Manuel Prieto, dedo en alto, en una asamblea de la Asociación Vecinal Rondilla. Foto: Gaspar Francés
Manuel Prieto, dedo en alto, en una asamblea de la Asociación Vecinal Rondilla. Foto: Gaspar Francés

El que fuera presidente entre 2011 y 2016 de la Asociación Vecinal Rondilla, Manuel Prieto, ha pedido la pasada semana su baja como socio: “Ha llegado el punto del hartazgo”, asegura a últimoCero, entendiendo que el colectivo, que este año celebra su 50 aniversario, “ha abandonado la reivindicación” para convertirse en “simplemente una asociación que se dedique a hacer actividades y entretenimiento”. Por ésta y otras razones, alega no encontrarse representado por una asociación que “ha perdido su autonomía e independencia, captadora de subvenciones para mantener a un grupo de personas que han hecho de ello su medio de vida”, según plantea en la comunicación remitida a la asociación para solicitar su baja.

“La reivindicación va en contra de la subvención”, denuncia a este medio el histórico socio de la asociación vecinal, afeando a las posteriores directivas que en esta última época el barrio haya visto cómo se demolía el San Juan de la Cruz y ahora se desmantela el antiguo instituto Santa Teresa de Jesús, entre otros asuntos, y “nadie ha dicho nada”: “En estos cuatro años hemos conseguido poco más que cuatro papeleras”, subrayando la afinidad de la asociación con Izquierda Unida, en el equipo de Gobierno como parte de Toma la Palabra. Para el expresidente, la acción de la asociación vecinal “siempre fue la reivindicativa” más allá de los colores políticos, ejerciendo el control sobre asuntos como los presupuestos o el urbanismo.

La gota que ha colmado el vaso de Prieto ha sido que la asociación pretenda reformar su reglamento a “una forma contraria a estos 50 años”, entendiendo que ésta siempre estuvo “abierta a todo el mundo” y las minorías tenía representación “igual que el resto”. Se opone a la nueva fórmula de toma de decisión por mayoría, defendiendo que antes se adoptaran por consenso “que es la forma de debate abierto”, al igual que en la elección de las juntas, ya que “nunca jamás se ha puesto reparo para que nadie pudiera entrar”: “Es el mismo mecanismo que utilizaron para echarnos”, concluye el expresidente entendiendo que con este cambio se pretende “evitar la critica”.

Tanto esta petición de baja como la modificación del reglamento interno llegan después de la resolución judicial que condenó al colectivo vecinal por vulnerar la Ley de Asociaciones y lo recogido en sus estatutos, dando la razón a Manuel Prieto y otros cuatro socios históricos de la asociación vecinal -Ángel Ceballos, Rocío Matilla, Ángel Cruz Bayón y Rosario Cascajo- y declarando nulo el acuerdo de la asamblea general referido a la designación de los miembros de la junta directiva para el año 2017.


Noticias relacionadas

Los socios históricos a los que se trató de excluir le ganan el pulso a la Asociación de Rondilla

Rondilla cambia el sistema de elección de la junta directiva seguido durante 47 años para excluir a Ceballos, Bayón y Prieto

Rondilla aplaza la elección de nueva directiva al vetar la actual presidenta Carmen Quintero la presencia del expresidente Manuel Prieto

Cinco socios de la Asociación Vecinal Rondilla impugnan la elección de la nueva junta directiva


Contenido relacionado

No hay comentarios