No siendo aficionado a los toros, disfruto mucho sabiendo de las sentencias que hicieron, o al menos se les atribuye, a algunos toreros de la historia de la tauromaquia española.
La carta de los "eméritos" del PSOE en la que aconsejan a los responsables actuales de dirigir el Partido que den una vuelta a sus planteamientos para que tengan en cuenta sus puntos de vista, me recuerda cuando El Niño de la Palma, gran torero, padre de Antonio Ordóñez y abuelo de otros tantos toreros y gente asidua en las revistas llamadas del corazón, dijo en una entrevista, o dicen que dijo: "Lo más difícil del toreo es saber quitarse de la cara del toro" y añadió "y no sólo en el toreo".

Los firmantes de esa carta han tenido importantes responsabilidades en la vida pública y en su partido; sus aportaciones al bienestar de todos forman parte de nuestra historia y, quizá, debieran ser más reconocidas de lo que lo son; pero no acabo de entender este "desplante" tan poco elegante.

Retirarse bien de la cara del toro significa hacerlo con discreción, elegancia y categoría: un "estaré a lo que me digan, disponible", que es de las cualidades que más valoro en una persona. Y si la situación se considera crítica, en que peligra la vida, poder utilizar las herramientas que tu discreción, elegancia y categoría te dan para hacer saber tu opinión.
Estoy seguro de que en este caso, el Secretario General y todos los miembros de la dirección del partido estarían encantados de conocer de primera mano esas inquietudes. Y si, habiéndolas conocido, no fueron consideradas para modificar sus estrategias no tienen que buscar ningún altavoz que no consigue más que algunos hablen de deslealtad o de añoranza, cuando, estoy seguro, no es el caso de los firmantes.

Simplemente pienso, como El Niño de la Palma, que es muy difícil saber quitarse de la cara del toro.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios