“Si esto es un hombre” se titula el libro de memorias de Primo Levi sobre su estancia en un campo de exterminio alemán, allá por la 2ª Guerra Mundial. El título hace referencia tanto a las víctimas como a los verdugos, los asesinos “si esto es un hombre” quien comete tales actos sobre otros seres humanos, tengan la edad que tengan. Actos de exterminio, porque les gusta hacerlo, porque si no son ellos soy yo, porque lo hacen todos: matarlos, dejarles morir nunca de forma natural, hacerles morir sin aflojar la presión segundo a segundo hasta que mueran. ¿Qué formas son esas? Levi las narra; algunas las habrán visto en cine-tv, que llegan lejanas ‘suavizadas’ –el idiota de alto nivel técnico de Spielberg-, no así en ‘Maus’, el cómic de Art Spiegelman.

‘Si esto es un hombre’, viendo el estado al que llegan quienes son objeto de exterminio.

Los y las pensionistas se manifiestan. En cantidad. Con razón. No es sólo una cuestión de dinero, como quieren hacer creer aquellos a quienes va dirigida la protesta de pensionistas. Estos, llamémosles gobernantes, mientras, van practicando la lapidación. Dando piedras a quienes no son pensionistas con vistas a la lapidación (a su llegada, como si fuera el estreno de un blockbuster).

Los viejos son un gasto que se podría ahorrar si… los viejos son los que más gastan en medicinas… los viejos ¿para qué?... salva tu dinero… el que venga detrás que arreesejoda…

¿Padres, madres? ¿vamos a entrar en eso? ¿te acuerdas de lo que te hicieron?... ¿obligado a qué con ellos? Los viejos son meados y cacas ensuciando el ambiente, la casa que ocupan (si esa casa se vende…)… ya no controlan a esas edades… (‘La lapidación de Saint Étienne’, película dirigida por Pere Vila -2012- entra en este territorio, de la indefensión ante las piedras que arrojan hijos, vecinos, servicios sociales… porque ese viejo ya no es un hombre: no útil. Para ellos).

Los ciudadanos jóvenes no viejos sienten el peso de la piedra en su mano y piensan en ellos mismos, ahora. De momento la dejan cerca. Si esto es un hombre.

Los hackers también llegarán a viejos. Se pinta a los hackers como ladrones por los ladrones, o como frikis je je. Si hay que utilizar el término revolución, es a ellos a quien hay que mirar. Campesinos, obreros, burgueses… tuvieron su momento, son historia.

Como ves hay motivo de esperanza, si lo que te va es la revolución.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios