El portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo. Foto: Gaspar Francés
El portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo. Foto: Gaspar Francés

Ir a por lana y salir trasquilado. Esto es lo que le ha pasado al PP de Valladolid al solicitar un informe al secretario para intentar poner coto a las intervenciones del alcalde en los plenos. El resultado es que el máximo funcionario del Ayuntamiento tapa la boca a la oposición al considerar y argumentar que el alcalde, sin embargo, la puede abrir cuando quiera en las sesiones plenarias.

Según se hace constar en el informe al que ha tenido acceso últimoCero, la conclusión es tajante: "Ningún reproche de orden jurídico procede realizar a la actuación de alcalde en cuanto a presidente del pleno, pues su actuación se acomoda en lo esencial al ordenamiento y responde a la aplicación proporcionada de los poderes y facultades que éste le otorga".

El secretario general del Ayuntamiento de Valladolid señala que "el alcalde, como presidente puede y debe intervenir siempre que resulte necesario y/o conveniente", que "tiene el deber de mantener el orden en el pleno" y que "no se pueden descartar las intervenciones 'políticas' del alcalde al margen del turno que corresponda al grupo político municipal de pertenencia.

Además, se señala que el alcalde respeta el principio de equidad y proporcionalidad. "El alcalde aplica los tiempos con generosidad. En esencia es una cuestión de estilo, que podrá ser objeto de valoración positiva o negativa en el orden político y de oportunidad, pero que se sitúa fuera del terreno estrictamente jurídico", razona el secretario recordando que en algunas intervenciones los portavoces llegan a duplicar el tiempo asignado.


Noticias relacionadas

La bronca preelectoral acaba con Martínez Bermejo expulsado del Pleno del Ayuntamiento

No hay comentarios