Circulo del silencio esta tarde. FOTO: ÚC
Circulo del silencio esta tarde. FOTO: ÚC

“Nuestro día a día está entrelazado con la vida de los inmigrantes que viven con nosotros. Seguramente, la fruta y la verdura que comemos está recogida por hombres y mujeres que llegaron de África. Posiblemente la persona que limpia nuestro portal o cuida de nuestros padres mayores o de nuestros hijos pequeños vino de América, o el camarero que nos atiende en un bar es un inmigrante. Ellos están aportándonos riqueza con su trabajo y nuestro mundo de viejos ya no es posible sin su aportación”. Esta es una de las reflexiones que se ha hecho esta tarde en Valladolid, una vez más en silencio, otra vez en círculo.

“Los migrantes no abandonan a sus familias y dejan sus países por capricho. En muchos casos vienen de lugares con muchas riquezas naturales, que han sufrido siglos de colonialismo y que en la actualidad soportan la explotación de las empresas multinacionales. Esto les ha quitado los medios para vivir dignamente. Otros muchos son refugiados que huyen de los conflictos bélicos que arrasan sus hogares y que ponen permanentemente en peligro sus vidas. Cuando un inmigrante llega aquí aún le espera un duro camino enfrentado a la ley de extranjería para poder conseguir papeles. Este largo proceso en muchos casos le llevará a la marginalidad y a la explotación laboral; otro eslabón mas del enriquecimiento de unos pocos a costa de la vida de los mas pobres”, se ha indicado.

“El miedo al extranjero se está acrecentando entre nosotros. Ese miedo está condicionando nuestra forma de pensar y nos está convirtiendo en seres cerrados privándonos del encuentro con los otros. En este camino nos estamos jugando nuestra propia humanidad; porque si no somos capaces de reconocer el sufrimiento de los demás, nuestros valores como sociedad se están desmoronando”, se ha hecho constar en el manifiesto repartido a los participantes en el Círculo de Silencio que hoy ha servido para denunciar que “para los pobres no hay papeles”. “Reclamos a nuestros gobernantes una política migratoria que sea respetuosa con los derechos humanos. Apostamos por un mundo en el que cese la explotación de los países empobrecidos y el robo de sus recursos. Pedimos a la sociedad que cambie su mirada hacia los extranjeros, porque son personas como nosotros que buscan vivir con dignidad y que merecen ser acogidas y reconocidas. No queremos que nuestra vida se sustente en su pobreza”, se ha dejado claro.

No hay comentarios