Jose Luis Díez de la Asociación de Vecinos de LaVictoria, Juan Carlos Ochando de la Urbanización Fuensol, Javier Gutiérrez de Ecologistas en Acción y Jesús Alonso de la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal. FOTO: Jorge Ovelleiro
Jose Luis Díez de la Asociación de Vecinos de LaVictoria, Juan Carlos Ochando de la Urbanización Fuensol, Javier Gutiérrez de Ecologistas en Acción y Jesús Alonso de la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal. FOTO: Jorge Ovelleiro

Tal y como adelantó últimoCero el pasado febrero, seis asociaciones de vecinos de Valladolid y la organización Ecologistas en Acción solicitaron formalmente que se investigue el origen del ‘polvo negro’ que soportan desde hace meses en el norte de Valladolid. En la rueda de prensa ofrecida esta misma mañana, se reafirman en su reivindicación asegurando que persiste, asumiendo que su presencia ha menguado dadas las condiciones climáticas de este año frente al pasado, refiriéndose a testimonios de vecinos del Camino del Cabildo este mismo fin de semana.

Javier Gutiérrez, de Ecologistas en Acción, ha hecho un repaso a los hechos que se vienen sucediendo desde hace un año y medio, con la precipitación de una serie de partículas sedimentables, conocidas coloquialmente como ‘polvo negro’, que, dependiendo de las condiciones climáticas, son arrastradas a unas zonas u otras del norte de la ciudad: “La situación es simplemente intolerables y las administraciones públicas tienen la obligación de cuidar la calidad del aire y vigilar el bienestar de sus vecinos y vecinas deben actuar inmediatamente”, sentenció Gutiérrez.

En estos últimos meses se han reunido con diferentes administraciones, como la Junta de Castilla y León o el Ayuntamiento de Valladolid, para determinar el origen de este ‘polvo negro’ y analizar científicamente su impacto sobre las personas, que en su opinión “sí que dañan” a la salud. Ya el Ayuntamiento tomó una muestra en el Camino del Cabildo, obteniendo un resultado “bastante significativo”, detectándose partículas muy finas, de entre 1 y 15 micras, “las que más daño hacen en los procesos respiratorios”, de óxido de hierro, silicato y sulfuro de hierro, silicato de circonio, óxido de titanio, sulfato de bario, fibras de carbono y sulfuros de hierros, asegurando que “pueden provenir de abrasivos o de cargas de frenos”, según indicaba el informe municipal. Dado este diagnóstico, apuntan a Lingotes Especiales y su filial Frenos y Conjuntos como presumible foco del ‘polvo negro’.

Javier Gutierrez, de Ecologistas en Acción. FOTOS: Jorge Ovelleiro
Javier Gutierrez, de Ecologistas en Acción. FOTOS: Jorge Ovelleiro

Tras las reuniones mantenidas con el Ayuntamiento de Valladolid, lograron, entro otros, el compromiso de conseguir una estación móvil de medición, aunque Gutiérrez ha anunciado que, según sus informaciones, no dispondrán de ella hasta octubre, por lo que “corremos el riesgo de que la época más complicada del año se nos vaya de las manos”.

Según relató Jesús Alonso, de la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal, las partículas detectadas, basándose en informes científicos, pueden causar perjuicios a las personas como la silicosis asociada al polvo de sílice, cáncer de piel, bronquios o pulmón, entre otros, además de daños a varios órganos, fetos en mujeres embarazadas o problemas de fertilidad. Estos datos se basan en los análisis realizados por dichas organizaciones vecinales trasladándolos a un laboratorio profesional.

Lamentan que las partículas sedimentables no tienen legislación en el Estado español, no así en otros de la Unión Europea como Alemania, por lo que están buscando referencias en éstas para analizar su perjuicio a la salud humana. “A día de hoy algunos indicios nos siguen dando preocupación”, asegura Gutiérrez, como el persistente olor el Fuente Berrocal o en Fuensol, asegurando que en una inspección realizada a Lingotes Especiales había una ruptura en el filtro de mangas que sirve para atenuar las emisiones de partículas hacia el exterior, que ya ha sido solventado.

Exigen a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Valladolid “que sigan y completen sus actuaciones para que podamos resolver de forma definitiva este problema”, mostrando varios testimonios gráficos de la carretera de Fuensaldaña que ya publicó últimoCero. “Eso lo tienes en todas partes”, asegura Juan Carlos Ochando, representante de la Urbanización Fuentesol, mostrando imágenes de poyatas, piscinas u otros elementos de sus casas. Estas muestras que se observan en los vídeos se detectan en viviendas horizontales, pero que “el viento y la naturaleza se encarga de repartirlo por toda la ciudad”, según explica Jesús Alonso, de la Asociación de Vecinos Fuente Berrocal, siendo imperceptible a la vista en edificios altos, aunque las PM 2,5 y PM 10 si estén presentes.

Intervención de Juan Carlos Ochando, vecino de la Urbanización Fuentesol. FOTO: Jorge Ovelleiro
Intervención de Juan Carlos Ochando, vecino de la Urbanización Fuentesol. FOTO: Jorge Ovelleiro

“La Junta abre y cierra expedientes como demasiado facilidad”, asegura Gutierrez respecto a los que ya están abiertos o han sido liquidados, remarcando que “en los último informes, lo que hace esta empresa [refiriéndose a Lingotes Especiales] es quitar sistemáticamente los valores de los días problemáticos”, extremo al que la Junta aun no ha dado respuesta pese a haber sido requerida por Ecologistas. Más allá de expedientes, se refiere a las molestias que denuncian actualmente vecinos de Puente Jardín o el Camino del Cabildo, con la presencia de ‘polvo negro’ en sus pisos o en la ropa tendida, afectando así a su calidad de vida.

“Mida fuera, mida con persistencia y mida con calidad”, reclama Gutiérrez más allá de expedientes que aseguran que en el interior de la fábrica todo es correcto. Una vez que todos estos análisis se realicen de forma exhaustiva y constante, no descartan pedir el cierre o traslado de las instalaciones de Lingotes Especiales “si exceden los límites tolerables”, aunque “habría que esperar a que esto ocurra”, puntualizó en representante de Ecologistas en Acción.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios