Una representación de las mujeres absueltas por la movilización feminista del “santísimo coño insumiso de Sevilla”, han inaugurado durante la tarde del lunes las jornadas sobre la criminalización de la protesta y sus consecuencias de Entrepueblos. Fueron denunciadas por la Asociación de Abogados Cristianos, con sede en Valladolid, que ha recurrido la sentencia por lo que están de nuevo pendientes del juicio que se celebrará el próximo 3 de octubre. Tras la charla, se han manifestado desde Filosofía y Letras hasta la Plaza de Santa Cruz en apoyo a estas activistas.

“Frente al miedo seguiremos en las calles, con nuestras palabras, nuestra solidaridad y nuestra rebeldía” comenzó en su discurso al término de la manifestación Antonia Ávalos, que junto a otras dos jóvenes sevillanas y otra militante de Entrepueblos que se autoinculpó solidariamente fueron absueltas en el primer juicio: “El objetivo de la estrategia represiva contra todo lo que se mueva, contra todo lo que hable, contra todo lo que denuncie, prohibido moverse en defensa de nuestro bienes comunales, de nuestros derechos sociales y económicos y en defensa de la propia vida”.

Pancarta durante la movilización de Entrepueblos. FOTO: Gaspar Francés
Pancarta durante la movilización de Entrepueblos. FOTO: Gaspar Francés

Tal y como recordaron en su charla, el 1 de mayo de 2014 convocaron en Sevilla una manifestación para reivindicar sus derechos laborales, sexuales y reproductivos, donde se presentó la Policía Nacional preguntando por “las mujeres del aquelarre femenino”, realizando una performance con una vagina gigante. Tras el proceso iniciado por la denuncia de Abogados Cristianos, fueron absueltas al considerar la jueza que la acción "forma parte de la libertad de expresión", aunque calificándola de "mal gusto". No obstante, la asociación ultracatólica con sede en Valladolid recurrió por seguir considerando que su objetivo era “ridiculizar los dogmas de la fe católica", ampliando incluso sus argumentos sobre presuntas ofensas o cuestionamientos de sus creencias, por lo que volverán a ser juzgadas el próximo 3 de octubre.

“Ante esta situación es fundamental la respuesta colectiva y el cuidarnos usa de otras, toda vez que la estrategia represiva se sostiene en el aislamiento, en el miedo de quienes la sufren” por lo que “no aceptamos que nos criminalicen ni por pobres, ni por disidentes, ni por putas, ni por migradas, ni por feministas”. Clamando también contra los recortes de derechos y libertades, entre ellas la de expresión, y la normalización de estos retrocesos, concluyeron que “resulta imprescindibles que las mujeres, los hombres, movimientos sociales, así como el conjunto de la población se impliquen y luchen por un mismo objetivo: No callar, perder el miedo a hablar cuando ellos pretenden vaciar nuestras libertades”. Contra esta criminalización, se han despedido al grito de: “¡Que viva el coño insumiso!”.

Las jornadas sobre criminalización de la protesta y sus consecuencias organizadas por Entrepueblos continuarán el 1 de abril sobre “Ley mordaza y criminalización de la protesta” con Ana Victoria Pérez de Amnistía Internacional, el 8 con “Cooperacine: Defensoras del territorio en América Latina” con Elena Fraile de Entrepueblos y el 29 con “Claves comunicativas para el activismo” con Patricia Luceño.


Noticias relacionadas

La juez estima la demanda de Abogados Cristianos contra una feminista por atentar contra su honor, pero fija solo 1 € de indemnización

La Fiscalía se opone a la demanda de la Asociación de Abogados Cristianos contra la feminista Blanca Cañedo

Campaña de Abogados Cristianos para que Puente vote en contra de “la libertad de conciencia y el carácter laico del Ayuntamiento”

No hay comentarios