Tras un periplo que de momento ha llevado año y medio, varios militantes históricos de la Asociación Vecinal Rondilla acaban de hacer pública la sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Valladolid, que anula el acuerdo de la Asamblea General Ordinaria de 5 de marzo de 2017 referido a la designación de los miembros de la Junta Directiva para ese año.

La parte jurídica de la controversia se resume en que la emblemática asociación del populoso barrio vallisoletano conculcó la Ley Orgánica reguladora del Derecho de Asociación y sus propios Estatutos para excluir de su órgano de dirección a los recurrentes, que habían venido participando muy activamente en la vida asociativa durante las últimas décadas (en algún caso desde la fundación), y al parecer no eran del agrado del núcleo directivo actual.

Para ello, alteraron la tradicional elección por consenso de la Junta Directiva, mediante una votación “sin poder determinar en el recuento qué abstenciones hubieron, ni control de socios que votaban, sin constatar hubiera censo de socios, contabilizando todas las papeletas tuvieran o no enmiendas”. En suma, “sin las exigidas garantías, […] sin control de quien votaba fuera no ya socio sino también con los requisitos para emitir ese voto”.

Votación fraudulenta en la que ejercieron de fedatarias las “Sras. García Álvarez y Larena Gorostiaga” a la sazón las dos últimas presidentas de la Federación de Asociaciones Vecinales “Antonio Machado”, y que se ha encargado de defender como abogado otro ex presidente de la Federación Vecinal, Pablo Gerbolés. En ese momento todas miembros relevantes de Valladolid Toma la Palabra, la confluencia electoral de Izquierda Unida.

Dos problemas de fondo afloran en esta aparente querella de “patio de vecinos”, esenciales desde mi punto de vista para la subsistencia del movimiento vecinal y en general de los movimientos sociales como entes independientes y críticos, útiles para la transformación de la ciudad al servicio de sus personas asociadas y del interés general que deben representar.

La primera cuestión es la pulsión de los partidos políticos por domesticar a las organizaciones sociales hasta convertirlas en sus correas de transmisión, en especial cuando están en el poder. Nada nuevo. Desde la Transición PSOE y PCE inundaron de militantes las asociaciones vecinales, y con su llegada al ayuntamiento el PP llegó a promover su propia Federación Vecinal (“Conde Ansúrez”), ante la imposibilidad de manejar a las asociaciones de barrio.

En la actualidad es Valladolid Toma la Palabra quién se está mostrando más activa en esa aspiración partidista de controlar el movimiento ciudadano, quizás para silenciar sus críticas a la actuación de concejalías como Participación Ciudadana o Urbanismo, que dirigen. En esa dinámica hay que inscribir los sucesos de la Asociación Vecinal Rondilla, con un protagonismo muy destacado de militantes del partido, que en ocasiones ni viven en el barrio.

La segunda cuestión es el difícil equilibrio entre la accción reivindicativa y la prestación de servicios sociales, que aúnan desde hace tres décadas las asociaciones vecinales. La gestión de programas como la educación de adultos, frecuentemente a través de entidades independientes como es el caso de la Fundación Rondilla, conlleva tensiones por la dependencia que se establece de las administraciones que otorgan los fondos para sostener dichas actividades.

Hablamos de un colectivo profesional con gran dedicación, precario y mal remunerado, amenazado de muerte en los últimos años de León de la Riva por su vinculación al movimiento vecinal. Es lógico que estas trabajadoras pretendan una mejor situación laboral, y que hayan percibido el cambio de gobierno municipal como su última oportunidad después de años de incertidumbre y sacrificio. Lo que es menos entendible es que su justa aspiración personal condicione la vertiente reivindicativa de la asociación, hasta llegar a anularla.

Así que la organización política Valladolid Toma la Palabra y el colectivo de trabajadoras de la Fundación Rondilla, con la colaboración de la Federación Vecinal “Antonio Machado”, decidieron copar la Asociación Vecinal Rondilla para laminar su actividad reivindicativa, y en particular sus críticas al actual ayuntamiento “del cambio” en asuntos tan espinosos como el derribo del Colegio San Juan de la Cruz o el Espacio Joven de la calle Olmo, purgando a sus militantes históricos disidentes en “una Asamblea organizada para echar a cierta gente…”.

Para quienes llevamos décadas en el movimiento ciudadano (no digamos para los represaliados), la lección es desoladora. El resultado de veinte años de resistencia al autoritarismo del Alcalde León no puede ser más decepcionante, en lo político y en lo personal. Toma la Palabra purga a los críticos, silencia las organizaciones sociales y maltrata a sus electores. Desmantelado el movimiento ciudadano, ¿quién hará de contrapeso al Poder?

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

3 Comentarios

  1. No puedo estar de acuerdo que Toma La Palabra purgue a los críticos y me considero uno de ellos dentro de la Agrupación, intentando hacer crítica constructiva. Se nombran a varias personas como influyemtes y relevantes en Toma La Palabra, pero nada por lo que se les critica y hasta la sentencia judicial, todo ello no es ni de lejos por su actividad en Toma La Palabra ni su afinidad, por lo que considero este artículo tendencioso y que incide de forma gratuita sobre una agrupación que surgió de la participación de vecinos y vecinas de Valladolid, sin exigir premisas de afinidad en otras organizaciones.
    Considero un exceso y desafortunado este artículo, me apena que lo haya escrito quien considero mi amigo y compañero, aún así espero y deseo que mantengamos la amistad y compañerismo, no puedo por menos de manifestar estas diferencias en este asunto.

  2. LA PURGA DE LA PURGA
    (Respuesta, a título personal, de una trabajadora de la Fundación Rondilla al libelo del hijo de uno de los que no obtuvo el refrendo de la asamblea para formar parte de la Junta Directiva de la Asociación Vecinal Rondilla).

    Vaya, vaya, vaya. ¡Qué receta más rica y fácil de hacer!:
    1. Mezclar churras y merinas y caprinas y …. todo lo que sea ovino.
    2. Hacer un batiburrillo.
    3. Agitar hasta que los componentes se mezclen bien.
    4. Y ya tienes el cóctel perfecto: La Purga.

    ¡Uy! Qué raro, te has olvidado del asalto de la concejalía de Medio Ambiente en la toma de la asociación o ¿es qué recibes subvenciones de esta concejalía y tienes que envainártela, machote?
    ¡Uy! ¿No te han dicho que los cambios de estatutos para que las personas/vecinas que desarrollan su actividad económica en el barrio se pudieran asociar como una vecina más fue propuesta por la directiva de la que formaban parte ellos y aprobada en Asamblea con su apoyo?
    ¡Uy! ¿No te han contado qué sólo éramos 4 trabajadoras de la fundación las que estaban en la directiva de la asociación de ese año de un total de 24? En la actual seguimos siendo cuatro de 19. Excluyo a la coordinadora de la fundación porque es de obligado cumplimiento su pertenencia a la directiva.
    ¡Uy! ¿No te han contado que fue la propia directiva, de la que formaban parte, la que nos pidió que entráramos en la directiva para que hubiera una mayor conexión y cohesión y conocimiento de nuestra labor y poder sacar a la luz todo el trabajo que desarrollábamos y algunos no remuneradas? Puedes llamarnos tontas, pero ahí está el compromiso social y militante por el desarrollo del barrio.
    ¡Uy! ¿No te han concretado a cuánto asciende el convenio de Educación de Adultos, ¿ahora Aprendizaje a lo Largo de la Vida, con el Ayuntamiento de Valladolid? Pues te lo digo yo, 19.000 € para el curso 2017/2018, lo que supone menos del 10% del presupuesto total de la Fundación Rondilla y que están publicadas en la página web. ¿Sabes cuántos participantes se matricularon este curso? 393. ¿Tú te crees que mi dignidad y profesionalidad y compromiso, nuestra dignidad y profesionalidad y compromiso, la vendemos por esa ínfima cantidad de dinero? ¿No será que tú te callas lo que recibes de la concejalía de Medio Ambiente y te vendes por menos?
    Por cierto, convenio firmado con la Concejalía de Educación, que la gestiona el PSOE, y el resto de los proyectos que financia el ayuntamiento provienen de la de Bienestar Social, por cierto, también gestionada por el PSOE. ¡Cuánta inquina y tergiversación!
    ¡Uy! ¿no te han contado las veces que se ha cambiado de criterio sobre el colegio Juan de la Cruz? Que si rehabilitación, que si derribo, que si ocupación….
    ¡Uy! ¿no te han contado las batallas que dimos, ellos incluidos, por el Juan de la Cruz? ¿No te han contado que el colegio ya no pertenecía ni tenía nada que ver con el ayuntamiento, sino que era del estado (seguridad social) y que sólo quedaba paralizarlo a pie de calle? Por cierto, no te vi ningún día por allí, a pie de obra, intentando paralizar el derribo.
    ¡Uy! ¿No te han contado que tu padre fue promotor, junto con los otros, de la creación de la Fundación Rondilla y que pertenecieron a su patronato? Ahora se comportan como Cronos (mitología griega) o Saturno (mitología romana): devorar a los hijos para mantener el ranchito.
    ¡Uy! ¿No te han contado que en esa Asamblea se expusieron los dos puntos de vistas, los de aquellas vecinas que querían buscar un punto de encuentro y la amenaza de impugnación de este punto en los tribunales y aun así la asamblea aprobó de forma abrumadora el votar a las candidatas a formar parte de la Junta Directiva? ¿Tanto miedo se tiene a la democracia directa?
    Para las que llevamos años en el movimiento ciudadano es desolador que aquellos que presumen de demócratas no acepten la decisión SOBERANA de una asamblea y quieran ver fantasmas donde no los hay.
    ¿Quién hará el contrapeso al poder? Espero que no sean aquellos que utilizan la falta de respeto y la agresividad como bandera cuando no les dan la razón en la toma de decisiones acordadas de forma democrática en los órganos de decisión.

  3. Por cierto, la sentencia no anula la forma de elección (el voto secreto y directo para elegir a la JD) sino el formalismo del proceso (listado de asociados, carnet,...) pero alli nos conocíamos todas. Y aquí te dejo el comunicado de la asociación en su integridad sin cortes ni comentarios, en bruto:
    https://rondilla.org/post/valoracion-de-la-sentencia-que-declara-nulo-el-acuerdo-de-designacion-de-los-miembros-de-la-junta-directiva-en-la-asamblea-de-5-de-marzo-de-2017/
    Y aqui otro post que desmonta tu caradura y de sinvergüenza. Antes de criticar de oídas y señalando con el dedo es impresionante la venda que tienes y que dice "Amor de Padre":
    https://valientesombrero.wordpress.com/2018/09/09/debatamos-con-honestidad-para-seguir-siendo-personas-libres/