El concejal no adscrito, Jesús Presencio, en la rueda de prensa ofrecida esta mañana. Foto: úC
El concejal no adscrito, Jesús Presencio, en la rueda de prensa ofrecida esta mañana. Foto: úC

El concejal no adscrito, Jesús Presencio, ha comparado hoy con “la época de la Marbella de Imperioso” la operación puesta en marcha por el actual equipo de Gobierno municipal para desbloquear la construcción de Campus de la Justicia en el centro de la ciudad.

Según ha publicado el periódico más viejo de la ciudad, el Consistorio tiene previsto modificar el PGOU para ampliar la edificabilidad en 6.000 metros cuadrados en el edificio de la antigua Electra a cambio de que un fondo de inversión adquiera el Colegio El Salvador y se lo ceda al Ayuntamiento.

“Este es un asunto atípico y con ciertos matices irregulares”, ha asegurado Presencio antes de comparar la operación con las que se llevaron a cabo en su día “en la época de Marbella e Imperioso”, en una alusión a la gestión urbanística llevada a cabo en el municipio de la Costa del Sol por Jesús Gil y Gil.

“Al final se trata de sacar más edificabilidad para los amiguetes, porque no conocemos más de la operación. 6.000 metros cuadrados de edificabilidad son muchos metros y más en la zona más cara de la ciudad y de todo Castilla y León (Paseo de Isabel la Católica).

Edificio de la antigua Electra en el Paseo de Isabel la Católica.
Edificio de la antigua Electra en el Paseo de Isabel la Católica.

Presencio, que llegó a hablar de “charangueo” (SIC) considera que este intercambio “es totalmente especulativo porque si el Ayuntamiento lo hubiera querido hacer, o hubiera que hacerlo, lo debería haber incluido en el Plan General de Ordenación Urbana”. “Esta operación tendría que ser a cambio de nada”, ha indicado el concejal. “No sabemos a quién nos estamos vendiendo para hacer algo verdaderamente bueno para la ciudad. No es una operación transparente, está coja. Estos señores que vienen no son los Reyes Magos, no vienen a regalar nada”, ha señalado el concejal no adscrito, convencido de que “si el dueño de la Electra puede comprar a la Sareb el colegio El Salvador también tendría que poder hacerlo el Ayuntamiento”.

La respuesta del concejal de Urbanismo y actual alcalde en funciones, Manuel Saravia, ha sido inmediata. Ha defendido la transparencia y la legalidad de la operación, aunque se ha resistido con unas y dientes a dar más datos sobre la negociación en marcha y que podría llegar a cerrarse en las próximas fechas con un “fondo de inversión”.

Según ha explicado Saravia, sin dar datos concretos y sin llegar a confirmar si quiera que la operación solo afecte al edificio de la antigua Electra, el cambio de edificabilidad es una operación que se produce muchas veces para dar salida a determinados problemas urbanísticos. Saravia rechazó de plano que pueda ser una operación especulativa y destacó el “interés general” de la maniobra, ya que así el Ayuntamiento podrá desatascar el ambicioso proyecto de unificar en una única parcela del centro todas las sedes judiciales que a día de hoy están dispersas en la ciudad.

Según el concejal de Urbanismo, aunque es difícil que el convenio definitivo pueda estar listo para que el Ministerio estampe su firma en la primera quincena de septiembre, sí que se podrá avanzar en el acuerdo en una reunión que ya se está negociando para firmar las líneas maestras que deberá recoger el convenio a firmar con el Ministerio.

En octubre de 2016 la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid declaró la caducidad de la licencia de obras de rehabilitación del edificio de la Electra Popular Vallisoletana, situado entre las calles Veinte de Febrero e Isabel La Católica. Fue concedida por el ex alcalde del PP, Javier León de la Riva en 2007 y se anunció la construcción de un hotel de 5 estrellas que nunca se ha llevado a cabo.

El concejal de Urbanismo, Infraestructura y Vivienda, Manuel Saravia, destacó entonces, tras la cancelación del permiso, que no ha habido ningún movimiento de la empresa propietaria, Solvia, en todo este tiempo para iniciar las pertinentes obras de remodelación, con lo que finalmente se decidió "desechar la autorización hasta que se dé un paso en firme en este sentido”.

Jesús Enríquez durante una de sus intervenciones. FOTO: Gaspar Francés
Jesús Enríquez durante una de sus intervenciones en un pleno. FOTO: Gaspar Francés

"Convenio secreto"

Tan solo unas horas después de que se produjera la rueda de prensa del concejal no adscrito, Jesús Presencio, el PP ha hecho público un comunicado en el que demanda "el convenio secreto" para comprar el Colegio El Salvador. Los populares recuerdan que "durante todo el mandato, ambos concejales han afirmado que el ayuntamiento compraría el colegio a cambio de metros edificables en los terrenos del Zambrana, que llegarían a acuerdos con todos los propietarios públicos y privados afectados, que incluirían una intervención de regeneración urbana en Las Delicias y que, todo esto, no costaría nada a las arcas municipales".

"La pregunta ahora es obligada. Si su proyecto era tan viable ¿Por qué se está negociando con un inversor capitalista otra solución? Si el Ayuntamiento tiene suelo para cambiarlo por El Salvador ¿por qué se le van a dar a un promotor privado 6.000 m2 en el Paseo de Isabel La Católica, para que compre un colegio que podía comprar el Ayuntamiento?", señala el PP antes de apuntar dos posibles respuestas a sus preguntas: "O no era viable el proyecto de Campus de la Justicia, en los términos “dibujados” por Puente y Saravia y han buscado, a la desesperada, a un inversor privado que les saque las castañas del fuego o, si es viable, qué intereses les mueven a hacer urbanismo a la carta para que les compre otro el colegio, a cambio de una recalificación que muchos otros quisieran para sí".

El Grupo Popular ha remitido una carta esta mañana al Concejal de Urbanismo (se adjunta copia), para que confirme o desmienta las informaciones aparecidas en la prensas local, y saque a la luz el “convenio secreto” con el inversor.

Los populares sospechan que una de las razones por las que el nuevo Plan General sigue “secuestrado” por Puente y Saravia es la negociación “bajo la mesa” de la compra del Salvador, "al margen de los órganos de la corporación, despreciando a la oposición y al derecho de los ciudadanos a conocer la gestión política municipal por los cauces legalmente exigibles".

No hay comentarios