En las vacías arcas de las Naciones Unidas. Sólo datos y algunas fechas:

  • 1917: o lo que es igual, 100 años de la declaración de Balfour, un documento por el que el gobierno británico ofrecía unilateralmente la tierra de Palestina para que se estableciese allí un “hogar judío” o lo que es lo mismo, se crease el Estado de Israel.
  • 1947: 70 años del Plan de Partición de las Naciones Unidas: por el que se concedía el 55% del territorio palestino para facilitar el asentamiento de población judía que, por entonces, era sólo propietaria del 6% de la tierra, quebrantando de esta forma el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y dando origen a la Nakba (1947 a 1949) una catástrofe, una “limpieza étnica” a través de la cual más de 750.000 palestinos y palestinas fueron forzados al exilio (sin contar los miles de muertos) .
  • 1967: 50 años de la ocupación israelí de los territorios palestinos de Cisjordania, Jerusalén Este, Gaza y los altos del Golán con la subsiguiente proliferación de asentamientos judíos ilegales según la legislación internacional y los crímenes de guerra subsiguientes según la Convención de Ginebra, un Organismo reconocido por todas las naciones del mundo con la excepción de Israel

Toca insistir hoy en que la responsabilidad de este genocidio perpetrado por Israel, unas veces con ruido (guerras) y otras ( todos los días) más o menos en silencio corresponde plenamente a los antiguos países coloniales que crearon y facilitaron haciendo la vista gorda esta injusticia prolongada basada en la permanente violación de los derechos del pueblo palestino, la legislación internacional y las resoluciones de la ONU.

A día de hoy, tras 100 años de la declaración Balfour, Israel gracias a las facinerosas políticas de Netanyahu y su panda de hienas con dientes de sable, continua expandiendo su proyecto colonial sobre el hogar palestino. En consecuencia, más de siete millones de palestinos y palestinas permanecen en el exilio y no pueden regresar a sus hogares pues no se les reconce siquiera su derecho al retorno, al tiempo que otros (en Hebron, Jerusalem, el Neguev) continúan siendo desarraigados diariamente. Entre tanto, no sólo Gran Bretaña (principal responsable de esta monstruosidad) sino también otros estados europeos, continúan eludiendo su responsabilidad en la destrucción y colonización de Palestina y son cómplices activos y necesarios en la continuada violación de las leyes internacionales y de los derechos humanos por parte de Israel.

Lo peor, ya lo decía el sabio, no son mis enemigos, sino esos amigos que miran para otro lado.

Por esta razón y porque a menudo las gentes de buena voluntad me preguntan qué es lo que podrían hacer. Ahora, hoy que la población de presos palestinos en Israel llevan en huelga de hambre desde hace 25 días para pedir que se respeten sus derechos, hacemos una llamada urgente al BOYCOT. Colaboremos con la campaña de Boycot, Sanción y Desinversiones (BDS) al Estado de Israel. Colaboremos y hablemos. Cuanto más alto, mejor.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios