Equipo impulsor de la nueva cooperativa de movilidad
Equipo impulsor de la nueva cooperativa de movilidad

Ante el actual panorama medioambiental, energético y el auge contenido de distintas alternativas de movilidad, un grupo de personas han tomada la iniciativa en Valladolid para poner en marcha la primera cooperativa de consumidores de movilidad eléctrica compartida en Castilla y León. “Queremos ser parte del cambio”. Pretenden así trasladar un modelo que ya ha tenido una buena acogida en otras ciudades europeas a esta ciudad, conscientes del “inmenso impacto negativo que nuestros desplazamientos están generando en el Medio Ambiente y en nuestra salud” y el “escaso avance en el desarrollo de otros modelos de movilidad”.

El funcionamiento previsto sería mediante una sencilla aplicación que agruparía al conjunto de cooperativistas en la que podrán reservar y usar los vehículos por horas o días, comprobar el estado de carga, las horas disponibles del vehículo y una multiplicidad de fórmulas de uso y facturación. De esta forma, cada vehículo eléctrico, coche o furgoneta, tendrá un punto de carga y plaza de aparcamiento en la ciudad o pueblo designado, pudiéndose rentar por horas o días retornándolo, salvo excepción, a su mismo punto de recogida. Una limitación que anuncian podrán abordar en una siguiente fase, según el modelo ‘carsharing’ que se ha empezado a dar en grandes ciudades.

Refieren otras iniciativas ya en funcionamiento como las cooperativas Som Mobilitat o Alternacoop que trabajan en red con otras de Europa y que destacan como la “forma más segura de comenzar esta aventura”. Prevén también que este modelo podrá asociarse y trabajar de manera conjunta con ayuntamientos y empresas que necesiten una flota de vehículos: “Así, todos podremos ganar y tener un uso razonable del vehículo, disminuir las emisiones de gases contaminantes en la ciudad, fomentar un modelo dentro de la economía social y solidaria y, finalmente, reducir el consumo de materiales y energía en la construcción de vehículos que irían para un modelo de propiedad individual cada vez más caduco, todo ello, a un menor coste para los y las consumidoras”, explican desde esta incipiente cooperativa.

Este grupo de personas lleva meses reuniéndose para dar forma a esta nueva cooperativa de consumidores de movilidad eléctrica compartida en Castilla y León, un modelo que aseguran está teniendo una grata acogida en las ciudades europeas en las que se ha desplegado, apostando ahora por su implantación en Valladolid. “Nadie a día de hoy puede negar el impacto que nuestra forma de desplazarnos genera en el medio ambiente y en nuestra salud, ni lo poco que hemos avanzado en las últimas décadas para paliarlo”, asegura el equipo impulsor de esta cooperativa, añadiendo que “pocas veces se cuenta con la opinión e inquietudes de la ciudadanía en la toma de decisiones o creación de otro tipo de modelos”.

Sus impulsores recuerdan el éxito y la inspiración de otra iniciativa pionera en cooperativismo de la Comunidad como es la cooperativa consumidores de energía eléctrica renovable de Castilla y León, EnergÉtica S. Coop., creada hace ahora cinco años, una fórmula que este joven equipo quiere trasladar ahora a la movilidad eléctrica y compartida. Este nuevo colectivo aun está en “fase embrionaria”, con dos reuniones clave en las próximas semanas. La primera el 14 de octubre, a las 19:00 en el Instituto de la Merced de Valladolid, en la que se presentará y debatirá el modelo de movilidad escogido para arrancar la actividad, y la segunda el 28 de octubre, también a las 19:00, que cerrará el proceso de constitución.

No hay comentarios