Concentrados frente a la Vinoteca 'Señorita Malauva'. FOTO: Gaspar Francés
Concentrados frente a la Vinoteca 'Señorita Malauva'. FOTO: Gaspar Francés

Activistas de la Plataforma Solidaria con Palentina de Valladolid han manifestado su desacuerdo con la celebración de un  seminario-presentación organizado por la Oficina nacional de Turismo de Israel y las líneas aéreas israelís dirigido a agentes de viajes de Valladolid, seguido de una cata-degustación de vinos del mismo país.
"Consideramos que este tipo de actos contribuyen a facilitar que Israel venda al mundo una imágen de país  'normal', mientras continua pisoteando la legalidad internacional y los derechos fundamentales de la población palestina", según la Plataforma Solidaria, algunos de cuyos miembros se concentraron ante  la Vinoteca 'Señorita Malauva'.
Los propietarios del establecimiento llamaron a la policía ante la presencia de los activistas, que habían comunicado la concentración. Los agentes manifestaron que nada podían hacer, ya que era una protesta comunicada y en una calle peatonal.
"La propaganda política israelí intenta vender al resto del mundo una imagen de país 'normal', joven, dinámico, democrático, divertido, amable, multicultural…mientras continúa pisoteando la legalidad internacional y los derechos fundamentales de la población palestina. Aunque el turismo pretende ser apolítico e intercultural, los operadores turísticos, ocultando la ocupación de Palestina, mantienen un mutismo cómplice sobre la política genocida del Estado de Israel", dice la carta que la Plataforma Solidaria con Palestina en Valladolid dirigió a los propietarios de la vinoteca.
Dos agentes a la puerta del establecimiento. FOTO: Gaspar Francés
Dos agentes a la puerta del establecimiento. FOTO: Gaspar Francés
"Queremos", añadía la carte", "hacer llegar a la población que, mientras los circuitos turísticos oficiales muestran 'un mundo en un país”, buena parte de quienes viven en ese mismo territorio, en concreto la población palestina, está sometida a interminables colas en controles 'check points' donde es vejada y humillada diariamente, sufre toda clase de trabas para que los más mínimos desplazamientos se conviertan en un interminable calvario, o vive sometida a un bloqueo total, ilegal e inhumano en Gaza".
Con respecto al vino y otros productos agroalimentarios supuestamente israelís, buena parte de ellos -siempre según la Plataforma Solidaria- proceden de colonias y territorios palestinos ocupados, "poniendo en evidencia la política de ocupación de un Gobierno sionista que trata de aplastar las reivindicaciones del pueblo Palestino, apoyadas por numerosas resoluciones de la ONU tantas veces incumplidas por Israel". 
Bandera Palestina frente a la vinoteca. FOTO: Gaspar Francés
Bandera Palestina frente a la vinoteca. FOTO: Gaspar Francés
"Mientras las personas que asisten a este acto degustan productos quizá cultivados en terrenos robados y teñidos de sangre, en las proximidades de las colonias ilegales de Cisjordania los agricultores palestinos sufren impotentes el robo y saqueo de sus tierras y su agua, y ven cómo por orden del estado de Israel arrancan sus cepas y olivos, que son en muchos casos su única fuente de ingresos. Al mismo tiempo, en Gaza las restricciones a que se ven sometidos los pescadores, que les impiden faenar más allá de 9 kilómetros de la costa, asfixian sus redes y con ellas la posibilidad de reconstruir el principal medio de vida de una población hacinada que malvive entre ruinas de bombardeos y cortes de electricidad en la Franja".
La Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid realizó un triple llamamiento: "A la ciudadanía, para que se conciencie de que los productos israelís y este tipo de turismo sirve para encubrir el dolor del pueblo Palestino y no lo compre, evitando ser cómplice de la política sionista de 'Apartheid' del Gobierno israelí; a los operadores turísticos y a los responsables de la Vinoteca 'Señorita Malauva', para que no sólo piensen en los beneficios económicos; y a las Instituciones de Castilla y León, y en especial a las de Valladolid, para que dejen de colaborar con programas que intentan trasladar la cara amable del Gobierno Israelí, y abandonen toda política de colaboración con Israel".
Despliegue policial en la calle cascajares. FOTO: Gaspar Francés
Despliegue policial en la calle cascajares. FOTO: Gaspar Francés

No hay comentarios