Cayo Lara durante su visita a Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro
Cayo Lara durante su visita a Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro

Cayo Lara ha recaído en Valladolid para cerrar durante este curso el ciclo ‘Metiéndonos en jardines’ de Izquierda Unida, en este caso para hablar del pasado y futuro de las pensiones. El ex-coordinador federal de IU ha asegurado que las respectivas reformas del PP y antes del PSOE han tenido el objetivo de “reducir y recortar pensión”.

Califica la de Rajoy como “la más dura”, basándose en tres elementos esenciales. De entrada, “por primera vez en democracia se rompe con el IPC al actualizar las pensiones”, siguiendo porque “intenta aplicar un 0,5 de subida en tanto en cuanto haya déficit en la cotizaciones a la seguridad social” lo que es “una trampa que incorpora el Partido Popular” ya que “va a seguir habiendo déficit ya por muchos años”, y por último la introducción del factor de sostenibilidad que en su opinión implica “a más esperanza de vida, menos pensión”.

Asegura que “detrás de ese planteamiento lo que hay, lo ha habido siempre, es un interés exacerbado de la banca, compañías aseguradoras y de fondos de inversión por llevar a la gente a que contrate planes privados de pensiones”, al menos “quien pueda”. Para Lara esto son “políticas neoliberales puras y duras, ayudo a deteriorar lo público para venderte la moto de lo privado”, citando a la sanidad, la educación u otros servicios públicos esenciales como víctimas de esta misma estrategia. Según el ex-coordinador federal de Izquierda Unida, el argumento para llevar a cabo todo esto es que “cada vez envejecemos más, hay menos mano de obra y gente joven para trabajar y por tanto poca tasa de restitución, y que además las pensiones son más altas”, es decir, “una serie de argumentos que nos vienen a decir que el sistema no es viable”.

Además de las de pensiones, para Lara las dos reformas laborales, tanto del PSOE como del PP, han influido en la reducción de cotizaciones a la seguridad social en varios puntos. Por una parte “la reducción de salarios”, ya que “al haber menos salarios se cotiza menos a la seguridad social”. Señala también a la “política de bonificaciones, por ejemplo la tarifa plana para autónomos, que lo que han hecho es recortar recursos a la seguridad social”.

Asociado a esto sitúa el crecimiento del desempleo: “Mientras que los primeros años de prestación por desempleo se cotiza a la seguridad social la misma cifra, solo que la cotiza el Estado, en la parte del subsidio ya no hay cotizaciones”. Una “reducción de salarios y desempleo” que llevó al déficit en 2011: “Por vez primera en la democracia las cotizaciones que se pagan son inferiores a las pensiones que paga el Estado”, siendo este el momento en el que el Gobierno “empieza a meter mano en la hucha de las pensiones que ha vaciado”.

Acto de Izquierda Unida en el Centro Cívico Bailarín Vicente Escudero. FOTO: Jorge Ovelleiro
Acto de Izquierda Unida en el Centro Cívico Bailarín Vicente Escudero. FOTO: Jorge Ovelleiro

“Ya con cotizaciones no se van a poder financiar las pensiones, es imposible, y por tanto hay que recurrir a los presupuestos generales del estado”, por tanto, argumenta Cayo Lara, “sí o sí, para poder blindar el sistema público de pensiones en España, hay que mantenerlo por la vía de las cotizaciones y por la vía de los Presupuestos Generales del Estado”, puntualizando que la vía no son más impuestos a los ciudadanos, “ese es el mensaje que suele meter gente de la derecha a la opinión pública”. Denuncia que esta financiación se obtiene “luchando contra la economía sumergida, luchando contra el fraude fiscal que hay en España y haciendo que los impuestos del capital paguen al menos lo mismo que los impuestos del trabajo”.

Coordinadoras de pensionistas, sindicatos y Pacto de Toledo

“El Pacto de Toledo no es bueno o malo en sí mismo”, asegura Cayo Lara, siendo “una rama de la correlación de fuerzas que hay en el Parlamento”. Analiza las diferencias entre las reivindicaciones de la coordinadora de pensionistas y los sindicatos, ya que estos últimos argumentan que “hay que acabar con todas las medidas del PP, como elemento central, y hay que blindar las pensiones con el IPC”, sin entrar en las medidas del PSOE contra las que carga también la coordinadora, “porque ellos estuvieron de alguna manera aceptando lo que fue la reforma del partido socialista”, que incluía elevar la edad de jubilación a los 67 o la base de cotización de 35 a 37 años.

“En qué estamos todos de acuerdo, en que hay que eliminar la de Rajoy porque la consideramos más lesiva, pongámonos todos de acuerdo y pelemos por esa, si después en la de pelear por la reforma de Zapatero no nos ponemos de acuerdo que cada uno salga por su lado, pero no empecemos de partida a salir divididos porque eso no ayuda a conseguir el objetivo”, opina Lara.

“Si a mi no me fallan mis datos, elevar las pensiones a 1.080 euros cuesta 37.000 millones al año”, lo que equivaldría al 75% de lo que se gasta el Estado en educación anualmente, “y eso hay que decidir de dónde se saca”. No por ello renuncia a esta reivindicación, aunque puntualiza: “Caminar en aquella dirección está bien, plantearlo como un eso o nada me parece que es muy complicado”, asegurando que es “partidario de mantener el poder adquisitivo de las pensiones y elevar las pensiones más bajas, como principio constante y permanente a lo largo de cada ejercicio”.

Cayo Lara antes de se charla en Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro
Cayo Lara antes de se charla en Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro

Movilizaciones, Pedro Sánchez y la República

“Hemos estado tres años en este país que parece que no pasaba nada”, asegura Cayo Lara: “Desde 2014, coincide con la aparición de Podemos en el escenario político, se acabó prácticamente la movilización en España”. Lo hace aportando datos: “Yo constato que en 2012 y 2013 había 35.000 movilizaciones anuales y después de las elecciones europeas [2014] acaba la movilización”. En su opinión “resurgen” con las de pensionistas y sobre todo con el 8 de marzo, “la mayor movilización de la historia de las mujeres en este país” marcando “un antes y un después en la lucha por la igualdad”.

“Las huelgas generales las hacen los que trabajan, no los que estamos parados o jubilados,”, sentencia Lara, “la hace el el que decide el que el avión no vuela, el que el camión no anda, que la fabrica no echa humo y que la televisión aprietas un botón y no sale nada”. “No ayuda mucho la precarización, porque la gente cuando se siente jodida se siente más debilitada”, asegurando que “hay que rearmarse desde el punto de vista de la toma de conciencia en la clase trabajadora y ver si se van dando condiciones para intentar mejorar el reparto de la tarta”.

Denuncia que “la riqueza ha empezado a aumentar en España de manera clara, ha empezado a crecer el número de ricos, esa riqueza no se ha visto en los salarios y ahora se acaba de firmar un convenio que camina en esa dirección”, refiriéndose al preacuerdo alcanzado esta semana por patronal y sindicatos de elevar a un mínimo de 1.000 euros mensuales los sueldos más bajos pactados en los convenios.

Cayo Lara, haciendo autocrítica, como parte de la izquierda, asegura que “el 20 de diciembre hubo que echar a Rajoy del Gobierno, porque Rajoy donde debería de estar es dando cuentas ante la justicia de todos los casos de corrupción, habríamos impedido que hubiera tenido paralizado el Parlamento durante dos años y medios, y hubiéramos impedido que se hubiera creado el cisco, la confrontación y la polarización que se ha hecho con Cataluña”.

“Yo creo que lo tiene bastante fácil”, asegura Lara respecto al nuevo gobierno socialista de Pedro Sánchez, “porque el PP ha dejado esto hecho un desierto”. “Solo aplicando los proyectos de ley que en el Parlamento han contado con mayoría y que ha bloqueado la mesa de Rajoy, con eso solo saca una parte de la legislatura”, incluyendo en esta lista la Ley Mordaza y el Código Penal, la LOMCE o la reforma laboral, al menos, del PP. En la vertiente económica, “donde se la juega el Gobierno de Pedro Sánchez es en el techo de gasto que se tiene que aprobar este mes de julio y en los presupuestos generales de 2019, ahí se va a ver la auténtica voluntad de poder ir a unos presupuestos progresivos desde el punto de vista de incorporar más ingresos por la vía de impuestos más justos”.

Cayo Lara tiene una “duda razonable” sobre el resultado de una posible consulta sobre la República: “Tuvimos muy tocada la monarquía con Juan Carlos de Borbón, y la tuvimos tocadísima”, asegurando que en ese momento con un referéndum “nos hubiéramos acercado mucho a la mayoría los republicanos y republicanas de este país”. “El referéndum es una necesidad, yo se lo planteé a Juan Carlos, aunque lógicamente no prestó ninguna atención”.

No hay comentarios