To-más Villa-nue-va tiene entrada en Wikipedia. La 62 Seminci (21-28 octubre) tiene un titular: “La Sección Oficial ofrecerá 15 títulos en competición, nueve de ellos dirigidos por mujeres”.

Además ofrecerá ‘Supernovas’, un ciclo “de destacadas jóvenes directoras, con los que han conseguido situarse en el primer plano de la cinematografía actual”.

Decía Rosa Chacel que a las mujeres había que darlas caña porque en cuanto conseguían algo se apalancaban. Lo de apalancaban es mío, lo de dar caña de la escritora vallisoletana, que así decía en una entrevista de allá por los 80, creo recordar. Una expresión que ahora puede tener otro significado, pero cuando Chacel la utilizó no se conectaba necesariamente con la violencia de género, por ejemplo. Su intención al usarla estaba totalmente alejada de esa conexión.

Venía a señalar un hecho y agitar –dar caña- la conformidad de la mujer. En la Seminci de las nueve mujeres hay casos de esa conformidad. Por citar los más conocidos: Isabel Coixet, Sally Potter, Naomi Kawase, Agnieszka Holland. Las tres primeras tienen unos inicios en la dirección que tira, en mayor o menor grado, a lo ‘experimental’ o de situarse en formas no narrativas al uso. Su deriva les ha llevado a la narrativa al uso (de Holland desconozco sus inicios, pero ahora hace tv, y cuando no pelis que no se diferencian mucho de la tv, es decir, que es la más al uso de todas –en su currículum se suele ensalzar que ha dirigido capítulos de ‘The wire’, como si fuera un mérito en su carrera; como se solía decir: el que vale, vale y el que no, a Fasa-).

¿De las restantes mujeres seleccionadas se puede esperar algo más que contar historias con una narrativa al uso, con los tímidos avances que aporta a lo de relatar el estar realizadas en 2017? Leyendo las sinopsis argumentales, conociendo el tipo de selección de pelis de la Seminci –miedo e ignorancia-, habrá que seguir dándolas caña.

O ya no hay Jane Campion, al menos en esta Seminci (nada me gustaría más que equivocarme respecto a la Seminci, por la que ‘parece’, como dice la publicidad de esa radio, ‘corren nuevos tiempos’, otro gobierno municipal). Y sí hay mujeres que han dado caña a la narrativa al uso, el cuenta historias, al menos en la escritura, y no han retrocedido; yo podría señalar dos: Clarice Lispector, Kathy Acker.

Decían los periódicos que de madrugada Tomás Villanueva sufrió un “desvanecimiento” y falleció, a casi un mes de su comparecencia en varios juicios que tenía. ¡Autopsia!, pensé. Al informar del fallecimiento una radio deja como queriendo decir algo que Vicenteherrera ha escrito cinco, es un decir, mucho sobre quien lo fue todo en la Junta de Castilla y León y, sin embargo, la portavoz lo despachó con cinco líneas. El presi de la Junta dice, en sus folios, “honesto, fiel” ¿honrado es igual que honesto?

En la Wikipedia citan: Nodalia; cuatro empresas del Parque Tecnológico de Boecillo, que Villanueva “impulsó notablemente”, que tuvieron ‘problemas’ derivantes –ya, ya- en pérdidas económicas y de empleo.

De la manifestación en Barcelona contra los actos terroristas me llamó la atención el ver pancartas exigiendo responsabilidades al estado. No sé si será la primera vez que esto sucede, pero no parece muy habitual, cuando lo habitual es centrarse en las víctimas y los verdugos. Vale que todo está mediatizado por el referéndum réndum, también puede ser señal de conciencia y conocimiento sobre lo que pasa y afecta. Nos. ¿Te he dicho que estamos en 2017 después de Cristo?

¿Quién será el desvanecido en lo que sea salga del referéndum catalán? Puede que la tvserie ‘The Leftovers’ sirva como metáfora de esto. Tres temporadas, nada más. O los tres volúmenes de ‘La historia de las cruzadas’, de Steven Runciman –“cuenta con sobriedad y sin veleidades literarias, pero con sentido narrativo… una lección de cómo relatar la Historia ahondando hasta la médula sin perder de vista el conjunto del cuerpo, ni omitir lo necesario, ni dar cabida a lo accesorio… seductor” (JM Guelbenzu)-, para entender lo otro.

Con esto empiezo la nueva temporada de este blog, la tercera. Sólo en la plataforma últimoCero.

No hay comentarios