Hubo un tiempo, en el siglo pasado, en el que el fascismo se mostró ante el mundo tal cual era, con su verdadero rostro y en su auténtica dimensión. Se quitó la hermosa peluca rubia de la supremacía étnica, el fraternal disfraz del uniforme inmaculado, la amable careta del narcisismo patriótico y quedó desnudo ante el espejo de los horrores, ante la imagen monstruosa que refleja el odio extremo.

La gran derrota del fascismo no la provocó la superioridad militar de su enemigo sino la evidencia de su propia fealdad, de su monstruosidad. La fealdad del fascismo no estaba en las ideas que lo alimentaban, todas las ideas convenientemente vestidas pueden pasar por atractivas, estaba en las consecuencias de su ideario. Estas consecuencias, las montañas de cadáveres esqueléticos y las miradas muertas de los que sobrevivieron a las cámaras de gas, fueron las que realmente derrotaron al fascismo y lo condenaron a vivir en el cuarto oscuro de las vergüenzas del ser humano.

Las condenas a las ideas las custodia la memoria, que como todos sabemos es débil y quebradiza. Tan débil que han bastado apenas seis décadas, un período insignificante en la historia de la humanidad, para liberar de su condena al fascismo.

El fascismo ha salido del cuarto oscuro de las vergüenzas del ser humano libre de culpas y se ha puesto sus mejores galas para seducir a millones de desmemoriados a lo ancho del mundo. Ya no se avergüenza de proclamar a los cuatro vientos sus ideas xenófobas y racistas, su exacerbado culto a la personalidad, su carácter intolerante y autoritario, su patriotismo histriónico y su ausencia total de respeto para con el que consideran diferente.

¡Se muestra ante el mundo sin complejos! y una buena parte de ese mundo observa al fascismo con simpatía e incluso con admiración, deslumbrado por mensajes simplistas hechos a la medida de millones de cerebros.

Sin embargo, este fascismo de ahora que en esencia es el mismo de antes, tiene algunas diferencias con aquel, como por ejemplo que ha cambiado su imagen militarizada: sus líderes ahora son empresarios con traje y corbata en vez de militares con uniforme y medallas, un ligero matiz que, por paradójico que parezca, resulta muy poco tranquilizador. Pero a mi lo que más me inquieta de este nuevo fascismo son las preguntas que no dejo de hacerme, ¿Volveríamos a conmocionarnos hasta la nausea ante las imágenes horrendas del genocidio? ¿Nos habremos inmunizado ante el horror? Y la pregunta más inquietante… ¿Se hace el nuevo fascismo estas mismas preguntas?

No hay comentarios