Si ya el pasado año la manifestación convocada por las plataformas en defensa de la Sanidad Pública de la Castilla y León fue tildada de histórica, este mediodía han vuelto a colapsar el centro de Valladolid exigiendo la dimisión del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en defensa de un sistema sanitario público, de calidad y universal. Más de 50.000 personas, venidas en más de 100 autobuses de todos los rincones de la Comunidad, han dejado patente que mantendrán su lucha por su derecho a una atención sanitaria digna.

Cuando la cabecera de la manifestación ya enfilaba López Gómez, después de haber recorrido Filipinos, Arco de Ladrillo, Paseo del Hospital Militar, Zorrilla, Miguel Íscar y Plaza de España, la cola de la manifestación aun abandonaba la Plaza de Colón, de donde partió la gran comitiva al mediodía. Según datos de la organización, más de 50.000 personas han colapsado el centro de Valladolid, habiéndose fletado más de 100 autobuses desde todos los rincones de la Castilla y León, tanto urbanos como rurales.

“Nada para la privada” o “menos gestores y más trabajadores” han asido algunas de las consignas que se han escuchado en la multitudinaria manifestación de Valladolid, aunque el cántico más oído ha sido el de “Consejero dimisión”. El derecho a la sanidad en el mundo rural, con un grave problema de despoblación en Castilla y León , aunque ciertas corrientes sugieren hablar de sobrepoblación urbana, ha sido una de las puntas de lanza de esta movilización: “Sin consultorio, al tanatorio”, sentenciaba uno de los manifestantes megáfono en mano.