Presentación del semáforo del ruido en el Ayuntamiento de Valladolid.
Presentación del semáforo del ruido en el Ayuntamiento de Valladolid.

El Ayuntamiento de Valladolid cuenta desde hoy en su vestíbulo con un prototipo del Semáforo del Ruido, dispositivo que señala cuándo se están superando los decibelios permitidos, para contribuir, así, a sensibilizar a la ciudanía sobre la problemática en torno a la contaminación acústica. Precisamente, hoy, último miércoles del mes de abril, se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido. Representantes del grupo de trabajo que desarrolló este proyecto en el marco del laboratorio ciudadano de La Ciudad Imaginada 2018 han sido los encargados de colocar en la Casa Consistorial el prototipo, elaborado con plástico reciclado y el microprocesador ARDUINO. Les han acompañado María Sánchez, concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, y Ana Redondo, concejala de Cultura y Turismo.

La concejala María Sánchez ha recordado que “el día 27 de abril se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, actividad que se desarrolla el último miércoles del mes de abril desde hace más de 20 años a nivel mundial, con el propósito de promover en el ámbito internacional el cuidado del ambiente acústico, la conservación de la audición y la concienciación sobre las molestias y daños que generan los ruidos”. Así mismo, Sánchez ha hecho referencia a actuaciones municipales en este mandato como la elaboración de un mapa de ruido (que se puede consultar en el portal GIS, recientemente puesto en marcha por el Ayuntamiento de Valladolid), la promoción de campañas para la conciliación del ocio nocturno y el descanso del vecindario y el próximo plan de acción contra el ruido que se está elaborando desde la concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

El Semáforo del Ruido hace hincapié en la necesidad de corregir hábitos negativos en torno al ruido, así como en los riesgos que conlleva la contaminación acústica para nuestra salud, más allá de la pérdida de capacidad auditiva, como estrés, insomnio, hiperactividad o ansiedad. Esta herramienta se dirige a la ciudadanía en general, pero también a instituciones, centros sanitarios, educativos y culturales, colectivos sociales, sectores hostelero e industrial, etc.

En estos momentos, se trabaja en el diseño de una plantilla y en la elaboración de un tutorial que, una vez disponibles en la web de La Ciudad Imaginada (www.laciudadimaginada.es) facilitarán que los ciudadanos y ciudadanas puedan replicar el semáforo, para uso individual o colectivo. Próximamente, además, se instalarán semáforos en dos centros educativos de Valladolid.

El Semáforo del Ruido fue presentado a la organización de La Ciudad Imaginada por Melisa Daza, alumna de ESO del colegio Sagrado Corazón – La Anunciata de Valladolid, y seleccionado en convocatoria pública para formar parte del laboratorio ciudadano de 2018. Junto a Melisa, colaboran en el desarrollo del proyecto otros ocho vecinos y vecinas de la capital del Pisuerga: Yolanda Rodríguez, José Manuel Conde, Aníbal Gamazo, Marcus Borges, Andelson Ibert, Juan Torres, Marina Valentín, Miguel Ángel Morcillo, José Manuel Macías y Virginia Flores. Participan, además, Raquel García y Carlos Hernández Padrones, como facilitadores, mientras que José Ignacio Riesco (Audiotec) y Francisco López (IES La Merced) mentorizan al grupo de trabajo. En la elaboración del prototipo colabora, entre otros agentes, Kirolab 3D, a través de una Subvención para Economía Circular y Ecoinnovación de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid.

No hay comentarios