Ayuntamiento de Laguna de Duero
Ayuntamiento de Laguna de Duero

El Tribunal de Cuentas de Castilla y León pide al Ayuntamiento de Laguna de Duero que corrija todas las incidencias por “omisiones de información e irregularidades contables” que se han detectado en los resultados del presupuesto 2016. Da de plazo al consistorio hasta el 4 de abril de 2018 para corregir estas incidencias en un ejercicio que, según la Asociación Vecinal La Calle, “siempre se nos aseguró que era un ejercicio correcto y fiable desde las autoridades municipales”.

La Asociación Vecinal La Calle de Laguna de Duero, miembro de la Federación Provincial de Asociaciones de vecinos y Consumidores Antonio Machado, reclama mayor transparencia ante la apertura de incidencias a Laguna de Duero por las anomalías que ha hallado el Tribunal de Cuentas, Ayuntamiento que puso su contabilidad a cero con respecto a ejercicios anteriores al haber cambiado el modelo de contabilidad en 2016.

El Tribunal de Cuentas insta ahora al Ayuntamiento a que resuelva las “omisiones de información e irregularidades contables en la memoria del ejercicio económico que contiene incumplimientos en la información según el modelo legal de contabilidad”. En 2016, según el Tribunal, no se reflejan ni saldos iniciales ni movimientos del ejercicio, añadiendo que tanto las cuentas de ese año como del anterior se aprobaron del plazo legal. Respecto a las incidencias relacionadas con la Sociedad Municipal Prado Boyal, el tribunal detecta “falta de información de la situación concursal”.

El denominado remanente positivo de tesorería según el Consejo de Cuentas de la Comunidad, no coincide con “las desviaciones positivas acumuladas”, una incidencia que ya se detectó en 2015. En cuanto a las liquidaciones, señala que los resultados presupuestarios positivos y negativos del ejercicio no coinciden con lo reflejado por el municipio. Una incidencia que también se descubrió con respecto a 2015.

Las deudas a largo plazo remitidas por Laguna al Tribunal de Cuentas, tampoco coinciden con el saldo final acreedor según el dictamen oficial. Algo similar ocurre con las transferencias y subvenciones recibidas, que en la remisión de las cuentas reflejadas “no coinciden con la liquidación de ingresos ni con el resultado económico patrimonial”, ya que en este apartado el municipio no comunicó ninguna cantidad.

Desde la Asociación Vecinal La Calle reclaman mayor claridad en las cuentas y las alegaciones a los presupuestos: “En el ejercicio del año examinado por el Tribunal de Cuentas, observamos claramente como los ingresos al cerrar la cuenta general siempre superan los gastos en cantidades considerables”, añadiendo que “este mismo hecho se repitió en 2015, teniendo en cuenta obligaciones reconocidas y derechos reconocidos”.

No hay comentarios