Jorge Riechmann. FOTO: Jorge Ovelleiro
Jorge Riechmann. FOTO: Jorge Ovelleiro

Desde Izquierda Unida Valladolid han comenzado hoy un debate titulado “La batalla de las ideas” que abarcará varias jornadas en torno a diversos temas. El primer invitado ha sido el filósofo y ecologista, entre otros muchas área, Jorge Riechmann, para abordar la encrucijada a la que se enfrenta la sociedad entre “el techo ambiental” de la crisis ecológica y el “suelo social” de la crisis humanitaria. En una entrevista previa a profundizar en la discusión con el público asistente, ha analizado el panorama socio-ecológico con una conclusión nada halagüeña: “Las perspectivas de catástrofe las tenemos muy cerca”.

Jorge Riechmann Fernández es poeta, traductor, ensayista, matemático, filósofo, ecologista y doctor en Ciencias Políticas. Militante de Ecologistas en Acción e Izquierda Anticapitalista, es autor de numerosísimas publicaciones que abarcan desde la poesía o la estética, a la política, la sociología o la filosofía. Ha visitado varias veces Valladolid en los últimos años, en 2013 presentó en el Ateneo Republicano en libro póstumo de Paco Frenández Buey 'Para la Tercera Cultura. Ensayos sobre Ciencias y Humanidades', en el que también colaboró, además de ser invitado en 2011 y 2015 al curso ‘Los límites del crecimiento’ en la Universidad de Valladolid.

Preguntado por el papel de la llamada “política del cambio” en las transformaciones necesarias para dar respuesta a esta realidades, Riechmann sostiene: “El problema que tenemos, y más que problema es una tragedia, es que tenemos una situación de extrema emergencia en la cual nos harían falta cambios profundos en algunos ámbitos y que esa urgencia, sin embargo, no se compadece con el trabajo lento y muy complicado de intentar mover las relaciones de fuerza que de hecho se dan ahora en nuestras sociedades”. Se refiere para ello a una frase pronunciada hacia 1920 por el novelista H. G. Wells: “La historia humana es una larga carrera entre la educación y la catástrofe”, añadiendo que los tiempos de la educación, en sentido amplio, de la transformación social, son largos, sin embargo ahora las perspectivas de catástrofe las tenemos muy cerca”.

Jorge Riechmann durante su intervención en el debate “La batalla de las ideas”. FOTO: Jorge Ovelleiro
Jorge Riechmann durante su intervención en el debate “La batalla de las ideas”. FOTO: Jorge Ovelleiro

El debate por el que hoy Jorge Riechmann ha sido invitado a Valladolid pretende analizar la encrucijada a la que se enfrenta la sociedad entre “el techo ambiental” de la crisis ecológica y el “suelo social” de la crisis humanitaria, dos realidades con origen común: “Sin duda, si nos poneos a hacer análisis causal de cómo hemos llegado a este punto crítico, a esta situación extrema en la cual estamos, si queremos dar una respuesta muy breve dice capitalismo”, asunto que ya se explicaba en las primeras páginas de ‘El capital’ de Marx en el 1867.

“Es un poco sorprendente que una sociedad que, por otro lado, dice de si misma que es la sociedad del conocimiento, tanto conocimiento no nos sirva para nada o nos sirva para muy poco”, lamenta Riechmann reclamando “una tarea de análisis y deliberación, que al final es para lo que tienen que servir encuentros como éste, que nos permitan entender, más allá del diagnóstico primero, cuáles son las vías por las cuales nos encontramos dañados por esos procesos destructivos y la manera en que estas vías, a lo mejor, se conectan entre si”.

En un plano más cercano al día a día, señala que “la cultura dominante nos está haciendo vivir, a mi juicio, en una desconexión muy grande con respecto a realidades muy básicas y por eso estamos mal orientados y tenemos expectativas que son irreales”. Pone algún ejemplo: “Todo el mundo da por sentado, hablando de la despoblación, que el proceso de urbanización va a seguir adelante, cuántas veces oímos el adjetivo de irreversible referido a fenómenos de este tipo”. Riechmann recurre al concepto de metabolismo, explicando que, en la reflexión sobre lo ecológico y social, se toma de la biología para hablar del “intercambio de materiales, energía e información entre sistemas humanos y sistemas naturales de los que depende éstos”.

Jorge Riechmann. FOTO: Jorge Ovelleiro
Jorge Riechmann. FOTO: Jorge Ovelleiro

Refiriéndose de nuevo a Marx, señala que “en su momento hizo un análisis pionero, que luego ha sido refinado por mucha gente, entorno a lo que el llamaba la “fractura metabólica” que ya se podía advertir analizando el rumbo que estaba siguiendo la agricultura en el siglo XIX”, citando expresamente al químico alemán Liebig, que advirtió del problema que suponía “la ruptura de los ciclos de nutrientes a que estaba llevando la agricultura incipientemente capitalista moderna”, remarcando que “esa fractura metabólica se ha manifestado en muchos ámbitos más”.

Pensando en dichos términos, “esa vía de urbanización siempre creciente no es lo que va a suceder, a pesar de que nuestras sociedades lo den por sentado; no va a pasar mucho tiempo en que tengamos que plantearnos, no solo como lo hacen ya pequeños colectivos o personas que deciden volver al campo, como sociedad vamos a tener que estar volviendo de manera bastante masiva de las ciudades al campo por razones de supervivencia, antes de lo que nos imaginamos”.

Esta realidad a la que, según Riechmann, nos veremos abocados, conllevará una serie de cambios: “No vamos a poder seguir practicando una agricultura y ganadería que, como la actual, usa cantidades enormes de combustibles fósiles para poder poner un contenido energético relativamente modesto sobre la mesa”, asegura acerca de lo insostenible de la situación actual, comer, como estamos haciendo ahora, petroleo transformado no tiene futuro”. “Estamos ya en una senda de descenso de los combustibles fósiles, eso quiere decir que vamos a tener que desarrollar formas de agricultura basadas en la agroecológia, y eso va a querer decir otra clase de ocupación del campo y del territorio”.

Carmen Duce junto a Jorge Riechmann al inicio del debate. FOTO: Jorge Ovelleiro
Carmen Duce junto a Jorge Riechmann al inicio del debate. FOTO: Jorge Ovelleiro
“La batalla de las ideas”

El diálogo al que ha sido hoy invitado Jorge Riechmann es el primero de una serie titulada “La batalla de las ideas”. Tanto en ésta como en jornadas posteriores pretenden “arrancar un debate que Izquierda Unida Valladolid considera necesario para recuperar la iniciativa política de la izquierda con postulados consensuados con la sociedad”, aseguran desde la formación local.

La chala ha estado presentada y moderada por Carmen Duce, militante de Izquierda Unida, y a ella ha asistido un nutrido público que no ha dejado una silla libre. Estos debates que hoy inician pretenden ser abiertos, por lo que invitan a participar a colectivos sociales, militantes o simpatizantes, con el fin de “reflexionar sobre qué valores debe representar la izquierda en la encrucijada de la actual situación económica, social y ambiental que, para muchas personas, es una crisis de civilización”.

No hay comentarios