“¿De Primera Línea? No me digas ¿Y cómo os ha dado por venir aquí?”,

-Ya ves, querían una visión nocturna de Valladolid.

-Pues cuando volváis podéis decir: “Es que estaba tan oscuro que no se veía a nadie”, ¡porque mira qué muerte! Esto funciona muy mal últimamente. Ya sabes que ha habido muy malos rollos con lo de aquellos chicos que mataron, y la gente se corta mucho a la hora de salir.

-(Un tuno) Pues yo me lo he pasado muy bien en la boda.

-¡Como digas que hay marcha aquí te mato! (Repara en unas marujas) ¡Holaaa! Me llamo Carmela y soy de Burgos. ¡Vengan, que nos van a hacer unas fotos para una revista! En serio, ¡miren qué flash!

-¿No hay ningún sitio promiscuo por estos barrios?

-¿En Valladolid? Nada. No prospera. Esto sigue como en tiempos del difunto marido, aquel que tantas veces me dio gusto y un disgusto… ¡Ay, yo no quería decirlo!

-Sin embargo a ti te adoran.

-Es que no se atreven a meterse conmigo porque les pego unas contestaciones que los dejo baldados. Mira, el otro día, yo iba tan divina con un vaquero enseñando el ojete y una maruja horrorosa me dice: “No tendrá dinero para comprarse un pantalón”. Y yo salté: “¡Y usted pa comprarse un sujetador, tetuda!”. Y luego me viene con que su marido es de la Municipal. ¡Ya podría llevársela con una grúa! (Aparecen dos antoñonas con vestidos floreados) ¡Mira! ¡Igual que el empapelado que tenía yo en el salón hace años! (Huyen despavoridas) ¿Ves? ¡Y cuando no se meten ellas conmigo, me meto yo con ellas, que es más divertido!

Javi La Eléctrica, Eli a finales de 1990 en la revista Primera Línea.

Septiembre 2018: El programa de televisión de Andreu Buenafuente, ‘Late Motiv’, se abre con estas palabras escritas en la pantalla: “Dedicado a Javi, La Ely, de Valladolid”. Eli, La Ely había muerto días antes a consecuencia de una paliza propinada por un adolescente (leído/oído en los medios). En Valladolid. En su Valladolid.

“Lo de Fachadolid es un tópico total. Yo creo que hay muchos más fachas en Toledo. Lo que pasa es que los que había eran muy revoltosos, pero ahora ya están muy calmados. Sin embargo, es cierto que hay una mentalidad muy atrasada, es una ciudad de gente muy pija, horrible”, decía también en Primera Línea, la cual se refería a La Eléctrica” como “transexual”, al igual que ahora con su agresión y muerte han hecho bastantes medios. Pero también como travesti, en el pie de esta foto, “travesti deslenguado y super divertido que conoce a todo el mundo en la ciudad” (los líos con los géneros se siguen dando). Travesti. Le gustaba vestirse de mujer como a Ed Wood o a tanto heterosexual, pero no sólo en carnavales.

Foto: JUAN PICCA
Foto: JUAN PICCA

Venía vistiéndose de mujer desde principios de los 80, que se sepa/sepamos (según una fuente consultada participó en uno de los primeros conciertos de Los Nadie vestida de nazi; la fuente consultada especula con la posibilidad de si “Karla”, la famosa canción del grupo vallisoletano, estaría inspirada en él/la).

En Barcelona estaba Ocaña; en Madrid, Fabio McNamara. Aquí, La Eléctrica. Por aquellos años, los de después de la muerte, en la cama, de ese que van sacar del valle de los caídos. ¿Alguien hará un documental sobre él? ¿de cuatro décadas de vida/historia vallisoletana vistas a través de los ojos de un travesti? No vale cualquiera (Para una novela negra daría el crimen, ¿actuó solo o en compañía de otros? ¿qué tipo de mente habita en el adolescente que se entregó en comisaría acompañado por su madre? ¿clase media o baja? ¿cómo se vive después de haber matado a una persona?...).

(Debo parar un momento la redacción. En la calle me encuentro con una larga cola de personas esperando a entrar en un pequeño teatro que hace una semana acogía el festival Direct by Woman. Oigo un comentario, “se tendría que haber hecho en el Calderón”, dice, señalando la cola, uno -como que el alquiler tiene el mismo precio. Son gente de mediana edad, pero también hay adolescentes, chicos y chicas. Cla-se me-dia. No cabrán todos en este ‘acto’ de Vox. Coincide que hay un olor a caca por esta parte de la ciudad, que yo sepa. Es una coincidencia, ha pasado otras veces en Valladolid, pero ya sabes qué pasa con las coincidencias, desprenden significado, aparte de su sentido real).

Delito de odio, es la definición que parece ajustarse a este crimen. ¿Qué has sentido al leer a La Eléctrica?

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios