización” de Palestina, la invisibilización” de su pueblo para permitir la judaización del país. El eslogan propagandístico del inicio del siglo XX, una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra es el núcleo duro de la ideología del sionismo. 

Pero los palestinos existían, habitaban su tierra y la defendieron. Ben Gurion, futuro presidente de Israel, hace en esos años esta declaración: “La verdad es que nosotros somos los agresores y ellos se defienden. El país es suyo porque ellos lo habitan,  mientras que nosotros queremos venir aquí a implantarnos”. 

El 28 de abril de 1947, la Asamblea General de la ONU fue convocada para examinar la petición del Gobierno británico  de poner fin a su Mandato en Palestina. A partir de este momento en Palestina se prepara  el  desastre: el exilio forzado de dos tercios de su población árabe, que algunos han calificado de “sociocidio”. El sociocidio, explica el historiador palestino Saleh Abdel Jawad, “significa la destrucción total de los palestinos, no solo en tanto que entidad política o grupo político nacional sino en tanto que sociedad”.

Se presentaron dos propuestas: una, la partición de Palestina en dos estados; otra un solo estado federal.  Los sionistas se opusieron al Plan federal, querían un estado judío, no un estado binacional. Y fue finalmente el Plan de Partición el que adoptó. En la tarde del 14 de mayo de 1948, salía del país  el último alto comisario británico en Palestina.  Fue el fin del Mandato británico en Palestina.  Al día siguiente, 15 de mayo de 1948, Ben Gurion proclamó el Estado de Israel.

Durante la mayor parte de 1948, las ideas sobre cómo consolidar y eternizar el exilio palestino comenzaron a cristalizar y se percibió de inmediato que la destrucción de aldeas era un medio primordial para lograr este objetivo.
El académico y escritor palestino Walid Khalidi da la cifra de  418 localidades palestinas destruidas en los meses previos y posteriores a la creación del Estado de Israel, otras fuentes cifran en 531 las aldeas  palestinas  destruidas o transformadas en kibboutzim, nahalim o moshavim. Casi los dos tercios del pueblo palestino (731.000) fueron forzados al exilio entre diciembre de 1947 y junio de 1948.

El 11 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la  resolución 194 cuyo artículo 11 resuelve que debe permitirse a los refugiados que deseen regresar  a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos que lo hagan lo antes posible y que deberán pagarse indemnizaciones a título de compensación por los bienes de los que decidan no regresar a sus hogares y por todo bien perdido o dañado cuando este daño deba ser reparado por los gobiernos o autoridades responsables. Esta resolución  como muchas otras cayó en saco roto.

En diciembre de 1949, el número de refugiados palestinos registrado por Naciones Unidas alcanzaba la cifra de 940.000. Ese mismo año,  la ONU creó la UNRWA (United Nations Relief and Works Agency), una agencia especial encargada de atender las necesidades alimentarias,  sanitarias y educativas  de los refugiados palestinos. La agencia tenía en principio un carácter provisional, “hasta que los refugiados puedan regresar a sus hogares”.
Hasta nuestros días, la tragedia palestina sigue siendo una herida abierta. Para  vergüenza de Occidente y de la comunidad internacional, la Nakba del 48 se ha convertido en “una  Nakba permanente”. 

En este contexto nos encontramos este 15 de mayo ante la huelga de hambre  indefinida de más de 1.600 presos políticos palestinos desde el pasado 17 de abril, siendo la mayor protesta registrada en la Palestina ocupada en la historia, para reclamar  sus derechos: los de quienes permanecen encarcelados sólo por ser árabes y no querer abandonar Palestina, la tierra de sus antepasados. La situación de precariedad que sufren los presos políticos palestinos en las cárceles israelíes es denunciada por Amnistía Internacional (AI) y organizaciones de derechos humanos israelíes como Breaking The Silence (BTS).

Tras casi un un mes de huelga la respuesta de Israel no es otra que la de aumentar las medidas represoras, disciplinarias, aislamiento, dispersión, prohibición de visitas de abogados, intento de alimentación forzosa, confrontación de presxs, falsas acusaciones de romper la huelga......

El número de personas palestinas encarceladas a fecha de hoy es de 7200, un número que tiende a aumentar al incrementarse las redadas diarias en todo el territorio palestino; 750 de ellas están bajo detención administrativa, una forma de tener meses y años privados de libertad a los palestinos sin juicio, sin saber la acusación y sin tener derecho de abogado; 500 condenadas a cadena perpetua, hasta la muerte, con 30 personas que llevan más de 25 años en la carcel; 73 mujeres, 18 de ellas menores de edad; 1700 presos enfermos, 23 de ellos terminales; 6 diputados; 31 periodistas y medio millar de menores de 18 años. La prisión es por tanto un elemento más de la política de limpieza étnica del estado de Israel.

Desde el BDS se pide el boicot a la multinacional Hp que se beneficia del estado de apartheid con multiples contratos con el ejército israelí aplicando su tecnología para la represión y control de la población palestina desde los puestos de control del muro con los sistemas biométricos, sistemas de vigilancia dentro de las cárceles israelís o la tecnología para el lanzamiento de misiles en los ataques a Gaza en el verano de 2014 en los que fueron asesindxs 2.200 personas....por ello la Plataforma se suma a la petición de boicot que hace la sociedad Civil palestina desde el BDS.

Hoy, 15 de mayo de 2107, la Nakba continua...

¡¡VIVA PALESTINA LIBRE!!".

No hay comentarios