Cabecera de la manifestación antifascista del 20N en Valladolid. FOTO: últimoCero
Cabecera de la manifestación antifascista del 20N en Valladolid. FOTO: últimoCero

Coincidiendo con el 44 aniversario de la muerte del dictador, el colectivo Valladolid Antifascista ha salido a la calle reuniendo a varios centenares de personas que se han manifestado por las calles del centro. Minutos después de que la manifestación concluyera en Portugalete, decenas de falangistas se amontonaban a la puerta de la iglesia de San Felipe Neri, entonando en plena calle Teresa Gil el 'Cara al sol', haciendo el saludo fascista y finalizando con vivas a Francisco Franco o a José Antonio Primo de Rivera.

Lo que inicialmente estaba convocado como concentración terminó tornándose en manifestación, saliendo de Fuente Dorada no sin que antes la Policía Nacional se dedicara a hacer fotos a la movilización, sus pancartas y protagonistas. A pocos metros, en la calle Cánovas del Castillo, dos hombres salieron desafiantes al balcón con una bandera española en actitud provocadora, incluyendo gestos despectivos hacia la protesta antifascista y gritos de “arriba España”.

“El fascismo avanza si no se le combate”, “vosotros fascistas sois los terroristas”, “símbolos fascistas fuera de la vista”, “que viva la lucha la lucha de la clase obrera” o “vuestro odio no cabe en nuestras calles”. También hubo cánticos en memoria de Carlos Palomino, activista antifascista asesinado por un neonazi en el metro de Madrid en 2007, y Lucrecia Pérez, abatida a tiros por un Guardia Civil en una ‘cacería de inmigrantes’ en esa misma ciudad en el año 92.

Después de recorrer Lopez Gómez hasta la Plaza de la Universidad, la protesta bajó hasta la Antigua para finalizar en Portugalete donde dieron lectura a su comunicado: “La muerte del dictador dio paso a una transición que no fue sino una reforma del régimen donde los altos cargos y las instituciones franquistas se lavaron la cara y amanecieron como demócratas de toda la vida”, denunciaron en su elaborado manifiesto, cargando contra el PSOE por el “tratamiento institucional y mediático vergonzoso, permitiendo las explícitas muestras de reconocimiento y exaltación hacia la figura del dictador y hacia el franquismo” durante la exhumación de Franco.

Apuntaron también a la “herencia del franquismo institucional y sociológico en el régimen del 78”, asegurando que la “irrupción y el auge de una ultraderecha española que ha surgido de las entrañas y el discurso de una derecha tradicional que nunca condenó el franquismo”: “Todo el que protesta y resiste es deshumanizado, convertido en un ‘vándalo’, un ‘delincuente’, un ‘sedicioso’ o en el peor de los casos un ‘terrorista’, susceptible de ser ilegalizado o encarcelado”.

Pancarta al final de la manifestación antifascista. FOTO: últimoCero
Pancarta al final de la manifestación antifascista. FOTO: últimoCero

“Sólo quien haya permanecido ciego y sordo, de espaldas a la realidad, puede no haber identificado los signos evidentes y preocupantes del clima de fascistización en las declaraciones y medidas del gobierno, los partidos, los medios de comunicación y la calle en los últimos meses”, sentenciaron respecto a la “sorpresa y estupor” generada por el auge de Vox. En este sentido, apuntaron ejemplos como el ideario de recentralización y reducción de competencias a las autonomías de PP y Ciudadanos, las vallas con concertinas y las “actuaciones criminales contra personas migrantes” que aseguran defendió el PSOE, o los ataques contra el feminismo o los colectivos LGTBI promovidos o apoyados por Hazte Oír y el PP.

Concluyeron su comunicado alertando de la “actualidad de la amenaza del fascismo institucional, por muy disfrazado de ‘constitucionalismo’ que se presente” y las agresiones del “fascismo callejero” como “expresión de una misma ideología criminal”: “Sólo la solidaridad y la organización popular son determinantes para frenarlos. No perdamos ni un minuto, reforcemos la militancia en centros de trabajo, de estudio, en los barrios, en los centros sociales y fortalezcamos los lazos y el tejido social”, finalizaron antes de desconvocar la manifestación.

A las nueve en punto de la noche, pocos minutos después de que la manifestación antifascista concluyera alertando del auge y el blanqueamiento de la extrema derecha, decenas de falangistas se amontonaban a la puerta de la iglesia de San Felipe Neri, entonando en plena calle Teresa Gil el “Cara al sol”, con el brazo en alto, finalizando con vivas a España, Franco o José Antonio Primo de Rivera, mientras efectivos de la Policía Municipal y Nacional presenciaban el acto.

Esquela publicada por El Norte de Castilla de hoy. Foto: úC
Esquela publicada por El Norte de Castilla de hoy. Foto: úC

En el interior del templo se había celebrado, a las ocho de la tarde, la misa en honor de ambos, muertos un 20 de noviembre, un acto fascista auspiciado por la Iglesia católica que se viene repitiendo cada año, antes incluso en la propia Catedral de Valladolid. Una misa que fue anunciada en el ejemplar de hoy del periódico más viejo de la ciudad junto a la esquela del dictador y el fundador de Falange.

No hay comentarios