Pedro Sánchez junto a Javier Izquierdo, Óscar Puente, Iratxe García y Luis Tudanca en el acto de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Pedro Sánchez junto a Javier Izquierdo, Óscar Puente, Iratxe García y Luis Tudanca en el acto de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

Pedro Sánchez, presidente de Gobierno en funciones y candidato del Partido Socialista ha pasado esta tormentosa tarde por Valladolid. De nuevo en la Cúpula del Milenio, ha estado acompañado de representantes locales, autonómicos y europeos, que recordaron los éxitos en los anteriores comicios tras pasar por este mismo emplazamiento. Todos se refirieron en sus intervenciones a la exhumación de Franco que previsiblemente será sacado del Valle de los Caídos antes del 25 de este mismo mes y, en lo referente a Valladolid, Sánchez anunció el fin del traslado de los talleres de Renfe el próximo enero.

A la espera de que llegara el presidente en funciones, la Cúpula del Milenio se agitaba repleta e impaciente entre la llegada de afiliados, simpatizantes y cargos públicos del partido, en medio de unas importantes medidas de seguridad. No faltó la anterior secretaria provincial, Teresa López, que no se presentó a la reelección después de que Puente pidiera su dimisión. Su sucesor al ser el único candidato, el médico y senador Manuel Escarda, también estuvo presente.

Pedro Sánchez fue recibido en Valladolid con vítores acompañado de Óscar Puente, alcalde y portavoz de su ejecutiva federal, Iratxe Garcia, portavoz del grupo socialista en el Parlamento Europeo, Luis Tudanca, secretario autonómico, y Javier Izquierdo, diputado por Valladolid en el Congreso, que hizo de anfitrión y comenzó denunciado el “triple bloqueo” que “ha impedido” la formación de Gobierno que ha llevado a estas próximas elecciones, reivindicando la “responsabilidad moral” de “arrinconar a la ultraderecha de este país”.

“La exhumación de Franco, la exhumación del dictador, es una gran victoria de la democracia española”, reivindicó Pedro Sánchez al igual que el resto de intervinientes. “Hoy que es un día histórico”, aseguró Tudanca dando las gracias a Pedro Sánchez por “hacer de este un país más digno acabando con todos los homenajes a un dictador que nunca debería recibirlos”, denunciando una concentración fascista en el día de ayer frente a su sede de Madrid. Puente se sumó a estas felicitaciones, destacando la exhumación como un “gesto de madurez democrática y reconciliación y reconocimiento de las víctimas”.

Sánchez comenzó felicitando a Tudanca y al PSOE en Castilla y León por el “extraordinario resultado electoral” y la “proeza” de ganar al PP después de 30 años. En lo referente a Valladolid, anunció que en enero concluirá el traslado de los talleres de Renfe al nuevo “centro de mantenimiento que será de los más modernos de España”, dando empleo a unas 600 personas.

“Me siento en deuda con los siete millones que votaron al Partido Socialista” así como el resto que pidió “que España avanzara”, lamentando que pese a su trabajo por formar Gobierno “se impuso el bloqueo”: “Por muchos partidos políticos que haya solo hay dos opciones, o bloqueo o gobierno, estabilidad y avance”, concluyó el aun presidente en funciones. Cargó contra todos los frentes, tanto hacia Podemos por no votar a favor de su investidura, como hacia Ciudadanos o el Partido Popular por pactar con la ultraderecha.

Al mitin acudieron varias representantes de la plataforma ‘Inclusiva Sí, Especial También’, vestidas con camisetas negras con corazones verdes, para entregar a Pedro Sánchez sus reivindicaciones en defensa de la educación especializada para el alumnado con necesidades educativas especiales. Aunque no pudieron entregárselo en mano, hicieron llegar su documento a uno de sus acompañantes de Sánchez que, durante su intervención, tomó el guante y se comprometió a proteger la inclusión y defender la educación especializada.

“Vamos a dejarnos los lamentos de lo que pudo ser y no fue”, aseguró el candidato socialista apostando por “dejar mirar a la izquierda y a la derecha” para “mirar a la cara a los ciudadanos”. Anunciando que “haremos frente al enfriamiento de la economía defendiendo el patrimonio de todos que es el estado del bienestar”, pidió el voto para el Partido Socialista en las próximas elecciones concluyendo que “lo que hemos visto a la izquierda y a la derecha es una sopa de siglas” dedicada a “bloquear”.

“No se si eres consciente que desde la primera vez que pusiste el pie en esta cúpula has ganado todas las elecciones a las que te has presentado, dentro y fuera del partido”, comenzó Óscar Puente. “Hoy no tendríamos que estar aquí”, argumentó el acalde de Valladolid desde el atril con la vehemencia con la que acostumbra comunicarse en twitter, culpando a “la inmadurez y la irresponsabilidad con España de algunos”, responsabilizando al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, calificándolo como “un líder inmaduro, un niño que ha jugado con todo un país durante muchos meses” así como al de Podemos, Pablo Iglesias, “tanto monta, monta tanto, en lo que se refiere a inmadurez e irresponsabilidad”, calificando a la “llamada nueva política” como un “compendio de narcisismo, populismo y arribismo”. “Nosotros no necesitamos un Gobierno bajo vigilancia”, concluyó.

Luis Tudanca cargó contra el Gobierno autonómico “con menos mujeres de España” que formaron en la comunidad Ciudadanos y PP, acusándolo de duplicar el número de asesores en un acuerdo “secreto”, recordando el “pisito” del presidente de la Junta o la huelga general de empleados públicos convocada para el próximo 6 de noviembre. Por su parte, la portavoz socialista en el parlamento europeo, Iratxe García, auguró, como también hizo Puente recordando los resultados electorales tras la última visita a esta cúpula, que “hoy nuevamente iniciamos el camino de la victoria socialista el próximo 10 de noviembre, segura”.

No hay comentarios