Es hora de hacer propuestas, de cambiar ciertas cosas que han permanecido inalterables desde que González, Felipe dejó de ser el señorito favorito. Y ya le toca el turno a Radio3, la emisora pública que fue musical y por la tontería aznarista fue informativo cultural. Y ahí sigue.

Mi propuesta tiene que ver con cambiar su estructura de sucesión de programas y pasar a ser un solo programa, como si fuera una sesión de Dj. Donde se hablara poco y se escuchara mucha música (para lo informativo cultural –cine, teatro, arte…-, otra radio o en otra radio). Donde se prestara atención a la música que se hace en la actualidad, en todo el mundo (lo camp, lo antiguo tradicional y así tendría una representación mínima, sólo aquello que perviviera, bueno, esto necesitaría una explicación algo más larga, llámenme y se lo cuento).

No se ahorraría en locutores/as, sino que estoas tendrían otro cometido: preparar listas de música, rastrear el mundo musical en busca de intérpretes, tal vez artistas… ¿Entrevistas? Tal vez de madrugada o en podcast anexos; ¿decir los nombres de quién hace la música y el título de esta?, si no corta el ritmo podría verse. Para qué se quiere saber el título, ¿autor/a?, si la mayoría son efímeros… podría tratarse (que sea su hacer el que los destaque, no porque ‘hagan’ algo).

Con esto la música ocuparía el escenario principal, no el locutor-la locutora. A no ser que fuera alguien cuya forma de hablar conectara con el tono musical… estoooo, dominante –ya, suena un poco así, llámenme y lo hablamos.

Y sí seguiría habiendo rock, soul –me parto con lo del neosoul, vamos a dejarlo-, que seguiría habiendo esos ‘estilos’, sólo que fundidos amalgamados secuenciados, no un espacio dedicado sólo a ellos, como los hay de Francia, Brasil o cualquier país, que también pasarían a esa secuenciación continuada, pero con el oído puesto en el presente, no en intérpretes de ahora que hacen cosas del pasado pasadísimo (alguno entraría, alguno solo; es decir que si sale una Amy Winehouse, pues una cancioncita; no se trata de descartar al oyente inmóvil en su gusto aquel, tiene que estar, con todos los demás que se mueven).

Con esto se trataría poner por delante lo musical. ¿Qué hay gente que quiere hacer punk? Pues ahí está San Pedro Regalado ¿qué quieren hacer rock greenday? Ahí está el informativo deportivo diario de la Ser. Claro, habría canciones sonando, pero en plan sesión dj, como se ha dicho; y sesiones en plan dj sin canciones. ¿El flamenco tendría cabida? Algún reto habría que poner a quienes tuvieran que pinchar, hacer estas sesiones musicales.

Otro efecto de hacer este cambio sería cortar/confrontar la manera de hacer de esas radios musicales convencionales-principales o los pútridos tvprograms vozeros, ahí está el Orozco en el Calderón como si fuera alguien importante el sensible este: “Si alguna vez pensaste que mis canciones hablaban de ti entonces no lo pienses más, hablan de ti!”, ni que se lo hubiera escrito Rajoy.

De ‘Repensar políticas culturales locales’, poco puedo decir, es un tema complicado, más cuando se presentan bajo el lema: “Las políticas locales como creadoras de capital cultural”. Se celebrará el 9 de mayo, sesión maratoniana, en el Herreriano. Es complicado porque deben dar cabida a todas las sensibilidades existentes en la localidad. Sensibilidades zarzueleras, verbeneras –amplio espectro de estilos-, teatreras, pìntureras… Las “nuevas políticas de futuro”, título de una ponencia -hay otra que hace referencia a “para una vida decente”-, tendrían que situar calidad, en primer lugar. Calidad, llámenme y les cuento.

1 comentario