Manifestación de Orgullo LGTB+ en Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Manifestación de Orgullo LGTB+ en Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

Con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTB+, centenares de personas han salido a la calle para reivindicar los derechos y la visibilización de un colectivo que ya no se esconde en el armario, o cada vez menos, pero que aun hoy sigue recibiendo rechazo, agresiones y discriminación en diversos entornos. Un Orgullo que ha querido centrarse en la reivindicación y la lucha, más allá de la fiesta, con una manifestación convocada de forma unitaria por Fundación Triángulo, Valladolid Diversa y ATC Rainbow.

Han partido de Fuente Dorada pasadas las ocho de la tarde, con una plaza que dejaba de poder albergar a los centenares de personas que ya se concentraban en ella. Diversa y reivindicativa, la manifestación ha contado con el apoyo, aparte de las tres organizaciones convocantes, de colectivos feministas y partidos políticos, además de otras a título individual, sobre todo jóvenes, que han querido salir a la calle para apoyar la lucha de las personas de géneros y sexualidades diversas. En la manifestación había muchas caras conocidas de la política, desde cargos municipales de Valladolid Toma la Palabra o el PSOE, a los representantes de Sí se Puede o Ciudadanos en el Ayuntamiento, el nuevo dirigente local de Podemos o sus procuradores en las Cortes de Castilla y León, así como diversos cargos autonómicos y provinciales de Izquierda Unida, entre otros.

La marcha la abría una pancarta unitaria, con las siglas de la Fundación Triángulo, Valladolid Diversa y ATC Rainbow como firmantes, bajo el eslogan “Conquistando la igualdad, transformando la sociedad”. Tras ésta, la percusión de Batucados ha marcado el ritmo de la manifestación, seguida por las pancartas del resto de organizaciones, así como otros colectivos como la Coordinadora de Mujeres de Valladolid o Liza Asamblea de Mujeres Combativas, que había anunciado su participación como “bloque crítico”.

En un ambiente tan distendido y como reivindicativo, recogiendo muestras de apoyo de los transeúntes respondidas al grito de “no nos mires únete”, incluso policías municipales con pegatinas arcoiris sobre su uniforme, el Partido Popular ha sido el gran ausente de la marcha. Aunque presente en las reivindicaciones, como en la pancarta de la Fundación Triángulo que reclamaba una “Ley de igualdad social de la diversidad sexual y de género para Castilla y León”, o la de IU que apuntaba en el mismos sentido, tras el anuncio de los populares de frenar la tramitación de esta norma autonómica en las Cortes, dejando a la Comunidad a la cola del Estado en esta materia.

“Nuestro orgullo es una fiesta por la convivencia y no una simple vitrina de consumo”, expresó Yolanda Rodríguez en el comunicado de la Fundación Triángulo al término de la manifestación en Portugalete, “por eso nuestro orgullo es hoy, más que nunca, un orgullo feminista, que lucha contra la pobreza y defiende los derechos de las personas migrantes, que también se intentan proteger de sociedades donde la diversidad es delito y riesgo de muerte. Nuestro colectivo debe mirarse en el espejo de las personas y grupos más vulnerados, sometidos y denigrados en razón de su diversidad. La lucha por nuestra libertad colectiva pasa por la liberación de cada persona, esa liberación es nuestra fiesta”.

Lunara Santamaría, como representante de ATC Rainbow, ha intervenido a continuación, con espontaneidad y sin papeles ni discursos preparados, pidiendo un “aplauso desde mi corazón a toda la juventud que hay aquí”, celebrando que “ya es hora de que se vea lo que se tiene que ver”. Ha dado también las gracias, en nombre del colectivo trans, al resto de asistentes independientemente de su género u orientación sexual por participar en esta manifestación y apoyar sus reivindicaciones.

En esta tierra crecí, empecé a recibir los primeros insultos por tener pluma” o “me han pegado por ser maricón”, ha reconocido Álvaro Escudero, portavoz de Valladolid Diversa, que hace pocas semanas vio como el Juzgado de Instrucción nº 3 de Valladolid no consideraba delito de odio la agresión que sufrió junto a otro joven en el Campo Grande al grito de “maricones”, “sidosos” o “pederastas” mientras les pateaban. Advirtiendo que situaciones como esta se siguen repitiendo por todo el Estado, ha celebrado que en la plaza hubiera tantas personas “demostrando que somos diversas, que somos libres y que la lucha es el único camino”.

Antes de que la marcha alcanzara Portugalete, las decenas de manifestantes que seguían la pancarta de Liza se han quedado en la Plaza de la Universidad, mientras la manifestación continuaba, para dar lectura a su comunicado al margen del resto de organizaciones: “Lo que tenemos claro es que seguiremos saliendo a la calle, hasta que cese la patologización de las identidades trans, el acoso que sufren los menores LGTB+ en la escuela y en sus familias, la discriminación a la que se enfrentan en los puestros de trabajo, el aislamiento que provoca la amenza de visibilizarse como persona LGTB+ y la precariedad a la que nos condena la dificultad para acceder al empleo siendo marica, bollera, trans, bisexual o intersexual”, han expresado en su comunicado.

Homenaje a las personas asesinadas por su diversidad sexual y de género

Antes de que comenzara la manifestación, a las siete de la tarde, Valladolid Diversa ha realizado un acto en “homenaje a las personas de géneros y sexualidades diversas asesinadas por la homofobia, bifobia y transfobia en todo el mundo” en el olivo de Fuente Dorada, recordando que “en casi 80 países ser de géneros y sexualidades diversas es un delito y en 11 de ellos se nos aplica la pena de muerte”.

Con un texto inspirado en la mitología griega, con Poseidón clavando su tridente en el suelo de donde, tras señalar dicho punto Atenea, brotó el primer olivo que rebrotó tras el incendio y saqueo de Gerges: “Por eso el olivo para nosotras simboliza que por más que a las personas de géneros y sexualidades diversas nos discriminen, nos persigan, nos ataquen, nos encarcelen, torturen o nos maten, gracias a la lucha activista siempre renaceremos, como el olivo de Atenea, y seguiremos adelante”.

Tras la lectura del texto preparado para la ocasión, sobre el parterre del árbol que lucía un llamativo centro de flores multicolor, han ido depositando pétalos de rosas multicolores, asegurando que “esperemos que hayamos hecho memoria de nuestras compañeras asesinadas”, recalcando una vez más que “la lucha es el único camino”.


Mucho orgullo, pero nada que celebrar y mucho por lo que luchar

No hay comentarios