Estimada Ana:

En torno al mes de junio del 2015, cuando estabas recién llegada al cargo de concejala de cultura del Ayto. de Valladolid, me pediste a título personal consejo sobre qué hacer con todo lo relacionado con las artes escénicas de la ciudad.

Yo te di algunas respuestas e impresiones rápidas y te pedí un tiempo para elaborar, junto a Jacinto Gómez de Teatro Rayuela, un ideario en el que reflejar de manera más detallada las líneas que a nuestro entender se deberían trazar en todo lo relacionado con las AAEE de Valladolid.

Poco tiempo después te hacíamos llegar ese ideario del que, si me lo permites, voy  a ir desgranando públicamente lo más sustancial  de su contenido.

Era un ideario en el que trazábamos líneas sobre como gestionar espacios como el LAVA o sobre como diseñar una Muestra Internacional de Teatro o sobre como situar el TAC y el Teatro Calderón dentro de los nuevos diseños que proponíamos.

Sobre los contenidos concretos del ideario permíteme Ana el oportunismo de céntrame en lo que hacia referencia a la Muestra Internacional y al TAC y dejar para un momento más oportuno lo referente al LAVA.

Te propusimos, entre otras cosas, utilizar el acrónico MIT VALLADOLID para la Muestra Internacional de Teatro.

Como criterio importante apuntamos que debería basarse en las producciones propias. Producciones con directores y artistas invitados y producciones con artistas locales a través del LAVA. MIT para impulsar a nuestros creadores.

Que el carácter principal de la MIT debería configurarse desde la perspectiva de la dinamización artística de la ciudad y que, más allá del impacto innegable que supone para una ciudad la celebración periódica de un evento que congrega a grandes creadores, la MIT debería extender su influencia a lo largo de todo el año con actividades culturales que la dotasen de presencia y visibilidad, provocando así procesos e iniciativas de carácter creativo en el tejido artístico local.

Que era necesario cambiar el concepto “evento” por el de “motor”. Motor que genera movimiento, que dinamiza la vida cultural y que transforma la ciudad. Cultura como motor económico, social y cultural.

Que la programación de actividades debería realizarse por anillos de población y teniendo en cuenta a toda la ciudad. Dotar a los barrios de un mayor protagonismo dentro de la MIT.

Que recuperar la Muestra Internacional planteaba el reto de hacerlo integrando un festival ya consolidado como es el TAC dentro de una propuesta de mayores dimensiones en cuanto a conceptos artísticos.

Que la Muestra Internacional de Teatro, dado el carácter más generalista que va implícito en su propia denominación, debería integrar al TAC  y no al revés.

Te detallábamos que el TAC tiene un carácter de festival especializado en un formato muy concreto como es el de artes de calle y su funcionalidad está muy ligada a la época del año en la que se realiza, la primavera. El mes de mayo es perfecto para las propuestas de calle. Tiempo primaveral, final de la temporada de teatro de interior y comienzo de la temporada veraniega que abre el mercado del teatro de calle. Estos factores hacen que la cita del TAC tenga por un lado una gran afluencia de público y por otro un gran interés para los programadores de artes de calle que esperan a la cita de Valladolid para cerrar sus programaciones.

En cambio las necesidades y la realidad de las propuestas artísticas de interior son muy diferentes de las de calle. En mayo la temporada de programación de los teatros está tocando a su fin. El teatro de interior está más ligado al otoño y al invierno.

Te planteábamos una Muestra Internacional de Teatro con dos citas anuales.

MIT VALLADOLID (Tac)

  • Con el formato y fechas del actual TAC.
  • Reforzando su esencia de artes de calle.
  • Centrando su programación en propuestas de exterior.

 

MIT VALLADOLID (otoño)

  • Con un marcado carácter de interior para reforzar las diferencias entre las dos citas.
  • Como fechas planteamos el mes de octubre.
  • Es un mes que nos ofrece varias ventajas: iniciar la temporada después del parón veraniego y aprovechar el “hambre de teatro” del público, abaratar los costes de los espectáculos generando giras de las propuestas de la MIT en las redes de teatro y disponer de los teatros de la ciudad para montar las producciones propias de la Muestra durante las semanas de septiembre en que estos están libres de programación.

Estas fueron nuestras principales propuestas. Y todo esto sin más añadidos presupuestarios que los que finalmente se van a utilizar para la edición del TAC/muestra? que se acaba de presentar.

Ana, te hicimos estas propuestas de corazón, en la creencia de que eran lo mejor para nuestra ciudad y convencidos de que este era el camino para conseguir un eficaz desarrollo de las artes escénicas en Valladolid.

En la reciente presentación de la edición del TAC/muestra? marcaste como principales objetivos convertir a Valladolid en un referente nacional e internacional de las AAEE. Pero ¿qué cambios sustanciales, para conseguir estos objetivos, has introducido con respecto a la línea marcada por tu predecesora en el cargo? ¿Crees de verdad que añadir unos días de programación de interior al TAC y poner funciones en dos centros cívicos suponen un cambio de calado?

De momento lo que ya se ha conseguido es confundir a todo el mundo. No hay más que ver los titulares de la prensa para comprobar la confusión que ha provocado este nuevo diseño. Unos dicen que el teatro de calle aumenta en más días la programación y otros hablan de intento de recuperación de la Muestra. Al final queda la impresión de que estamos ante una nueva edición del TAC con un añadido que no se sabe muy qué es: si un intento de Muestra dentro del TAC o más días de artes de calle con teatro de interior.

Un requisito imprescindible para el buen funcionamiento de un festival es que tenga una identidad bien definida. El TAC, hasta ahora, la tenía.

Para realizar cambios profundos se necesita tener el valor de apostar por nuevos referentes. Tu, Ana, has terminado acudiendo a los mismos oráculos que la anterior concejala para diseñar tus políticas culturales. Estás en tu derecho. El tiempo dirá si aciertas o te equivocas. Pero permíteme que te diga que, por este camino, tu éxito o fracaso no se dará como consecuencia de nuevas políticas sino de políticas continuistas.

Una última cosa Ana. Lo que más me duele de lo visto en la presentación del TAC/muestra? es que se mantenga ese gueto llamado “Estación Norte” donde se mete a las compañías de Valladolid y de la comunidad. En su día te manifesté que me parecía una absoluta falta de respeto a los artistas locales el que solo puedan participar en el festival aceptando la humillación de ocupar un espacio marginal dentro del mismo. Y en esto no estamos hablando de opiniones Ana, estamos hablando de principios.

Me despido de ti Ana con la esperanza de que aún estemos a tiempo de aprovechar esta gran oportunidad.

Afectuosamente:
Carlos Tapia

No hay comentarios