Elgio, DJ Nature, Álex y Elane. FOTO: Gaspar Francés
Elgio, DJ Nature, Álex y Elane en Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

Desde la Plataforma Ciudadana por las Libertades y CGT Valladolid han realizado en el día de hoy, en la Casa de las Palabras, una jornada de apoyo a las personas detenidas o condenadas por el contenido de sus letras. Una de ellas es Elgio, rapero catalán que junto al resto del colectivo musical La Insurgencia han sido condenados por enaltecimiento del terrorismo: “La libertad de expresión tiene un carácter de clase”, aseguró durante su intervención.

Durante la última época, después del anuncio del cese de actividad y posterior disolución de ETA, los procesos judiciales por supuesta apología del terrorismo se han disparado. Casos como el de Valtònyc, refugiado en Bélgica donde sus jueces han rechazado las peticiones de extradición de la justicia española, o el de Pablo Hasel, entre otros que cargan también contra opiniones en redes sociales, son solo algunos de los ejemplos más conocidos. “Soy un simple cabeza de turco”, declaró Elgio en su intervención, asegurando que con estas acciones se pretende “atemorizar a la población” para que el resto de la población “no salga a luchar”. Para el rapero la respuesta “no puede ser otra que no callarnos y no ceder a su chantaje”.

Todo comenzó con una operación de la Policía Nacional ordenada por la Audiencia Nacional en la que se detuvo a varias personas de La Insurgencia. Como a Elgio, que cuando salía de la universidad donde estudiaba Ingeniería Mecánica dos policías de paisano le esperaban con orden de quitarle todo tipo de aparatos electrónicos por pertenecer a un “grupo terrorista tan peligroso que era el colectivo musical”. Ahí empezó un proceso por el que, junto al resto del grupo, fueron acusados de enaltecimiento del terrorismo, incitación al odio contra las instituciones de Estado y asociación ilícita: “Todo esto simplemente por hacer canciones”, recordaba aun incrédulo.

Recuerda que cuando fueron llevados a declarar a la Audiencia Nacional se negaron a declarar aludiendo a la desinformación sobre el proceso en el que estaban inmersos: “Teníamos muy poca información, no sabíamos bien qué estaba pasando”. Repasa también como la jueza Lamela, encargada de su caso, eliminó dos de las acusaciones reduciéndolas a la de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, por lo que finalmente fueron condenados a dos años y un día de prisión, aunque hace el pasado día 19 fue revisada por “uno de los jueces al que pillaron borracho con una moto” reduciéndola a seis meses y un día, por lo que no tendrá que entrar en la cárcel. “Si han rebajado la condena es por la lucha que estamos llevando a cabo”, quiso reconocer Elgio aludiendo a la importancia del grupo de apoyo y otros colectivos como No Callarem.

Sin embargo anuncia que no se quedarán ahí y seguirán peleando por la absolución ya que en ningún caso aceptaron ningún pacto con la fiscalía que significaría aceptar el delito. Para Elgio “la libertad de expresión tiene un carácter de clase”, argumentando que ésta se aplica de forma distinta para él que pide “ejecutar un nazi” en una de sus canciones que para otra que tiene letras machistas o racistas. Quiso recalcar para finalizar su intervención una “reivindicación muy importante”, ya que piden la “amnistiá total” para todas las personas “represaliadas por luchar contra este Estado fascista y tiránico, para el ayer y para el mañana” reivindicando que ninguna persona “vuelva a entrar a la cárcel por expresarse, por luchar”.

Alex, del grupo de apoyo a Elgio que lleva más de un año trabajando, recordó como entró en él tras la condena a Valtònyc haciendo adquirido “conciencia de que la represión nos ataca individualmente y no es casual que así sea”, apostando por afrontarla de forma colectiva para “romper con las lógicas del individualismo”. Resalta la unión que esta perspectiva de trabajo y acción ha generado entre sus componentes “como colectivo y como sociedad”.

Este grupo de apoyo, según explicó Alex, está compuesto por personas militantes en diversas luchas laborales, sociales o feministas “porque lo vinculamos como un todo”, recordando otros casos de ataques a las libertades como los de Cassandra Vera, Alfon o Boro. Según explicó, su objetivo final es “cambiar las cosas, hacer una ruptura real que permita no luchar a la defensiva sino girar las circunstancias”, reclamando una mayor y mejor organización para lograrlo.

Tras la charla y detrás de una pancarta con el lema “¿Preso por cantar? Libertad de Expresión” marcharon en manifestación dese la Casa de las Palabras hasta la plaza de la Rinconada. Aunque la asistencia fue escasa, durante el coloquio uno de los asistentes lamentó que sobre todo desde la música vallisoletana no hubiera implicación con esta causa, consignas como “libertad detenidas por cantar” resonaron durante el recorrido hasta que concluyó con la lectura del manifiesto.

La jornada terminó con un picoteo y las actuaciones de el propio Elgio, Elane y DJ Nature, que le acompañaron desde Barcelona, donde interpretó alguna de las canciones que le llevaron a la Audiencia Nacional, además de una en la que el rapero de La Insurgencia, lejos de amedrentarse, asegura que “si una canción os parece violenta no queráis ver una población despierta”.


Noticias relacionadas

César Strawberry: “En Europa existe una estrategia deliberada de retroceso de libertades”

Boro: “No están juzgando lo que tú has escrito, están juzgando tu ideología”

Un vecino de Valladolid se autoinculpa en comisaría por enaltecimiento del terrorismo en solidaridad con Cassandra

De rapear a tuitear, todo es terrorismo

No hay comentarios