Nevera Solidaria de la asociación Por un Futuro CyL. FOTO: Gaspar Francés
Nevera Solidaria de la asociación Por un Futuro CyL. FOTO: Gaspar Francés

La primera nevera solidaria de Valladolid ya está en marcha gracias a la entidad social Por un Futuro CyL, encargada de gestionarla en su local de la calle Veinte Metros. Tanto este refrigerador como el resto que ya funcionan en otras ciudades, un total de veintitrés, son una realidad gracias al impulso de Asociación de Voluntarios de Galdakao, que desde 2015 desarrolla este proyecto para dar una salida comunitaria a los alimentos a punto de caducar o sobrantes evitando así el despilfarro de comida.

Álvaro Saiz, impulsor del proyecto Nevera Solidaria nominado a los I Premios GoODS de Naciones Unidas el pasado año, explica su funcionamiento: “No es lo que muchos se imaginan, la nevera al lado de un contenedor en la calle y que la usan como si fuera una papelera, no es así, siempre hay una entidad o un grupo de trabajo detrás de ella”, ya que muchas están a pie de calle, otras dentro de locales o incluso mercados.

Álvaro Saiz, responsable del proyecto Nevera Solidaria. FOTO: Gaspar Francés
Álvaro Saiz, responsable del proyecto Nevera Solidaria. FOTO: Gaspar Francés

Desde su asociación se encargan de asesorar a las entidades que quieren hacerse cargo de una nevera solidaria, analizando su propuesta y guiándoles en el proceso, como han hecho la asociación Por un Futuro CyL que se puso en contacto con la Asociación de Voluntarios de Galdakao. “La asociación que la pone siempre tiene las mismas dudas”, explica Saiz, como el recurrente miedo al vandalismo, aunque finalmente su funcionamiento termina siendo siempre satisfactorio según su ya dilatada experiencia.

“La gente se va dando cuenta que funciona, empiezan a traer, hay sitios que nos dicen que tienen que poner dos neveras”, asegura el responsable del proyecto reconociendo con satisfacción que se han instalado incluso en mercados locales, como ocurre en uno de Sevilla: “La tenemos dentro del mercado y son ellos los que cierran la jornada y lo dejan todo ahí, están encantados”. Según su experiencia, en el caso de los supermercados hace unos años estaban en contra de que se visualizara la cantidad de comida que se despilfarraba, aunque en la última época “se han dado cuenta de que es más positivo para ellos porque refuerza la imagen de que quieren hacer bien las cosas”.

Para poner en común las experiencias que se están desarrollando, hacen un encuentro anual, además de encuestas para seguir el proyecto, en el que durante un fin de semana debaten y comparten cómo van desarrollándose sus iniciativas: “En una red, se trata de eso, de escuchar al resto y que todos tengan su opinión”.

Trabajan conjuntamente con las cocinas de empresas de catering o de comedores, haciendo que anoten las raciones que preparan, las que sirven y las que sobran, extrapolando los datos para estimar la cantidad que va a la basura, que cifra entre un 7 y un 11 por ciento en cocinas centrales. Poniendo un ejemplo de un comedor hospitalario que prepare entorno a 4.000 menús diarios, se desperdician en torno a 12.000 al mes. Nosotros analizamos muchos métodos que tienen para la cocina y no se puede hacer mejor, es imposible”, aludiendo a circunstancias imprevisibles como las altas o bajas en centros médicos.

Cuando ven los datos de sus análisis, las empresas o entidades suelen responder de la misma forma, ven que hay que hacer algo aunque no saben el qué, por lo que muchas veces ejercen de puente para que las alternativas que funcionaran en una cocina puedan ayudar a otra, como un hospital catalán que empezó a utilizar bandejas compostables después de la experiencia positiva en otro del Euskadi: “Empiezan a hablar entre ellos y ahora se está creando esa preocupación y las ganas de hacer cosas”.

Local de Por un Futuro CyL de la calle Veinte Metros donde se ubica la Nevera Solidaria. FOTO: Gaspar Francés
Local de Por un Futuro CyL de la calle Veinte Metros donde se ubica la Nevera Solidaria. FOTO: Gaspar Francés

Cómo usar la Nevera Solidaria de Valladolid

Según las instrucciones de esta nueva nevera, situada en el local de Por un Futuro CyL en la calle Veinte Metros 22, los alimentos depositados deben cumplir una serie de requisitos: Estar enteros y ser consumibles; no pueden haber caducado; no debe dejarse carne picada cruda ni productos con huevo crudo; los productos elaborados han de estar cocinados en el mismo día y haber mantenido la cadena de frío durante el transporte; los productos elaborados se recomienda etiquetarlos de manera sencilla indicando fecha de elaboración e ingredientes.

Eso para las personas depositantes, en lo referente a las receptoras piden expresamente que se coja solo lo que se necesita, respetando los productos y el orden de la nevera, atendiendo a los ingredientes para evitar problemas con alergias o intolerancias, además de recomendar consumir en el día los productos ya cocinados. ¿Quién puede utilizarla? Cualquiera quiera contribuir, depositando alimentos y/o consumiéndolos, a reducir el despilfarro de comida.


Noticias relacionadas

La primera nevera solidaria se estrena el lunes en la calle Veinte Metros de Valladolid

No hay comentarios