Segundo cantan Los Ganglios, para unha comunicación fluída en internet non se precisan máis de nove letras debidamente separadas en tres palabras: «LOL» para amosar diversión, «OMG» para sorpresa e «WTF» en situacións de falta de entendemento. Se quizais eses tres sentimentos non fosen abondo, engaden o recurso do tres e o símbolo matemático de menor que («<3») se se quere expresar amor, aínda que a forma se asemelle tamén, segundo a banda, a cuestións máis próximas á anatomía humana. Os emoticonos, dende logo, convertéronse nun obxecto de estudo con crecente interese no mundo académico, que xerou recentemente teses doctorais no ámbito da comunicación dixital como «Emoticonos y emojis: análisis de su historia, difusión y uso en la comunicación digital actual», publicada por Agnese Sampietro no 2016, e que manifesta o variado e consensuado emprego destas pequenas representacións habitualmente faciais en WhatsApp.

Los Ganglios, moito máis expeditivos ao que conclusións da linguaxe na rede se refire, só explican o significado de un dos acrónimos: «What the fuck», que se pode traducir como «Que diaño?», por exemplo, sempre dependendo do ton no que se encamiñe unha conversa concreta. LOL, pola súa banda, correspóndese con «Laughing out loud» ou «Rirse en voz alta», se se prefire. E finalmente en OMG escóndese «Oh My God», «Oh My Goodness» ou «Oh My Gosh», «Oh Dios mío» para quen prefira unha versión máis ibérica. Porque se algo teñen en común estas expresións, como tantas outras abreviadas na Rede (calquera que se enfrontase aos HT, TT, TL, FF soamente no contexto de Twitter, sábeo) é que proceden do idioma anglosaxón.

E se resulta que ademais a escaseza lingüística na rede (ou «sksz lngstk n rd») se concentra nun feixe de linguas maioritarias no ciberespacio? Internet World Stats (http://www.internetworldstats.com) propón neste senso unhas cifras significativas: o 77,9% de todos os usuarios e usuarias da Web poden chegar a comunicarse en dez idiomas –inglés, chinés mandarín, español, árabe, portugués, xaponés, ruso, malaio, francés e alemán–; todo isto, atribuíndo só a cada internauta unha lingua única. Estas, ademais, non se corresponden precisamente coa oficial ou maioritaria nos países que lograron unha alfabetización dixital do cen por cento. De feito, recordan que existen poucos países que vivan nesta realidade, entre eles Dinamarca, Finlandia ou Noruega.

No caso español, a penetración é do 76,9 % e o número de persoas conectadas é de 35.705.960, que, unidas ao resto dos que empregan o mesmo idioma, supoñen un número de 293.817.719 de internautas que atribúen «Qué demonios» ao archicoñecido «WTF» inglés. Trátase da cifra máis alta despois do inglés (952.055.837) e do chinés (763.262.224), polo que calquera hispoanofalante que quixese construír a torre de Babel (ou polo menos atopar un titorial en YouTube ao respecto) podería respirar con tranquilidade. Pero unha vez iniciado o século XXI coa revolución dos transportes e a carreira espacial nos libros de historia, non semella que precise una mesma lingua para alcanzar o ceo e, porén, centrarse no que está acontecendo con outras que tamén navegan polo ciberespazo, en barcos moito máis pequenos.

Para iso, tampouco hai que afastarse do Estado, onde existen un 29%, un 6% e un 5,9% de falantes de catalán, euskera e galego, respectivamente, segundo o estudo de 2011 do Centro de Investigación y Documentación del Instituto Cervantes. Os mesmos datos sinalan que entre a preferencia entre quen emprega de forma habitual estes idiomas é a visita de páxinas en castelán, o 81% no primeiro caso, o 99,1% no segundo e 83,1% no terceiro. As porcentaxes non se corresponden precisamente co contido que se ofrece nestas linguas, sirva de exemplo a Wikipedia, onde ademais existen páxinas en estremeñu (https://ext.wikipedia.org/wiki/Lengua_estremeña) ou asturianu (https://ast.wikipedia.org/wiki/Asturianu).

Na enciclopedia, o euskera destaca por contar co maior número de artigos en relación á súa poboación (10 por cada 1.000 falantes) e ocupa o posto 14 no ranking global deste espazo web, mentres que o catalán encabeza o número de artigos visitados por hora, 41.467. En ambas medidas o galego posiciónase como o idioma máis minorizado, pois non existen dúas entradas por cada 1.000 habitantes (1,85) e suman 6.498 páxinas visitadas cada sesenta minutos. Como adición, o mesmo Instituto Cervantes sinalaba que, malia que grande parte da poboación de Galicia é capaz de ler na súa lingua oficial, a maioría prefire castelán para navegar. Na Academia existen perspectivas como a de Cristian Vaccari, as cales manifestan as bondades da inadvertencia na audiencia, de xeito que esta se atope, aínda inconscientemente, con visións descoñecidas ou opostas ás súas opinións persoais. E se se puidese incluír nun espazo inesperado un idioma diferente para fomentar a diversidade e non a escaseza lingüística na Rede? Sirvan estas palabras como unha reivindicación do primeiro.

(Tradución de Inés Mirás Vieites)


 

Según cantan Los Ganglios, para una comunicación fluida en Internet no se precisan más de nueve letras debidamente separadas en tres palabras: «LOL» para expresar diversión, «OMG» para la sorpresa y «WTF» en situaciones de falta de entendimiento. Si acaso esos tres sentimientos no fueran suficientes, añaden el recurso del tres y el símbolo matemático de menor que («<3») si se quiere expresar amor, aunque la forma se asemeje también, según la banda, a cuestiones más próximas a la anatomía humana. Los emoticonos, desde luego, se han convertido en un objeto de estudio con creciente interés en el mundo académico, que ha generado recientemente tesis doctorales en el ámbito de la comunicación digital como «Emoticonos y emojis: análisis de su historia, difusión y uso en la comunicación digital actual», publicada por Agnese Sampietro en 2016, y que manifiesta el variado y consensuado uso de estas pequeñas representaciones habitualmente faciales en WhatsApp.

Los Ganglios, mucho más expeditivos en cuanto a lo que conclusiones del lenguaje en Internet se refiere, solo explican el significado de uno de los acrónimos: «What the fuck», que se puede traducir como «¿Qué diablos?», por ejemplo, siempre dependiendo del tono en el que se encamine una conversación concreta. LOL, por su parte, se corresponde con «Laughing out loud» o «Reírse en voz alta», si se prefiere. Y finalmente en OMG se esconde «Oh My God», «Oh My Goodness» u «Oh My Gosh», «Oh Dios mío» para quien prefiera una versión más ibérica. Porque si algo tienen en común estas expresiones, como tantas otras abreviadas en la Red (cualquiera que se haya enfrentado a los HT, TT, TL, FF solamente en el contexto de Twitter, lo sabe) es que proceden del idioma anglosajón.

¿Y si resulta que además la escasez lingüística en la red (o «sksz lngstk n l rz») se concentra en un puñado de idiomas mayoritarios en el ciberespacio? Internet World Stats (http://www.internetworldstats.com) propone en este sentido unas cifras significativas: el 77,9% de todos los usuarios y usuarias de la Web pueden llegar a comunicarse en diez idiomas –inglés, chino mandarín, español, árabe, portugués, japonés, ruso, malayo, francés y alemán–; todo ello, atribuyendo solamente a cada internauta una lengua única. Estas, además, no se corresponden necesariamente con la oficial o mayoritaria en los países que han logrado una alfabetización digital del cien por ciento. De hecho, recuerdan que existen pocos países que vivan esta realidad, entre ellos Dinamarca, Finlandia, Noruega o Liechtenstein.

En el caso español, la penetración es del 76,9 % y el número de personas conectadas de 35.705.960, que, unidas al resto de quienes utilizan el mismo idioma, suponen un número de 293.817.719 de internautas que atribuyen «Qué diablos» al archiconocido «WTF» inglés. Se trata de la cifra más alta después del inglés (952.055.837) y del chino (763.262.224), por lo que cualquier hispoanoahablente que quisiera construir la torre de Babel (o al menos buscar un tutorial en YouTube al respecto) podría respirar con tranquilidad. Pero una vez iniciado el siglo XXI con la revolución de los transportes y la carrera espacial en los libros de historia, no parece que necesario un mismo idioma para alcanzar el cielo y, sin embargo, sí cabe preguntarse qué está sucediendo con otros que también navegan por el ciberespacio, en barcos mucho más pequeños.

Para ello, tampoco hay que alejarse del Estado, donde existen un 29%, un 6% y un 5,9% de hablantes de catalán, euskera y galego, respectivamente, según el estudio de 2011 del Centro de Investigación y Documentación del Instituto Cervantes. Los mismos datos señalan que entre la preferencia entre quienes usan de forma habitual estos idiomas es la visita de páginas en castellano, el 81% en el primer caso, el 99,1% en el segundo y en el 83,1% en el tercero. Los porcentajes no se corresponden necesariamente con el contenido que se ofrece en estas lenguas, valga de ejemplo la Wikipedia, donde además existen páginas en estremeñu (https://ext.wikipedia.org/wiki/Lengua_estremeña) o asturianu (https://ast.wikipedia.org/wiki/Asturianu).

En la enciclopedia, el euskera destaca por contar con mayor número de artículos en relación a su población (10 por cada 1.000 hablantes) y ocupa el puesto 14 en el ranking global de este espacio web, mientras que el catalán encabeza el número de artículos visitados por hora, 41.467. En ambas medidas el gallego se posiciona como el idioma más minorizado, pues no existen dos entradas por cada 1.000 habitantes (1,85) y suman 6.498 páginas visitadas cada sesenta minutos. Como adición, el mismo Instituto Cervantes señalaba que, aunque gran parte de la población de Galicia es capaz de leer en su lengua oficial, la mayoría prefiere castellano para navegar. En la Academia existen perspectivas como la de Silvio Waisbord, las cuales manifiestan las bondades de la inadvertencia en la audiencia, de forma que esta se encuentre, aun inconscientemente, con visiones desconocidas u opuestas a sus opiniones personales ¿Y si se pudiera incluir en un espacio inesperado un idioma diferente para fomentar la diversidad y no la escasez lingüistica en la Red? Sirvan estas palabras como un reivindicación de lo primero.

Traducción de Inés Mirás Vieites

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios