Manifestantes pasando frente al Campo Grande de Valladolid . FOTO: Gaspar Francés
Manifestantes pasando frente al Campo Grande de Valladolid . FOTO: Gaspar Francés

La manifestaciónNos duele la sanidad’, convocada por las Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León además de numerosos colectivos, sindicatos y partidos políticos, excepto PP y Ciudadanos, ha abarrotado el centro de Valladolid. La histórica marcha ha discurrido desde la Plaza Mayor hasta la sede de la Consejería de Sanidad en el Paseo de Zorrilla, donde ha culminado con la lectura de un manifiesto acompañado de un grito unánime: “Consejero dimisión”.

En estos momentos podemos decir que la manifestación es un éxito cuantitativo pero sobre todo cualitativo, cerca de 20 plataformas de la comunidad de Castilla y León han trabajado coordinadamente con compromiso pleno para lo que es un clamor popular en defensa del sistema sanitario público y de crítica rigurosa, profunda y absolutamente documentada”, ha expresado Luis Ocampo al inicio de la marcha, como portavoz de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, pidiendo "recuperar un sistema sanitario público, tal y como era hace unos años". Ha calificado la manifestación como “la expresión de un movimiento fuerte que se está construyendo”, advirtiendo que si no se satisfacen sus demandas las movilizaciones y la organización social aumentarán.

Según fuentes municipales, la primera estimación cifra en más de 30.000 personas la afluencia a la marcha, mientras desde la organización aumentan la cantidad incluso hasta las 50.000. Quinielas aparte, lo cierto es que cuando aún faltaban grupos por salir de la Plaza Mayor, la cabecera de la movilización ya había alcanzado la sede de la Consejería de Sanidad del Paseo de Zorrilla, haciéndose imposible recorrer la misma de principio a fin por la densidad de manifestantes provenientes de todas las provincias de Castilla y León.

En un ambiente alegre y festivo las decenas de miles de personas llegadas a Valladolid para luchar por sus derechos en materia de sanidad. Consignas dedicadas al consejero Sáez Aguado como “suelta la tijera que más que consejero pareces peluquera”, con todo el respeto a dicho gremio, “menos gestoras y más trabajadoras” o “fuera empresas de la sanidad”. Desde la Montaña Palentina o desde El Bierzo, entre innumerables pancartas, han reivindicado que el mundo rural tiene los mismos derechos que el urbano también en el acceso a la sanidad.

Cabecera de la manifestación a su paso por la Plaza de Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés
Cabecera de la manifestación a su paso por la Plaza de Zorrilla. FOTO: Gaspar Francés

“Gritad fuerte que pasamos por donde Ciudadanos”, clamaba un manifestante en la Calle Santiago. Tanto el Partido Popular como la formación naranja han sido los únicos que no se han sumado a la movilización. No obstante, dejaron abierta la posibilidad de que, a título individual, sus representantes acudieran a la manifestación, como ha hecho su diputado por Valladolid, Francisco Igea, médico de profesión. Por su parte, numerosos cargos electos de IU, Podemos o PSOE, entre otras formaciones tanto autonómicas como municipales, han secundado y apoyado la convocatoria.

La manifestación ‘Nos duele la sanidad’ ha sido convocada por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, Anhelo Plataforma por la Sanidad en Aguilar y comarca, Coordinadora de la Sanidad Pública de Aranda de Duero, Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Benavente, Plataforma pro-Sanidad Pública en Astorga y comarcas, Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Bierzo y Laciana, Plataforma por la Sanidad Pública de León, Vecinos y vecinas de Villadiego, Plataforma Pro-Hospital de Guardo, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Palencia, Plataforma por la Sanidad Pública en Las Merindades, Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Segovia, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en el Valle del Tiétar, Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora , Plataforma por la Sanidad Pública de Salamanca y Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid. A esta extensa lista se suman los sindicatos CCOO, UGT, CSIF, STECyL, COAG y Unión de Campesinos, además de la Confederacion Regional de Asociaciones de Vecinos o numerosos colectivos y partidos políticos, a excepción de PP y Ciudadanos.

Asamblea de Usuarios por la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana. FOTO: Gaspar Francés
Asamblea de Usuarios por la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana. FOTO: Gaspar Francés

El bloque crítico, integrado por CNT, CGT, Parados en Movimiento y Bloque Obrero, ha cerrado la manifestación. Desde CNT Valladolid, en un editorial previo a la marcha, reflexionaban sobre el resultado final de estas movilizaciones, como las Mareas Blancas, que “incluso si alguna vez han ganado la batalla del número de adhesiones, no han conseguido frenar los atropellos privatizadores”, añadiendo que “cabe preguntarse si las recetas de lucha que hemos aplicado hasta ahora han sido otra cosa que una capa de rebocina que coge color al calor de una población frita a recortes”, tomando como ejemplo iniciativas como Rebelión Bellvitge o la Asamblea de Usuarios por la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana.

“De norte a sur, de este a oeste, señor consejero, no venimos a pedirle una bufanda de lana con la que pasar el invierno y mucho menos a pedirle una de las millonarias que usted acostumbra a repartir entre colaboradores y altos cargos como parte de su política de mamoneo y chanchulleo”, expresaba Fernando Valiño, periodista fundador de últimoCero, en su discurso desde el templete instalado a las puertas de la Consejería de Sanidad. “Señor consejero”, prosiguió, “venimos a decirle que no estamos dispuestos a que se siga cargando el sistema sanitario público y que en lugar de sus bufandas destine nuestro dinero a contratar a más personal, a mejorar sus condiciones laborales, a abrir más centros y camas, a derogar las leyes privatizadoras y a acabar con las listas de espera, que la gente se está muriendo esperando una llamada para una consulta”. Ha concluido con una advertencia: “Señor consejero, la próxima vez que vengamos será para echarle a usted y a los suyos del PP”, arrancando un unánime “consejero dimisión” por parte de los asistentes, derivando en el grito “el pueblo unido jamás será vencido” tras recitar los versos de Quilapayún.

Acto seguido, diferentes representantes de las plataformas y entidades convocantes han dado lectura al manifiesto, acompañado en todo momento por una intérprete de lengua de signos, que se reproduce a continuación. Entre vítores y gritos por la sanidad pública, han dejando un recado más al consejero Antonio María Sáez Aguado, cientos de pancartas contra sus políticas y por lo que consideran es un derecho inalienable: el acceso gratuito a un sistema de sanidad público, universal y de calidad.

¡ Nos duele la Sanidad !

Desde hace años, la política sanitaria de la Junta de Castilla y León está contribuyendo a la quiebra y empobrecimiento del sistema sanitario de nuestra Comunidad. Los reiterados recortes presupuestarios se traducen en recortes de prestaciones, de material, de obras en nuevas infraestructuras y mejora de los edificios, en cierre de camas hospitalarias, en la exclusión del derecho a la asistencia sanitaria de diferentes grupos y personas y, muy especialmente, en recortes de personal, tanto de hospitales como de centros de salud y consultorios rurales. El resultado es padecido por la inmensa mayoría de la población: listas de espera que ponen en riesgo la vida de las personas o agravan el pronóstico de la enfermedad; más copagos y repagos para los ciudadanos y ciudadanas de Castilla y León; precariedad, sobrecarga de trabajo y descontento en el conjunto de profesionales, que en muchos casos han de buscar fuera un futuro mejor; pérdida en calidad de la atención sanitaria y, sobre todo, pérdida de la “calidad humana” en un entorno crispado y deshumanizado.

La crisis sirvió de excusa para hacer estas políticas liquidadoras de nuestra sanidad pública, pero detrás de ellas se esconde la pretensión de favorecer a la sanidad privada. A bancos, aseguradoras, constructoras, fondos-buitre… se les está ofreciendo la posibilidad de apropiarse de un apetecible mercado, que sólo el debilitamiento de la sanidad pública les puede proporcionar.

La sanidad pública, uno de los pilares fundamentales del estado de bienestar, es una conquista social que fue posible por la confluencia entre las demandas de la ciudadanía y el esfuerzo de muchos y muchas profesionales que culminó en su inicial configuración. En este momento, las políticas llevadas a cabo por nuestros gobernantes y gestores han hecho que nuestra sanidad pública esté en grave peligro y, por tanto, son las personas hoy quienes debemos defenderla. Para ello, las Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública de las distintas localidades, comarcas y provincias de Castilla y León manifestamos nuestra contundente y enérgica protesta y rechazo de las políticas de salud de la Junta de Castilla y León.

Y porque nos duele la Sanidad EXIGIMOS:

  ·  Acabar con los recortes y recuperar, cuando menos, el equivalente al presupuesto sanitario alcanzado en 2010, con un mayor peso en el gasto de la Atención Primaria, especialmente en el medio rural.

  ·  Recuperar el empleo perdido en el sistema sanitario público y fidelizar a sus profesionales acabando con la precarización laboral, eliminando los contratos basura, las interinidades indefinidas y los puestos “comodín”, al tiempo que se protege la carrera profesional.

  ·  Que no se cierren plantas y camas hospitalarias. Al contrario, utilizar intensivamente los recursos que tiene la sanidad pública, mediante la contratación del personal necesario, para reducir las listas de espera quirúrgicas y diagnósticas, eliminando los conciertos con la sanidad privada.

  ·  Un modelo de Sanidad 100% Pública que suponga: El fin de los modelos de colaboración público-privada, auténtica sangría de las arcas públicas; el abandono del proceso de implantación de las Unidades de Gestión Clínica, por ser un camino hacia la privatización del sistema sanitario; la reconversión de los servicios externalizados, asumiendo su gestión y provisión directas, pues ha quedado demostrado que son siempre más caros y de peor calidad en manos privadas.

  ·  Implementar programas de Prevención y Promoción de la Salud en el ámbito de la atención primaria.

  ·  Acercar la Atención Especializada y hospitalaria a los núcleos rurales de población alejados de los hospitales de área,  mediante el desarrollo debidamente dimensionado de estos servicios, una mayor dotación del transporte sanitario (urgente y programado) y el establecimiento de los convenios de colaboración oportunos con la sanidad pública de comunidades autónomas limítrofes.

  ·  Legislar para restituir el derecho a recibir asistencia sanitaria de personas que residan en nuestro territorio, en tanto no se derogue el Real Decreto Ley 16/2012.

  ·  Nombramientos de gerentes atendiendo a su perfil profesional, no político, e introducir medidas de transparencia de su gestión económica mediante auditorías independientes.

  ·  Cumplimiento riguroso de la ley de incompatibilidades del personal sanitario, hasta una nueva regulación de la dedicación exclusiva para quien trabaje en la sanidad pública.

  ·  Poner en funcionamiento cauces eficaces de participación social y profesional en todos los niveles del sistema sanitario, con participación ciudadana en la toma de decisiones y corresponsabilidad en el buen uso de los servicios.

Y con nuestras plataformas DECIMOS:

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, necesitamos la reapertura de la planta eternamente cerrada del Hospital de León. Así mismo, construir cuanto antes el prometido Centro de Salud de Villaquilambre.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, urge la reversión del Hospital de Burgos a su condición de público, de manera que no continúe empobreciendo toda la sanidad de la comunidad autónoma.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, reclamamos la construcción del nuevo Centro de Salud de La Magdalena, la reapertura del Centro de Especialidades Delicias y la realización de las obras de remodelación del Hospital Clínico Universitario en Valladolid.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, se necesita la reapertura de las urgencias cerradas en los Centros de Salud rurales y urbanos.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, pedimos un nuevo Hospital en Salamanca, con 1013 camas, de gestión y explotación pública.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, urge la dotación de medios y del personal necesario para cubrir la sanidad rural tanto para niños como para adultos.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, en Aguilar de Campóo necesitamos un convenio de colaboración con el Hospital Tres Mares de Reinosa. Del mismo modo, hay que ampliar el convenio con el País Vasco para beneficiar a los habitantes de Las Merindades y con Castilla-La Mancha para los del Valle del Tiétar, mientras no se construyen los hospitales comarcales.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, es imprescindible habilitar cuanto antes el comprometido Centro de Especialidades de Astorga.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, reclamamos más fisioterapeutas y que se lleven a cabo todas las sustituciones de los y las profesionales cuando no estén en sus puestos de trabajo.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, apremia la construcción de un nuevo Hospital en Aranda de Duero y que, mientras tanto, se aumente su plantilla y se cubran o refuercen todas las especialidades hoy vacantes o en precario.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, es preciso reabrir la planta 7 del Hospital Universitario de Burgos y construir el Centro de Salud García Lorca.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, reclamamos la reducción, hasta su total eliminación, de todas las listas de espera.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, conviene ampliar el número de las UVI Móviles y crear Centros del Alta Resolución en las comarcas de Guardo y Las Merindades.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, sería más que oportuno eliminar los aparcamientos de pago del entorno de los hospitales públicos.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, hay que dotar cuanto antes a los Centros de Especialidades de Villarcayo y Arenas de San Pedro.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, reclamamos la reapertura del Hospital Policlínico de Segovia y recuperar 120 camas hospitalarias para convalecencias y media estancia. Así mismo el Centro de Salud Segovia IV.

  ·  Para que no nos duela más la sanidad, exigimos una mayor dedicación de medios a la Atención Primaria en todas nuestras tierras.

Por todas estas razones y muchísimas más estamos hoy aquí ante esta Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Y aquí volveremos cuantas veces sea necesario. Y nos manifestaremos también en todas nuestras localidades de procedencia. ¡¡¡PARA QUE NO NOS SIGA DOLIENDO LA SANIDAD!!!

MUCHAS GRACIAS A TODOS Y A TODAS

No hay comentarios