“Una horda”, oigo en una radio laica al dar la noticia de tres policíasmunicipales (pm) “atacados” por, dicen otros medios, un grupo de 200 personas “al parecer, etnia gitana” ¡la raza!, já. Otros medios, prefieren decir: “en” Las Viudas (barrio de). Ese sitio ghetto, delincuencia, ¿narcotráfico?, allí donde viven los que se empeñan en seguir siendo pobres, económicamente hablando, o donde ELLOS quieren vivir, como también se oye decir.

El desencadenante del ‘ataque’ fue que, “al parecer”, se empeñan en no cumplir con “las ordenanzas sobre limpieza”, y es que los tres pm, sacando a relucir su papel de educadores cívicosociales, le dijeron a un ciudadano –“al parecer, de…”- que una encimera no se podía echar en un contenedor ¿le sugirieron que lo llevara a un punto limpio o llamara al servicio de recogida de limpiezas municipal? Falta información. Tal vez cuando salga el juicio a las cuatro personas, “al parecer de etnia gitana”, detenidas tengamos más info.

¿Está asuntos internos de la pm interviniendo? ¿coincidirán los tres pm en su declaración? ¿tuvieron los tres la misma idea al ver la encimera entrar en el contenedor, independientemente de “al parecer” la etnia gitana del introductor? Y si fue uno (o una, lo pongo por lo de la igualdad, pero esto son cosas “al parecer”, de tíos) el que tuvo el arranque… ¿es el que ha salido el último del hospital? (en las pelis y sobretodo las series de televisión americanas de polis es un guión recurrente el explorar estas… cosas amazing que les pasan a los mercenarios del Estado).

El pueblo gitano. Recuerdo que estamos en el año 2018. ¿Se ha hecho algún estudio de cómo eran tratados durante el franquismo, sin ir más lejos? Porque si nos remontamos más atrás vemos de todo, a la altura del exterminio nazi, de la esclavitud norteamericana y aliados, de los progroms rusos, más las especialidades típicamente españolas.

Sí se sabe lo que pasaba en el franquismo con los gitanos -sin entrar detalles ya lo harán los historiadores-: chabolismo hasta que llegó la democracia. Aquí en Valladolid, recuerdo el que se daba en La Fuente de la Salud. Luego, en versión moderna, el barrio de La Esperanza… Oigo decir a un responsable del Ayuntamiento de Valladolid que cuando se arregle lo de los terrenos del Zambrana podrá hacerse algo con el barrio de Las Viudas.

Hace poco me entero que Mala Rodríguez es gitana, creía que su singularidad como rapera, cantante de hip-hop, provenía de Andalucía; pues no, el hecho de ser una de las voces más destacadas de la escena hip-hop hispanohablante –incluye latinolandia-, en particular, y de la escena musical nacional –y latina-, en general lo aporta su gitaneidad. No es una novedad dentro de la música. ¿Será porque son pobres?

Hay un libro escrito por Isabel Fonseca titulado ‘Enterradme de pie. El camino de los gitanos’ (Anagrama. 2009), testimonio de los cuatro años que pasó con gitanos de la Europa del Este. Enterradme de pie. Pues, vivo de pie. En el plano simbólico el pueblo gitano representa(¿ba?) al ser humano que no pierde su orgullo ni en las más terribles y miserables condiciones. Representa la libertad frente al constante sometimiento del sistema.

En el plano real, genera miedo el pueblo gitano, y de ahí el rechazo, el odio, la envidia, incluso. Pero también, excepcionalmente, la solidaridad, el combatir junto a ellos contra la injusticia, la desigualdad –la suya y la nuestra: la de todos-, por parte de no gitanos, y sin ser curas. Los hay, yo conozco a un gachó así.

Y ahora, un poco de plagio:

"El ingenio gitano ha estado entre nosotros siempre, con su viveza y su talento y una desproporcionada contribución a la alegría de vivir y a la originalidad allí donde se encuentra" (Isabel Fonseca)

"No hay más remedio que atribuir la recíproca participación de elemento gitano en una parte de nuestras costumbres y de ciertas propensiones del elemento nacional a las costumbres gitanas" (Blas Infante)

"Lo curioso es que en ninguna de las naciones, en donde fueron a dar, salvo en España, dejaron de ser casta intrusa, esclavizada o paria. A lo sumo, se les tomó por instrumento de solaz y pasatiempo servil, como sucede con los 'tziganos' (zíngaros) o gitanos de Bohemia. En ninguna parte, salvo en España, se fraterniza con los cañís, ni el gitanismo se consustantivó con la tradición nacional, con el casticismo. ¿A qué misteriosas razones de afinidad obedece este fenómeno? Merece la pena pensarlo" (Pérez de Ayala. Las Máscaras, Tomo II).

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios