La exministra popular Isabel García Tejerina y la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, sosteniendo el emblema de Tierra de Sabor. FOTO: JCyL
La exministra popular Isabel García Tejerina y la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, sosteniendo el emblema de Tierra de Sabor. FOTO: JCyL

IU-Equo ha presentado un conjunto de preguntas al parlamento autonómico mostrando su disconformidad con el actual funcionamiento de la marca Tierra de Sabor. Según denuncian, algunos de los productos que se comercializan con el sello del corazón amarillo son de origen extranjero, como el lechazos de Francia, la miel de China o legumbres importadas de terceros países. Por ello proponen estudiar una reforma su Reglamento con el objetivo de que todos los productos cumplan los preceptos de origen, elaboración y transformación de forma única y completa en Castilla y León.

Para IU-Equo, el actual funcionamiento de la marca “no cumple con el objetivo de la distribución de beneficios en la cadena de valor, sino que son las grandes industrias agroalimentarias quienes se aprovechan del marketing mediático que proporciona el marchamo de Tierra de Sabor con el único objetivo de aumentar su cuenta de resultados”.

Pese a que desde la Junta de Castilla y León aseguran que el sello del corazón amarillo garantiza que los productos son de “origen y producción local”, aunque en la propia web de la marca puntualizan que son “producidos, elaborados y/o transformados en la Comunidad”, el procurador de IU-Equo, José Sarrión, denuncia que muchos de los productos comercializados con el sellado Tierra de Sabor no son originarios de la Comunidad, ni tampoco nacional”, citando expresamente los lechazos de Francia, la miel de China o diferentes tipos de leguminosas importadas de terceros países.

Por este motivo, Sarrión propone acabar con la ambigüedad y paliar las prácticas que denuncian los consumidores, “quienes dicen sentirse engañados ante la falta de información y claridad en la procedencia de los productos”, asegurando que los pequeños y medianos comerciantes denuncian las malas prácticas de ciertas industrias agroalimentarias de la Comunidad, considerándolas “una competencia desleal, al importar productos de la Unión Europea y de terceros países, y únicamente dedicarse a su transformación”..

“Debemos garantizar que todos y cada uno de los bienes de consumo comercializados bajo el sellado de garantía Tierra de Sabor responden a las características propias de un producto con Denominación de Origen Protegida (DOP) es decir cuyo origen, elaboración y transformación se desarrolle de manera única y completa en el territorio de Castilla y León, frente al actual Reglamento que se ajusta a la definición de los productos elaborados bajo una Indicación Geográfica Protegida (IGP)”, ha expresado el a su vez portavoz autonómico de Izquierda Unida.

No es la primera vez que se denuncia esta situación. Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo la Plataforma en Defensa de lo Público (Pladepu) cargó también contra la marca Tierra de Sabor asegurando que “no hace nada ni garantiza nada, es solo una medalla más como las que exhibían los generales rusos”. Finalmente, IU-Equo recuerda que las anteriores modificaciones realizadas en el Reglamento de la Marca no han conseguido los objetivos marcados, centrados en una mayor trasparencia e información del origen y trazabilidad del producto final por parte del consumidor.

1 comentario

  1. Nada nuevo bajo el sol, en tiempos de una conocida marca de patatas, antes que existiera Tierra de Sabor, el suegro de una conocida política que hoy preside el parlamento regional, ya traía las patatas de Francia y las vendía como autóctonas

Comments are closed.