Momento en el que cuatro agentes proceden a una de las detenciones el pasado sábado.
Momento en el que cuatro agentes proceden a una de las detenciones el sábado 23 de marzo.

El próximo viernes, a las 20 horas, en la Plaza del Carmen del barrio de las Delicias se ha convocado una concentración en solidaridad con las tres personas detenidas el pasado sábado en un altercado con los integrantes de una caseta informativa del partido de ultraderecha VOX.

La iniciativa, que se está difundiendo a través de las redes sociales, pretende dar respuesta a la actuación policial que se saldó en la detención de tres personas, de las que dos resultaron heridas por culpa de la actuación policial que se ha calificado como “desproporcionada” por parte de testigos presenciales.

El pasado sábado, alrededor de las 14 horas, un hombre de 40 años de edad fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía tras haber increpado a los integrantes de la mesa informativa montada por el partido de ultraderecha Vox en la Plaza del Carmen. Según la versión de la policía facilitada por la Delegación del Gobierno, el primero de los detenidos, de 40 años de edad, “increpó a los miembros de la mesa informativa” de Vox y éstos llamaron a la Policía. “Cuando llegaron los agentes e intentaron identificar a este hombre, se negó reiteradamente a facilitar su filiación y procedió de forma violenta contra los policías”, se indica en la nota oficial facilitada a los medios de comunicación.

Instantes después, un hombre de 62 años y una mujer de 55 que se encontraban por la zona “intervinieron en favor de esta persona profiriendo gritos contra los agentes por lo que también fueron identificados”. Según la Policía, se negaron a facilitar sus datos y “también se pronunciaron violentamente contras las fuerzas actuantes por lo que igualmente fueron detenidos”.

La versión policial es radicalmente distinta a la de los detenidos, alguno de los cuales ha relatado de forma pormenorizada a últimoCero su versión de lo sucedido.

El Juzgado de Instrucción 1 de Valladolid ha abierto una causa por los delitos de odio, atentado y resistencia a la autoridad por el suceso.


Noticias relacionadas:

“Pensé que vivía en un país libre. Todo lo ha provocado un agente de la Policía”

No hay comentarios