Óscar Puente hablando con el concejal popular Jesús Enríquez. FOTO: Gaspar Francés
Óscar Puente hablando con el concejal popular Jesús Enríquez. FOTO: Gaspar Francés

Las mociones de los grupos que sustentan al Gobierno municipal se toparon con la negativa del PP o con ataques de tono electoralista, apoyándose en Ciudadanos en algunos puntos o las mociones de estos dos últimos para cargar contra distintas concejalías. La abrupta sesión condujo a la expulsión por parte del alcalde del portavoz de Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo, por parte del alcalde tras repetidas llamadas al orden e interrupciones.

La primera moción, corporativa para la adhesión de Valladolid a la red de “Ciudades por la Vida, Ciudades contra la pena de muerte”, ha sido la única que se logró presentar y aprobar por unanimidad de los grupos. Sí se aprobaron otras por unanimidad aunque previo debate, como la de Sí Se Puede Valladolid para la realización de informes de evaluación del impacto de género en los presupuestos municipales.

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, expuso su moción para la conciliación de la vida personal familiar y laboral de los agentes de policía municipal, con la presencia de varios agentes entre el público que han acompañándolo el debate con sonoros abucheos y aplausos, a quienes Vicente ha agradecido su presencia. Ha culpado de la escasez de efectivos a la “dejadez del Ayuntamiento” para impulsar este servicio, recordando las protestas de dicho cuerpo el pasado 13 de marzo y 10 de abril. El concejal no adscrito, Jesús Presencio, ha asegurado que “el asunto quedará finalmente resuelto”, agradeciendo la colaboración de las distintas áreas dando respuesta a sus solicitudes de información.

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente. FOTO: Gaspar Francés
La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente. FOTO: Gaspar Francés

Rosalba Fronteriz, de Valladolid Toma la Palabra, aseguró no estar de acuerdo con el diagnóstico de Vicente de que “no se ha hecho nada”, asegurando que en cuanto a número de plazas se ha llegado hasta “lo que hoy en día permite la ley”. El concejal de Movilidad y Seguridad, Luis Vélez, ha recordado que el pasado 6 de octubre de 2017 se reunieron con representantes de todos los sindicatos policiales acordando la creación de un grupo de trabajo, acordándose “un borrador de la nueva estructura del servicio” y la “redacción de una nueva RPT” ya que considera obsoleta la existente desde hace “bastantes años”, “compromiso incumplido del anterior equipo de gobierno”.

Martínez Bermejo, que dijo de la moción que “parece bien intencionada pero es un tanto genérica”, se dirigió al concejal para decirle que “llevan casi 3 años gobernando y no han hecho nada” salvo “crear magnificos conflictos”. Vicente en su segunda intervención volvió a cargar contra el concejal asegurando que “tiene usted el récord de este Ayuntamiento en temas pendientes”, señalando que con esta moción solo pide “voluntad”. Héctor Gallego, de Sí se Puede, expresó que seguirán “vigilantes en esta lucha de los trabajadores”, pidiendo dejar de lado diferencias políticas para no perjudicarlos. Finalmente se aprobó la enmienda de sustitución que presentó el PSOE, quedando así rechazada la de Ciudadanos.

Manuel Saravia durante una de sus intervenciones. FOTO: Gaspar Francés
Manuel Saravia durante una de sus intervenciones. FOTO: Gaspar Francés

Manuel Saravia, concejal de Urbanismo por Valladolid Toma la Palabra, presentó el siguiente punto para impulsar la definición concreta en la legislación estatal al derecho a la vivienda, asegurando que en la legislación “no se concreta qué es la vivienda mínima, la exigible”. Presencio le recordó que “los derechos no se otorgan se conquistan, una frase que me gusta a mi”. “Ustedes ni abarcan ni aprietan porque la moción que presentan es pobre”, apuntilló la portavoz de Ciudadanos.

El socialista Pedro Herrero desveló en su intervención que hubo contacto que “no cuajaron” para lograr que esto fuera una moción institucional aunque no hubo acuerdos. Borja Pérez aseguró en su intervención tener “dudas sobre el contenido de la misma y del trasfondo”, para después afirmar que “tiene narices” que Herrero hable de consensos, aprovechado además para cargar contra Charlo Chávez y Mauel Saravia, citando a Alberto Garzón de IU “si ese partido aun existe” o recordando la “admiración” de Pablo Fernádez, de Podemos Castilla y León, por el concejal de Urbanismo. “Qué gracioso es usted, qué cosas dice”, respondió Saravia estupefacto. Tras un juego de enmiendas entre Ciudadanos y el Partido Popular, la moción fue aprobada.

Concejales de Sí se Puede Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Concejales de Sí se Puede Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

Victoria Soto, concejala de Educación, Infancia e Igualdad, presentó la propuesta suscrita por todos los grupos menos por el Partido Popular por el cumplimiento efectivo del pacto de Estado en materia de violencia de género. Pese al acuerdo y en sus respectivos turnos de palabra, Pilar Vicente cargó contra Sí se Puede por la abstención de Podemos a la propuesta de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, respondida por Reguero asegurando que “el pacto resultaba insuficiente o carecía e un compromiso económico”. “Parece que al PP le importan muy poco las violencias machistas”, aseguró la concejala de Sí se Puede rechazando sus dos enmiendas “para nosotros sin mucho sentido”. María Sánchez lamentó que “no humo manera de que este texto sea institucional”, rechazando también las enmiendas del PP, como la que pedía “instar a todos los representantes que voten a favor de los presupuestos”.

La popular Rosa Isabel Hernández aseguró que sus enmiendas eran “bienintencionadas”, indicando a la concejala de Igualdad que las competencias en violencia de género las tienen los municipios, respondiendo a continuación ésta que “la Junta no da un euro para sensibilización y prevención”. Fue entonces la portavoz de Ciudadanos quien criticó la actitud del PP presentando estas enmiendas para “evitar el consenso”, aunque finalmente la moción y algunas de ellas fueron aprobadas.

Bancada socialista durante una de las intervenciones e Pedro Herrero. FOTO: Gaspar Francés
Bancada socialista durante una de las intervenciones e Pedro Herrero. FOTO: Gaspar Francés

Después de este punto, el desencuentro y la creciente subida del tono protagonizaron el resto del Pleno, partiendo por la moción del grupo municipal Popular para “garantizar la seguridad y la salud de los vecinos del barrio de La Rondilla y de todo Valladolid”, en referencia a la retirada del amianto encontrado en las obras del futuro Espacio Joven durante la reforma del edificio de la calle Olmo, como desveló últimoCero. El portavoz popular recordó como el caso fue conocido a raíz de la denuncia de “históricos dirigentes vecinales”, asegurando que “se estaban desarrollando mal las cosas” y “lo que es mas grave” no contemplaba la retirada del placas de fibrocemento, solicitando una comisión de investigación para aclarar lo ocurrido, aludiendo a las gravísimas consecuencias el amianto para la salud humana.

Vicente apoyó la versión asegurando que el futuro Espacio Joven “va camino de convertirse en la gran chapuza” y que “se está jugando con la salud de trabajadores y vecinos”, cargando también contra la terraza proyectada por posibles problemas de carga, vibraciones y ruido. Charo Chávez, portavoz de Sí se Puede, señaló que “lo que mal comienza mal acaba”, aludiendo a problemas que vienen desde la legislatura anterior, como el procedimiento del concurso “no de ideas sino de curriculums”. Sobre el amianto, recuerda que ya presentaron en 2016 una moción, y que el concejal suspendió las obras al constatarse su presencia: “No vemos en esta actuación dejación alguna de funciones”, sentenció Chávez, añadiendo que la fiscalía archivó la denuncia interpuesta en este sentido por dos vecinos de La Rondilla.

Alberto Bustos mostrando una de las fotografías publicadas por últimoCero durante el Pleno. FOTO: úC
Alberto Bustos mostrando una de las fotografías publicadas por últimoCero durante el Pleno. FOTO: úC

El concejal de Participación, Alberto Bustos, tras aducir la pertinencia de este espacio “en una zona de la ciudad que sin duda lo necesita”, expuso cómo se localizaron las placas de fibrocemento tras las pruebas de carga y comprobación de los forjados que mostraron la necesidad de modificar el plan de obra. Mostrando las fotos publicadas por últimoCero en las que se ve a los operarios retirar las placas con los equipos de protección individuales apropiados o la señalización correspondiente de la zona, aseguró que “la concejalía decide paralizar la obra hasta que todas las deficiencias sean subsanadas” y que “nada se ha ocultado en ningún momento”. Recriminó a Bermejo la presentación de esta moción con esta forma: “Cómo se puede pronunciar con tanta irresponsabilidad, cómo puede jugar así con los vecinos de la Rondilla, con qué derecho”.

Pedro Herrero, en representación del PSOE, recriminó al concejal Bermejo, como ya hizo anteriormente, el estilo de hacer oposición del PP, en este caso además “desde el punto de vista ético” con “esta forma de hacer política que consiste en degradarla”, acusando al Ayuntamiento de “una responsabilidad que no tiene sobre unos hechos que no existen”. El debate siguió creciendo en intensidad, con Charo Chávez llegando a recordar la reciente resolución judicial contra la versión policial en las cargas del 2F cuando Bermejo era subdelegado del Gobierno. Fue entonces cuando el portavoz popular comenzó a mencionar casos como Filesa, Matesa o los EREs de Andalucía, entre otras referencias fuera de contexto, aludiendo al miedo del equipo de Gobierno por perder las elecciones del 2019 y mostrando fotos de los trabajadores de la UTE que realiza la obra extraídas de sus redes sociales con “montoneras de escombros” por todos los lados.

Ángel Ceballos dese la tribuna del público. FOTO: Gaspar Francés
Ángel Ceballos dese la tribuna del público. FOTO: Gaspar Francés

Tomó la palabra entonces el alcalde, afeándole el “exceso" de "esta moción absolutamente desproporcionada”. Uno de los vecinos denunciantes del caso, presente en la tribuna del público, el ex-dirigente vecinal Ángel Ceballos Buendía, tuvo que ser reprendido también por Puente durante la intervención de Bustos: “Señor Ceballos, le ruego que no insulte a los concejales de este pleno”, llegando a citarle a una reunión en el momento que la solicite, asegurándole que “los tiempos en los que usted no podía pasar por el despacho de a alcaldía ya pasaron, estos son otros”. Lo moción quedó finalmente desestimada.

La gresca continuó con la propuesta del Grupo Municipal Popular para la regulación de los descansos en el sector del taxi y la garantía del servicio en condiciones de igualdad. Jesús Enríquez presentó la moción en nombre de los populares, arrancando su intervención haciendo referencia a casos de corrupción del PSOE. Vicente cargó contra Vélez al debatirse otro punto que carga contra su área municipal, asegurando que “la puesta en marcha de al área de prestación conjunta no está siendo todo lo buena que debería”. El concejal de Movilidad remarcó que “no existe ninguna inseguridad jurídica”, asegurando también que ha habido reuniones con representantes del sector, aguardando las propuestas de los colectivos taxistas, siendo recriminado de nuevo por Enríquez acusándole de estar “haciendo dejación de funciones abandonando los servicios a sus suerte”. Finalmente terminó por aprobarse la enmienda de sustitución presentada por el PSOE.

El concejal popular Carlos Fernández en una de sus intervenciones. FOTO: Gaspar Francés
El concejal popular Carlos Fernández en una de sus intervenciones. FOTO: Gaspar Francés

El enfrentamiento final llegó con la última de las mociones, la que instaba al Gobierno municipal a mejorar sus prácticas de transparencia y buen gobierno, presentada por el PP. “Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”, expresó Carlos Fernández acusando al “gobierno tripartito” de incumplir los compromisos en transparencia e incluso de una “censura previa” en la comisión control de la contratación que ellos mismos presiden. Vicente secundó el razonamiento, señalando varios “deberes del equipo de Gobierno”.

Sí se Puede, Valladolid Toma la Palabra y PSOE recriminaron a los populares la presentación de este punto y el fondo, argumentando el concejal de Participación, Alberto Bustos, que según algunos estudios había alcanzado un 98,8 sobre 100 en trasparencia, muy por encima de la media nacional, recriminando a los concejales del grupo Popular que sigan sin hacer pública su agenda. La refriega fue en aumento, hasta llegar el punto de que el alcalde expulsó al portavoz popular Martínez Bermejo del Pleno municipal.

Siguiendo con el acoso y derribo en el pleno por parte del Partido Popular faltaba un tema, el soterramiento. Por eso en el último punto, el de los ruegos, el concejal Enríquez volvió a tomar la palabra para cargar contra el Ayuntamiento por el cierre del paso a nivel de Pilarica, reclamando el bus gratuito de las líneas 3 y 33 por las molestias y la limpieza del paso de peatones entre Rafael Cano y la calle Salud. “He escuchado ya de todo”, respondió Óscar Puente, “pero verles a ustedes erigirse en los adalides de los vecinos y vecinas de la Pilarica supera todo lo vivido y lo escuchado en este Salón de Plenos, después de haber estado 20 años mareando la perdiz con el soterramiento”, concluyó el alcalde para cerrar el pleno. Mientras a las 15:45 la corporación municipal abandonaba la sala, el Cristo aun seguía ahí.


Noticias relacionadas

La bronca preelectoral acaba con Martínez Bermejo expulsado del Pleno del Ayuntamiento

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios