Pintadas en la fachada de La Molinera. FOTO: Gaspar Francés
Pintadas en la fachada de La Molinera. FOTO: Gaspar Francés

Pintadas de “comunistas fascistas”, “odio a los partidos” o “centro antisocial okupado” han aparecido durante la noche del sábado al domingo 8 de julio en la fachada del antiguo hotel Marqués de la Ensenada, además de símbolos okupas mostrando su rechazo al modelo de La Molinera. Una semana después de su ocupación para ser convertido en un centro social gestionado por una asamblea, tras dos semanas limpiando el interior del espacio, así se ha amanecido el exterior del edificio: “También nos toca repintar la fachada”, lamentan.

Según fuentes de La Molinera, “todos sabemos quien son” el “pequeño grupo” artífice de las pintadas, a los que no dan relevancia salvo las indudables molestias que les ocasionan en pleno proceso de limpieza y puesta en marcha del centro. Saben que su ocupación agita sensibilidades y no todo el mundo va a estar en su misma línea, pero si se sorprenden de que hayan sido grupos de izquierda y no fascistas quienes atacaran primero el espacio.

“Todos los días ponemos unos folios con las pautas de convivencia, entre otras no molestar ni ensuciar el vecindario”, publicaban esta mañana en el twitter de La Molinera, “todos los días los arrancan y los tiran al suelo”, asegurando que hoy además de recoger los papeles “también nos toca repintar la fachada”. Las pintadas aparecieron durante la noche, al término de la primera jornada de puertas abiertas en las que el vecindario y quien estuviera interesado pudo acceder al espacio e incluso aportar sus propuestas en las mesas de la entrada.

Otra de las pintadas aparecidas en la puerta del edificio ocupado. FOTO: Gaspar Francés
Otra de las pintadas aparecidas en la puerta del edificio ocupado. FOTO: Gaspar Francés

Durante la mañana del lunes tiene prevista su primera reunión con diversas concejalías del Ayuntamiento de Valladolid, para tratar diversos temas como la necesidad de contenedores para sacar los cientos de bolsas de basura y desechos que por ahora acumulan en una de sus estancias, o la “presión” constante de la Policía Municipal identificando a quienes están trabajando en el espacio.

Desde el primer momento han dejado claro el propósito de su ocupación, contra lo que incluso algunos medios nacionales definieron como “residencia”: “No se trata de usurpar la propiedad de otro para interponer los intereses o necesidades individuales de cada uno –tales como residir en una vivienda-”, respondían desde La Molinera en redes sociales, “se trata de construir entre todas un espacio de encuentro entre diferentes vecinos y sensibilidades, de puesta en común, de encuentro y de materialización de iniciativas”.

Además de las llamativas críticas con las que hoy ha amanecido la antigua fábrica de harinas, en redes sociales grupos como VOX Valladolid ante lo que consideran un “asalto a la propiedad privada”, asegurando incluso que “ya estamos a la altura de la Barcelona de Ada Colau”. Ya el Partido Popular preguntó en el pasado Pleno ante unos hechos que consideran “vulneran claramente el cumplimiento de la ley y el respeto a la propiedad privada”, llegando incluso a pedir que si se necesitan espacios para la autogestión sea el Ayuntamiento quien los busque.


Noticias relacionadas

Del lujo al común, visita guiada por el nuevo centro social La Molinera

Activistas ocupan el abandonado hotel de lujo Marqués de la Ensenada

La empresa que gestionaba el hotel de lujo Marqués de la Ensenada entra en concurso de acreedores

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios