La gran triunfadora ha sido la película canadiense La Genesse del director Phillip Lesage, que se ha alzado con la Espiga de oro y el premio Ribera del Duero al mejor realizador, así como el premio al mejor actor para Thomas Pellerin.
La gran triunfadora ha sido la película canadiense La Genesse del director Phillip Lesage, que se ha alzado con la Espiga de oro y el premio Ribera del Duero al mejor realizador, así como el premio al mejor actor para Thomas Pellerin.

Con la tradicional lectura del palmarés ha llegado a su conclusión la 63 edición de la SEMINCI, que ha transcurrido sin incidentes dignos de mención y con las tradicionales cifras de asistencia de público, que la organización utiliza para defender su modelo de festival. Este año, a falta de confirmación definitiva, se ha alcanzado la cifra de 97.000 espectadores en sala.

El jurado internacional, presidido por el cineasta portugués Miguel Gomes, ha optado en esta 63 edición por un palmarés más decididamente cinéfilo que en anteriores certámenes, en los que ha prevalecido un enfoque mucho más comercial.

La gran triunfadora ha sido la película canadiense La Genesse del director Phillip Lesage, que se ha alzado con la Espiga de oro y el premio Ribera del Duero al mejor realizador, así como el premio al mejor actor para Thomas Pellerin. La atrevida propuesta del realizador canadiense, un relato autobiográfico sobre el descubrimiento de la propia sexualidad al margen de las convenciones sociales con un final que escapa de la linealidad narrativa del gusto del gran público, ha enamorado al jurado internacional de la 63 Edición.

In den Gängen y The Miseducation of Cameron Post han resultado ambas galardonadas ex aequo con la Espiga de Plata . Dos propuestas radicalmente diferentes en su enfoque. La primera con claras pretensiones autorales constituye un ejercicio de ruptura narrativa clásica, mientras que la película nortemaricana es un continuo dejà vu de clichés asociados a la represión de la homosexualidad. En estos dos galardones se personifican las dos almas de un Festival cuya organización no acaba de conciliar convenientemente.

El premio al mejor realizador debutante ha ido a parar a Milko Lazarov por Aga y su alegoría apocalíptica sobre el desastre climático, que también se lleva el nuevo galardón, la Espiga Verde, que se otorga por primera vez en esta 63 edición.

El premio a la mejor interpretación femenina se lo ha llevado la islandesa Halldora Geirharosdottir por su papel de activista medioambiental en La Mujer de la montaña.

El premio del público ha vuelto a recaer en una cinta dirigida por Gaston Duprat con su insustancial comedia Mi obra Maestra. Mucho menos comprensible resulta la elección del jurado FIPRESCI de la película canadiense La caída del imperio americano como ganadora del premio de la crítica internacional, pues se trata de un filme menor y claramente fallido en la interesante filmografía del realizador Denys Arcand.

La gran perdedora ha resultado la película danesa Den Skyldige del danés Gustav Möller que sólo se lleva el premio Miguel Delibes al mejor guión por su minimalista puesta en escena y su interesante trama .

En cuanto al resto de secciones competitivas destacar el premio al mejor documental en la Sección Tiempo de Historia para LIBRE de Michel Toesca que relata las acciones de resistencia ciudadana en relación con el drama de los refugiados y el segundo puesto para Our New President sobre la presunta trama rusa en la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

En Punto de Encuentro se ha premiado la danesa El regreso y Yomeddne ha obtenido una mención especial del jurado. La Espiga arcoíris ha sido concedida a Yo Imposible de la venezolana Patria Ortega, por su tratamiento vanguardista de la condición intersexual.

Por último destacar que la 64 edición se desarrollará entre el 19 y 26 de octubre y que posiblemente el país invitado sea Canadá.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios