Uno de los agentes medioambientales que se ha movilizado hoy en Valladolid con una diana a modo de careta. Foto: Gaspar Francés
Uno de los agentes medioambientales que se ha movilizado hoy en Valladolid con una diana a modo de careta. Foto: Gaspar Francés

Los agentes medioambientales de la Comunidad han exigido hoy a las puertas de la Consejería de Medio Ambiente un cambio en los protocolos de seguridad que establece la Junta tras el último episodio de agresión sufrido por un agente.

“El pasado 7 de octubre, un empleado público, en acto de servicio, se encontró en el monte con una persona dispuesta a usar un hacha como arma, por el solo hecho de que no le gustaba lo que estaba escuchando de boca del funcionario en cumplimiento de la citada normativa. Sin querer demonizar en este acto señalando a ningún colectivo, lo que queremos aquí, es hacer ver la realidad de las situaciones con las que nos encontramos ante la sociedad castellana y leonesa y ante los responsables políticos que nos gobiernan”, han denunciado durante la movilización respaldada por todas las organizaciones sindicales.

Loa agentes medioambientales se han manifestado a las puertas de la Consejería de Medio Ambiente. Foto: Gaspar Francés
Loa agentes medioambientales se han manifestado a las puertas de la Consejería de Medio Ambiente. Foto: Gaspar Francés

Los agentes piden “encarecidamente” un “marco legal de carácter estatal básico (ley básica estatal) que vaya más allá de lo dispuesto en la Ley de Montes”. “La Junta de Castilla y León, aunque no esté dentro de sus competencias, puede apoyar todo ello e impulsar la Creación de Cuerpo con escala técnica y operativa (Grupo B del EBEP facilitando la formación de Técnico Superior), Ley de cuerpo”, sostienen.

También demandan “protocolización y Normalización de sistemas de Trabajo para todos los ámbitos de trabajo”. Quieren “garantías jurídicas claras y contundentes” como primer pilar de su seguridad laboral: registro y análisis de situaciones de riesgo; tolerancia cero ante casos de violencia; asistencia letrada en casos de amenazas, agresiones o atentados.

Además, reclaman “formación, siempre orientada a la adecuada realización de las inspecciones con unas mínimas garantías de seguridad” así como “organización del trabajo de inspección, adaptándolo al riesgo potencial de cada situación, así como desarrollando e implementando los necesarios e inexistentes, a día de hoy, protocolos “reales” de actuación”.

Otra de la exigencias es la “dotación de medios encaminados a la seguridad y disminución del riesgo de los Agentes (clara y única identidad como Agentes Medioambientales en la uniformidad y los vehículos en todo el territorio nacional, con sus correspondientes prioritarios V1 azules y V3; sistemas de comunicación del siglo XXI (en Castilla y León aún soportamos el arcaico sistema analógico de emisora simple) y nuevas tecnologías de geolocalización; seguridad pasiva como chalecos, guantes anti-corte o cámaras personales; seguridad activa como spray de pimienta, arma reglamentaria habilitada por el carnet profesional”.

La incorporación integral del cuerpo al 112, el cambio de la actual normativa de incendios adaptándola a la de Protección Civil Nacional y el reconocimiento y potenciación de las funciones relacionadas con la prevención y extinción de incendios forestales, completan las reivindicaciones del colectivo que demanda más apoyo institucional y una ampliación de plantilla hasta los 900 agentes en la Comunidad.

 

No hay comentarios