En los últimos días hemos sabido que las ciudades de Palencia y Zamora han dado los pasos necesarios para retirar los honores concedidos a Franco por sus respectivos ayuntamientos en la etapa franquista.

El procedimiento ha sido muy diferente: en Palencia ha sido el resultado de “La retirada de la medalla es consecuencia del cumplimiento de parte de una sentencia judicial después de un recurso que interpuse como portavoz del grupo Izquierda Unida en la pasada legislatura, tras perder la votación de una moción presentada en el Pleno de la Corporación… El Ayuntamiento cumple así uno de los aspectos de la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Palencia del pasado 15 de abril por el que se obliga a cumplir la Ley de la Memoria Histórica y retirar los símbolos, nombres y honores franquista”, según informaba en estas mismas páginas el firmante del recurso, Juan Gascón, portavoz de Ganemos en el Ayuntamiento de Palencia. Un caso, por tanto, parecido al que se dio en Valladolid, donde los ciudadanos tuvieron que acudir a los tribunales y pelear contra la determinación del entonces alcalde León de la Riva, decidido a no tocar los nombres franquistas de las calles de la ciudad.

En ambos casos se da el contrasentido de que sean los ciudadanos los que lleven a sus representantes ante los jueces para lograr que éstos cumplan la ley. Es una situación impropia de un sistema democrático, que para vergüenza de todos está empezando a ser corriente.

El caso de Zamora es muy diferente: el Ayuntamiento de esa ciudad ha comenzado los trámites para retirar los honores a Franco en el mismo momento en que ha descubierto que esos honores existían. La iniciativa ha partido del lugar más razonable, el propio ayuntamiento, que asume de esta forma las atribuciones que le son propias.

Entrega de la medalla al dictador Francisco Franco en la Diputación de Valladolid.
Entrega de la medalla al dictador Francisco Franco en la Diputación de Valladolid.

En Valladolid sigue sin cumplirse el artículo 15 de la Ley conocida como de Memoria Histórica. El ayuntamiento ha cambiado; León de la Riva ya no está, pero la Laureada continúa en el escudo del Ayuntamiento y de la Diputación, y los honores concedidos a Franco por ambas instituciones no se han retirado todavía a pesar de que la situación ya ha sido denunciada públicamente.

La retirada de la Laureada, incluida en el Censo de Símbolos Franquistas en Valladolid (Ateneo Republicano, año 2010), ha sido un tema que el ayuntamiento actual ha querido dejar de lado, incumpliendo así con un deber ético que tiene para con la Ley, pero también para con los ciudadanos que se lo hemos venido reclamando desde su entrada en la institución, sin que hasta la fecha los responsables hayan explicado suficientemente este incumplimiento palmario.

Portadas de El Norte de Castilla que recogen los nombramientos.
Portadas de El Norte de Castilla que recogen los nombramientos.

Pero no es todo. En noviembre del 2015 salió a la luz la noticia de que Franco conservaba honores otorgados por el Ayuntamiento y por la Diputación de Valladolid en diferentes ocasiones. A pesar de la evidencia de dichas concesiones, los honores se han mantenido hasta hoy, con el argumento del silencio en el caso de la Diputación, y con la excusa de la falta de documentación legal en el caso municipal.

Tanto en un caso como en otro, la realidad nos coloca frente a una posición de resistencia completamente incomprensible. Las concesiones, recogidas ampliamente en la prensa y en algunos documentos, son de conocimiento público, por lo que lejos de justificar su inacción, las instituciones evidencian su incumplimiento.

El caso es mucho más amargo si se tiene en cuenta que el actual gobierno municipal está constituido por el Partido Socialista y la coalición de izquierdas Valladolid Toma la Palabra, quienes se implicaron en la lucha por el cambio de la nomenclatura de las calles en su día; y en el caso de la Diputación, la existencia en el gobierno de grupos como Izquierda Unida y Podemos debería asegurarnos a los ciudadanos el cumplimiento de las leyes en esa institución, cosa que no se está dando.

Esperemos no tener que volver a los procedimientos judiciales que se utilizaron contra los incumplimientos de León de la Riva, costosos para todos y humillantes para los que entendemos las instituciones como garantistas de la ley y de nuestros derechos.

HONORES CONCEDIDOS A FRANCO EN VALLADOLID Y QUE CONTINÚAN EN VIGOR

 24 de Septiembre 1939:

Alcalde: Luis Funoll

En el transcurso de una visita a Valladolid, se le entrega a Franco el título de Alcalde Honorario de la Ciudad, consistente en un pergamino y el bastón de mando distintivo del cargo. El acto está detalladamente recogido en los diarios de la fecha e ilustrado con fotografías. El hecho de no estar recogido en las Actas ha servido para que el actual alcalde de Valladolid Oscar Puente, del Partido Socialista, haya negado la efectividad del título, y por tanto su propia existencia, apoyado por algunos medios, que publicaron que “se trató de un mero acto propagandístico, por lo que es de papel y no existe”. Para demostrar esta inexistencia, se rescataban de la hemeroteca abundantes noticias y fotografías del evento, publicadas en su día por el mismo diario.

N.de C., 24/9/1939, p.1: “Valladolid se honra con la presencia del Caudillo”

Marzo 1950:

Alcalde: José González Regueral

Imposición de la Medalla de Diamantes de la Ciudad al Caudillo: “Señor: en letras de oro quedará grabada en los anales de Valladolid la fecha de hoy, en que su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos nos honra visitando esta población y estas Casas Consistoriales”

AMVA, Caja 262, Actas Municipales, Sesión extraordinaria del Pleno, 27/2/1950, p. 221: “

La entrega efectiva de la Medalla tuvo lugar en el Palacio del Pardo el 31 de enero de 1951

JM Palomares Ibáñez: “El primer franquismo en Valladolid”, p. 91

28 de octubre 1959

Presidente de la Diputación Provincial de Valladolid: Emiliano Berzosa Recio.

Franco visitaba Valladolid para la entrega del grupo de viviendas “4 de Marzo”, y en el transcurso de la visita, la Diputación le hizo entrega de la Primera Medalla de la Provincia.

Archivo de la Diputación Provincial de Valladolid, Memoria 1927/1964

  1. de C., 29/10/1959, p. 3

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios