Reunión de Artesa
Reunión de Artesa

La crisis económica llegó a las artes escénicas un poco más tarde que a otros sectores culturales (música, cine) como pasó por ejemplo con el libro o los museos que se convirtieron en una especie de refugio de disfrute cultural mientras otras artes iban cayendo de sus pedestales, al menos de los económicos.

Pero de forma inexorable en 2012 la disminución de los presupuestos para cultura y el aumento al 21% de IVA de las entradas de los espectáculos hicieron que – en datos del INE- la actividad cultural se redujera en torno al cincuenta por ciento. También pasó en Castilla y León y las empresas teatrales se redujeron apenas a los socios y algún trabajador/a contratados esporádicamente para espectáculos cada vez de menor dimensión y realizados generalmente con materiales escénicos que se fueron reciclando. Algunos nuevos nichos de actividad por explorar como la actividad escénica relacionada con el patrimonio, las celebraciones…y poco más.

¿Qué pasaba en las organizaciones profesionales? La Unión de Intérpretes de Teatro y Baile (Unión de Actores) no resistió y tiró la toalla. Artesa redujo su actividad y exploró la línea de la internacionalización, complicada para el teatro textual, más fácil para la danza o la calle. Además, nuestro mercado “natural” Iberoamérica es una potencia mundial exportadora de un gran teatro de actores y actrices contemporáneo y solo queda exportar allí teatro clásico y teatro para niñxs y bebés, de lo que en la región tenemos grandes exponentes.

En este clima de crisis toca hacer cambio de junta directiva (junio de 2018) y se produce con absoluta normalidad y con un traspaso de información ejemplar. Llega el momento de poner todo en marcha de nuevo y esto se produce el pasado noviembre en Mercartes, stand en la Feria, nuevas compañías, negociaciones habituales con la Junta de Castilla y León. La nueva Junta Directiva compuesta por Quimera, Ballet Contemporáneo de Burgos, Fabularia y Pie Izquierdo se imponen dos objetivos: recuperar actividad escénica en la región y recuperar cifra de ayudas a las empresas anteriores a la crisis – de la que escuchamos a diario los cantos de sirena de su superación-. Y en eso están las casi veinte compañías teatrales que componen Artesa y que suponen casi el ochenta por ciento de los espectáculos producidos en la región frente a un mero veinte por ciento de los exhibidos en la Red de Teatros y los Circuitos Escénicos.

El aumento de los presupuestos para ayudas parece condicionado - ¿?- a la aprobación de los presupuestos estatales aunque la Junta tenga plena capacidad de obrar en este campo, pero la recuperación de la actividad se está produciendo mediante algunas medidas propuestas por Artesa: Plan de Choque anticrisis, Ciclos de artes escénicas regionales en espacios de la propia Junta CyL, como bibliotecas, centros de arte, auditorios. Propuestas que vienen a complementar la actividad de redes y circuitos, cuyo aumento presupuestario se demanda también, pero con una nueva perspectiva a largo plazo: que la propia Junta de Castilla y León ejerza sus competencias escénicas sin ser subsidiaria de lo que hacen los ayuntamientos únicamente. El programa en bibliotecas por toda la región está ya en marcha y el Ciclo de Teatro Regional del Centro Cultural Miguel Delibes en Valladolid está consiguiendo aforos impensables, ya se sabía que había interés por las artes escénicas regionales al sucederse premios nacionales – Max, Ministerio de Cultura- coproducciones con los Centros Dramáticos Nacionales y giras internacionales por parte de muchas compañías de la región.

Hay sectores como la danza que necesitan un aporte superior – solo el 1% de lo programado en la región es danza- y otras como el circo, artes de calle, teatro de investigación, mimo…necesitan mayor visibilidad social.

Componen Artesa en estos momentos empresas como: Nao D´Amores, Teatro Corsario, Morfeo Teatro, Ballet Contemporáneo de Burgos, Teatro Quimera, Bambalúa, Rita Clara, Es.Arte, Pie Izquierdo, Teloncillo Teatro, Producciones Rayuela, Cándido Producciones, Fabularia, La Sonrisa, Azar Teatro, Teatro del Poniente, Miguel (Magia) y Musical Sport.
Predomina el eje Salamanca-Valladolid-Burgos como en casi toda la actividad económica regional pero por suerte hay representación de Segovia, Zamora y León que seguramente necesiten una discriminación positiva para acceder a determinados espacios. Avila, Palencia y Soria continúan con sus grandes problemas y podrían ser lugares de intervención escénica a través de estos Ciclos Regionales programados.

Con estos mimbres y con mucho cuidado institucional ya se puede comenzar a volver a tejer un buen cesto.

No hay comentarios