Cada día confío menos en la Justicia de este país. En junio otro chico y yo sufrimos una agresión homófoba por pasear cogidos de la mano (más información aquí). Denunciamos, como sabíamos que debíamos hacer, en la Fiscalía de Delitos de Odio.

Pero el mes pasado el juez rechazó que hubiera delito de odio, es decir, que para él dar una paliza a dos chicos que pasean de la mano mientras se les grita “maricones”, “sidosos”, “pederastas”, “venís de daros por el culo” no es homofobia. Sinceramente, no sé qué más tendrían que habernos hecho o dicho para que se dé cuenta.

Como es lógico, decidí recurrir ese auto judicial, asesorado por una compañera de activismo que es abogada y nos lleva gratis este asunto. Hasta ese momento, según tengo entendido, me estaba defendiendo la Fiscalía, por lo que no era necesario que el otro chico ni yo nos personásemos en la causa.

El nuevo problema es que ahora para admitir mi recurso e intentar que los agresores no se vayan de rositas me obligan a personarme en la causa, designando “abogado que me defienda y procurador que me represente”. La abogada no es problema, pues me defenderá gratis la compañera que me ha estado asesorando. Pero la procuradora me cuesta 150€, una cantidad que no podría asumir.

Yo estoy firmemente decidido a seguir adelante con esto, porque sé que si no se reconoce que fue una agresión homófoba y los agresores se libran, no sólo me perjudica a mí, sino a todo mi colectivo, a todas las personas de Géneros y Sexualidades Diversas. Si los homófobos se sienten impunes las agresiones contra nuestro colectivo se dispararán. No podemos permitirlo. Por eso he decidido pedir ayuda para pagar a la procuradora y poder recurrir. Quien quiera puede ayudarme donando lo que le sea posible a mi PayPal https://www.paypal.me/AlvaroEscudero o, al menos, difundiendo esto.

Me gustaría que todas las personas que leyeran esto reflexionaran sobre lo grave que es llegar a esta situación de tener que pedir limosna para poder recurrir. ¿En qué lugar coloca esta situación a cualquier víctima de una agresión gsdfóbica? ¿Cómo vamos a sentirnos seguras las personas GSD cada vez que salgamos de casa? ¿Cómo voy a confiar en la Justicia si quien me tiene que defender, la Fiscalía, apenas lo hace (más allá de las buenas palabras) y los jueces no son sensibles al tremendo problema de la homofobia? ¿Qué esperanzas le puedo dar a cualquier otra víctima que venga a mi asociación a pedir ayuda? ¿Organizamos una campaña de crowdfunding para cada nuevo caso que conozcamos? ¿Empezamos a tomarnos la justicia por nuestra mano? ¿Qué hacemos?

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios